6 DE DICIEMBRE EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

La campaña catalana convierte el Día de la Constitución en la recepción del 155

Cataluña y el 21-D marcaron este 6 de diciembre en el Congreso. No se habló de otra cosa. El Gobierno casi en pleno, Pablo Iglesias reapareció y Sánchez saludó a todos sus rivales

Foto: Mariano Rajoy saluda a Pedro Sánchez en el Día de la Constitución en el Congreso. (J.R)
Mariano Rajoy saluda a Pedro Sánchez en el Día de la Constitución en el Congreso. (J.R)

No se habló de otra cosa. Cataluña marcó cada momento del Día de la Constitución este miércoles en el Congreso de los Diputados, que contó con más presencia política que nunca pese a estar en plena campaña catalana. La reforma constitucional salió a colación pero, tras los fracasos en el diálogo de las últimas semanas, no se concretó ningún avance. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insistió en que “no habrá reforma” para aquellos que lo que quieren es “liquidar” la Carta Magna, Pedro Sánchez insistió en la voluntad de que el PSOE lidere el cambio constitucional pese a que la comisión territorial del Congreso no termina de arrancar y miró directamente al próximo año, Albert Rivera abogó por la necesidad de actualizarla “dejando claro qué se quiere cambiar” y Pablo Iglesias —que reapareció en la fiesta del 6 de diciembre tras su notable ausencia en 2016— da por perdida la iniciativa que Podemos pretende. Y hasta aquí el asunto constitucional porque lo que realmente interesaba en los pasillos de la Cámara era la campaña catalana que este lunes comenzó y la aplicación del artículo 155.

La vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría despachó tranquilamente con grupos de periodistas con dudas jurídicas sobre lo que podría ocurrir después del 21-D y especialmente lo que atañe a los candidatos que, de momento, están en el extranjero o en prisión. Cerca de ella estuvieron en todo momento sus dos grandes satélites, José Luis Ayllón y Roberto Bermúdez de Castro, el hombre que está gestionando la implementación del 155 en Cataluña. El Gobierno contó con su plana mayor; además de la vicepresidenta acudieron Rafael Catalá (Justicia), Cristóbal Montoro (Hacienda), María Dolores de Cospedal (Defensa), Fátima Báñez (Empleo), Dolors Montserrat (Sanidad), Álvaro Nadal (Industria) e Isabel García Tejerina (Agricultura). Diputados y senadores en presencia de sus presidentes, Ana Pastor (Congreso) —y que insistió en recordar a los dirigentes catalanes que “aquí es donde se firman los acuerdos”— y Pío García Escudero (Senado). De los presidentes autonómicos populares no faltaron la madrileña Cristina Cifuentes, engalanada en esta ocasión con un corazón con la bandera nacional que se parecía mucho al del eslogan de Ciudadanos (Rivera también llevaba el suyo en la americana del traje con las banderas española, catalana y europea) y el gallego Alberto Núñez Feijóo, que una vez más protagonizó numerosos corrillos de periodistas… y también de políticos.

Pedro Sánchez y Albert Rivera se saludan en los pasillos del Congreso. (P.E)
Pedro Sánchez y Albert Rivera se saludan en los pasillos del Congreso. (P.E)

Estuvo presente la ‘vieja guardia’ del PSOE, capitaneada por Alfonso Guerra y José Luis Corcuera; aunque las grandes imágenes se las llevó el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, que reapareció como capitán del barco de Ferraz. Aprovechó el día para saludar personalmente a Rajoy, Pablo Iglesias y el líder de Ciudadanos. Generó mucha expectación porque desde que dejó el acta de diputado estos encuentros son cuanto menos extraordinarios. Una vez más el socialista dejó la corbata en casa y charló de forma distendida con sus adversarios políticos rodeado de sus fieles, los portavoces en las Cortes Margarita Robles y Ander Gil, los diputados Adriana Lastra y José Luis Ábalos y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. De los presidentes autonómicos socialistas, una vez más los ‘flashes’ se dispararon ante la presencia de Susana Díaz, que reprochó duramente a Montoro dejar la negociación de la financiación de las comunidades en ‘standby’, el extremeño Guillermo Fernández Vara y el castellano-machego Emiliano García-Page.

Pablo Iglesias charla con Miquel Roca.
Pablo Iglesias charla con Miquel Roca.

Pablo Iglesias también acaparó gran atención de los medios después de que el año pasado decidiera no acudir al Congreso en este día y se le vio charlar con uno de los padres de la Constitución que tanto propone reformar, Miquel Roca. Con él, la portavoz parlamentaria Irene Montero y el diputado Íñigo Errejón, que todo apunta a que será el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Se saludó con el socialista Enrique Serrano, con el que conversó hasta la llegada de Ángel Gabilondo, que podría ser su rival en 2019. Al otro lado del salón de Pasos Perdidos de la Cámara se encontraba el portavoz naranja en la Asamblea madrileña, Ignacio Aguado. Estuvo también la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y los portavoces municipales del PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís. Cerca se encontraba también el diputado popular Pablo Casado, que todas las quinielas sitúan como posible candidato a la alcaldía de la capital en dos años.

De la familia naranja estuvieron los diputados Miguel Gutiérrez, Toni Roldán, Marta Rivera y Paco de la Torre, que despachó durante largo rato con el ministro de Industria. Faltaron otros ‘pesos pesados’ como José Manuel Villegas y Juan Carlos Girauta, ambos catalanes, que se encontraban en Barcelona haciendo campaña junto a Inés Arrimadas. Las encuestas más recientes fueron muy comentadas por todos los presentes. Incluso Rajoy en su saludo a Rivera le hizo un comentario al respecto, aunque él insistió en que el voto útil debe ser Xavier García Albiol.

Las conversaciones entre el denominado “bloque del 155”, —PP, PSOE y Ciudadanos— se hicieron notar durante toda la jornada en la Cámara Baja. Todo ello pese a estar en plena campaña electoral, como ya sucedió hace dos años, en 2015, antes de las primeras elecciones generales del 20-D. En ese sentido todas las formaciones aprovecharon la presencia mediática para hablar de sus calendarios y, aunque intentaron evitarlo, muchos hablaron de futuribles a partir del 21 de diciembre, que al final es lo que a todos preocupa. La única coincidencia entre distintas fuerzas: las encuestas son tendencias, pero son solo eso, encuestas. Mejor esperar al día 21.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios