reunión en marbella en agosto de 2013

Púnica: la UCO atribuye a Zaplana tráfico de influencias por una cita en la casa de Botella

Un nuevo informe de Púnica al que ha tenido acceso El Confidencial acusa al exministro de Trabajo de mediar para que la exalcaldesa de Madrid contratara servicios de imagen investigados

Foto: El expresidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana. (EFE)
La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha incorporado un nuevo informe al sumario del caso Púnica en el que atribuye un delito de tráfico de infuencias a Eduardo Zaplana por haber mediado para que la exalcaldesa de Madrid Ana Botella contratara los servicios de empresas de imagen y reputación online investigadas en este procedimiento. El informe sostiene que el exministro de Trabajo (2002-2004) habría conseguido que el responsable de esas empresas se reuniera con la propia Botella en la vivienda que esta comparte con José María Aznar en una urbanización de Guadalmina (Marbella). La cita se produjo el 26 de agosto de 2013, según consta en el informe, al que ha tenido acceso El Confidencial.

[Actualización: Eduardo Zaplana, detenido por presunto blanqueo, malversación y prevaricación​]

El documento policial, con fecha del pasado 2 de noviembre y una extensión de 69 páginas, profundiza en los trabajos que las firmas de comunicación investigadas, Eico y Madiva, realizaron para el Ayuntamiento de Madrid durante el mandato de Botella (2012-2015). Los agentes señalan que, gracias a Zaplana, esas compañías consiguieron que la exalcaldesa del PP les adjudicara trabajos para mejorar su imagen en internet y su posicionamiento en las redes sociales. Tras la cita de agosto de 2013 en Marbella, la entonces directora de comunicación del ayuntamiento, Elena Sánchez, exjefa de prensa de Zaplana y a la que también se atribuye un delito de malversación de caudales públicos por estos hechos, habría comenzado a facilitarles noticias positivas sobre la corporación y la alcadía para que las distribuyeran a través de sus canales de difusión.

El expresidente del Gobierno, José Mª Aznar y su esposa, Ana Botella. (EFE)
El expresidente del Gobierno, José Mª Aznar y su esposa, Ana Botella. (EFE)

La UCO sitúa el foco en la forma que eligieron los implicados para abonar esos servicios. Después de meses de colaboración, Sánchez habría pactado con el representante de Eico y Madiva que las facturas atrasadas se pagaran a través de un contratista del Ayuntamiento de Madrid, Irismedia SL, que en ese momento era el adjudicatario de la publicidad institucional dirigida a medios locales. En total, a lo largo de 2014, Irismedia abonó a Eico y Madiva 5.213 euros. Los agentes consideran que los trabajos de reputación online tenían como única beneficiaria a Botella y que nunca debieron ser abonados con fondos públicos del Ayuntamiento, menos aún a través de una adjudicataria que tenía un contrato para otro fin.

Según fuentes cercanas al caso, la idea de Botella era que Eico y Madiva también se encargaran de su campaña online en las elecciones municipales de mayo de 2015, a las que pretendía presentarse. Esos otros servicios iban a ser sufragados por el Partido Popular de Madrid. Sin embargo, en septiembre de 2014 se vio obligada a renunciar a la candidatura del PP para dejar su puesto a Esperanza Aguirre. El plan terminó de frustrarse en octubre de 2014 con el estallido del caso Púnica.

A juicio de los investigadores, Zaplana “habría mantenido conversaciones con Ana Botella y con Alejandro de Pedro Llorca [representante de Eico y Madiva] para que éste presentara su propuesta de servicios de reputacion online a la ex alcaldesa”. “A continuacion, prosigue el informe, “[Zaplana] intervendría en el seguimiento y desbloqueo del proyecto, pudiendo haberse servido de su relacion profesional previa con la jefe de prensa del Ayuntamiento, Elena Sánchez”, actual subdirectora de los Desayunos de TVE.

Además de Zaplana, también habría actuado como mediador entre el Ayuntamiento de Madrid y las empresas de reputación el exalcalde de Cartagena y colaborador de las firmas de reputación José Antonio Alonso. A éste le atribuye un delito de tráfico de influencias. Por su parte, la UCO considera que el representante de Eico y Madiva, el experto en imagen online Alejandro de Pedro, habría incurrido en un posible delito de malversación de caudales públicos.

El informe será trasladado ahora al Ministerio Público para que se pronuncie sobre los hechos que describe y la calificación penal que les atribuye la Guardia Civil. Una vez tenga las conclusiones de la Fiscalía en su poder, el instructor de la causa, el juez Manuel García-Castellón, será el encargado de decidir sobre la pertinencia de las imputaciones. En el caso de que las apoye, los afectados serán citados automáticamente a declarar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios