ACELERANDO SU INTEGRACIÓN EN LOS 'COMUNS'

Domènech, la última bala de Iglesias para controlar Podem y de Colau para domar ICV

La integración de Podem en los 'comuns', de producirse de la mano de Domènech, aumentaría el protagonismo para los de Iglesias, mientras que Colau podría así contrarrestar a ICV

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador de Catalunya en Comú, Xavier Domènech. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador de Catalunya en Comú, Xavier Domènech. (EFE)

Podem ha sido el epicentro de las crisis orgánicas más traumáticas para la formación liderada por Pablo Iglesias. Desde la dimisión de su primera secretaria general, Gemma Ubasart, que apenas duró ocho meses en su cargo, la marca catalana del partido se convirtió en un agujero negro, tan parco en resultados electorales como prolífero en enfrentamientos con Madrid. Un lastre que el secretario general de Podemos pretende dejar atrás. Para ello, guarda una bala de plata en la recámara: Xavier Domènech, cuyo nombre ronda la cabeza de algún dirigente podemista para que se haga con las riendas de Podem, lo que sería del agrado tanto de la gestora de Podem como de Pablo Iglesias.

La marcha del actual portavoz de En Comú Podem en el Congreso al Parlament ha sido calificada por Iglesias como una gran pérdida, pero también podría representar una oportunidad. De dar el paso, Domènech contaría con el respaldo de las dos grandes corrientes internas, pablista y errejonista, contribuyendo así a extender la reconciliación interna ya iniciada en Madrid. Además, aceleraría la integración de Podem en Catalunya en Comú, junto a ICV, EUiA y Barcelona en Comú, asegurándose un papel protagonista en este nuevo sujeto político. Un proceso con el que ganarían tanto Iglesias como los 'comuns' de Ada Colau.

Domènech es actualmente el coordinador de Catalunya en Comú, a cuya dirección también pertenecen pesos pesados de Podem que abandonaron sus cargos por desacuerdos con el dimitido Albano Dante, como es el caso de Jéssica Albiach —número tres en la lista por Barcelona para el 21-D—, Marta Olivan, Marc Bertomeu o el economista Vicenç Navarro, que Iglesias situó en la dirección estatal tras llevarlo en su lista para Vistalegre II. A excepción de Bertomeu, todos ellos forman parte de la gestora del partido en Cataluña, en los puestos de mayor responsabilidad. Situación que facilita esta operación.

La inevitable integración de Podem en los 'comuns', de producirse de la mano de Domènech, aumentaría la rentabilidad para los de Iglesias, mientras que Colau también podría así reducir el peso de ICV. Una cuestión nada baladí, pues se trata de la organización que, por historia, dinámica e incluso matices ideológicos de algunos de sus dirigentes clásicos, más conflictos ha generado.

La confrontación entre el núcleo duro de la alcaldesa de Barcelona y la cúpula de ICV se dejó ver durante la negociación de las listas electorales para las próximas elecciones catalanas. Finalmente, Podem incluso obtuvo mejores puestos de salida, a pesar de no formar parte aún de Catalunya en Comú, y los ecosocialistas acabaron por denunciar en público, y en plena precampaña, su pérdida de peso en la alianza. Otros sectores de esta formación también criticaron públicamente la ruptura del pacto de gobierno con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona. Un escollo interno para los 'comuns' que la maniobra deseada en Princesa 2 ayudaría a solventar.

ICV, el escollo de Colau

El salvavidas de Iglesias para dejar atrás un foco constante de problemas en la organización también serviría así a Colau para contar con un aliado que contrarreste el papel de ICV. Y es que, más allá de lo que ha trascendido en público, algunos de los diputados ecosocialistas que no repetirán en las listas lo hacen por diferencias de calado con el entorno de Colau, tanto estratégicas como ideológicas.

La asamblea autonómica de Podem no se convocará hasta que se resuelvan las previsibles negociaciones que deberán encarar las diferentes formaciones políticas tras el 21-D ante la posibilidad de que ninguno de los dos grandes bloques, independentista y unionista, consiga mayoría, como indican la mayor parte de las encuestas. Un escenario en el que Domènech, como candidato de los 'comuns', busca llegar a Generalitat valorando un pacto poselectoral con ERC, primera fuerza según los sondeos, con la condición de que abandonen la vía unilateral y apoyen su agenda social como prioridad política del futuro Govern.

Domènech, inmerso de lleno en la campaña electoral, ni valora ahora dar este tipo de paso ni confirma que se lo haya pedido Pablo Iglesias. Mientras tanto, el dimitido secretario general de Podem, Albano Dante, sigue aglutinando a sectores de Podem en la plataforma Som Alternativa. Marca con la que ha descartado dar la batalla en los comicios del 21-D, pero que busca "construir y organizarse en el ámbito municipal, pueblo a pueblo, barrio a barrio y codo con codo a partir del 22-D", siempre "desde la ruptura y la radicalidad democrática que tan bien ejercieron millones de personas los días 1 y 3 de octubre".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios