MONTSERRAT, CASADO, BATET, ALIERTA...

Duran, rodeado de PP y PSOE y 'dejado' por los suyos, carga en Madrid contra el procés

El exlíder de Unió insistió en que la independencia "es un tumor" que producirá "metástasis" en la UE, respaldó el 155 y apoyó a Iceta de nuevo entre 'pesos pesados' constitucionalistas

Foto: El ex líder de CiU Josep Antoni Duran i Lleida. (EFE)
El ex líder de CiU Josep Antoni Duran i Lleida. (EFE)

“No soy independentista ni lo fui nunca”. Josep Antoni Duran i Lleida mostró su “desgarro” ante la llamada cuestión catalana este martes en Madrid para cargar duramente contra el procés y las consecuencias que ha tenido para toda España y más concretamente para Cataluña. El exdirigente de Unió insistió en que ha llegado “la hora de la reconciliación y el encuentro” tras los fracasos que se han ido sucediendo en los últimos años y, sobre todo, en los últimos meses. Relató algunos de ellos: los desencuentros entre Rajoy y Mas, la utilización de las Diadas, la “instrumentalización” judicial de “un problema político” y, finalmente, la votación del 6 y 7 de octubre en el Parlament de las leyes de desconexión, “una violación del Estado de Derecho”, afirmó, “y del principio de legalidad”. A su juicio, “lo más importante que ha sucedido”.

Todos esos acontecimientos sirvieron al exportavoz de CiU en el Congreso para respaldar la aplicación del articulo 155 en Cataluña. “No es algo que me guste, pero no puede explicarse como un atentado hacia los catalanes sin decir que si se aplica es porque alguien antes desde el Parlament advirtieron que lo que se estaba haciendo iba en contra de la Constitución española”, y cuando dijo alguien se refirió a los letrados de la Cámara y al Consejo de Garantías Estatutarias. Su intervención estuvo arropada por ‘pesos pesados’ de la política y la economía en el Hotel Ritz de Madrid.

Entre otros, la ministra de Sanidad Dolors Montserrat -recién llegada de Bruselas después de que Barcelona perdiera la sede de la EMA-; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; la diputada del PSC Meritxell Batet, la secretaria de Ordenación del Territorio, Beatriz Corredor; y otros dirigentes y exdirigentes del PP como Pablo Casado y el exministro José Manuel García-Margallo. No faltó la exministra de Economía de Rodriguez Zapatero, Elena Salgado, y el expresidente de Telefónica, César Alierta, que se sentó en la mesa presidencial prudentemente tras revisar su ubicación en las tarjetas. El mundo jurídico estuvo representado por el expresidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, asiste a la intervención de Duran i Lleida. (EFE)
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, asiste a la intervención de Duran i Lleida. (EFE)

La convocatoria de elecciones para el 21 de octubre, “normaliza la situación” a ojos de Duran i Lleida, pero “no va a ser suficiente”. Aseguró que no volverá a la política activa, aunque la lleva en sus entrañas, y reiteró su apoyo a Miquel Iceta después del acuerdo alcanzado entre el PSC y Units -herederos precisamente de Uniò- que situó a Ramón Espadaler como número tres. Ese pacto, insistió el exportavoz de CiU, es una muestra de la “generosidad” y “capacidad de diálogo” que el primer secretario de los socialistas catalanes ya está teniendo. En ese sentido, el exlíder de CiU insistió en que es necesario terminar con el “desgaste reputacional y económico” que está siendo malo para Cataluña “y para el resto de los españoles, porque todos hemos perdido”.

Se refería en ese momento a la caída de Barcelona en la carrera por la sede de la Agencia Europea de los Medicamentos y la marcha de más de 2.000 empresas de esa comunidad autónoma. Al respecto de la primera cuestión intervino también Montserrat para reiterar las palabras ofrecidas por Duran i Lleida, confirmando que el ‘procés’ ha acabado con las opciones de la ciudad condal. De la misma forma se refería antes de comenzar el desayuno Margallo, reconociendo que era “lo esperable” dada la situación actual en esa región.

El exlíder de CiU, Josep Antoni Duran Lleida (EFE)
El exlíder de CiU, Josep Antoni Duran Lleida (EFE)

Duran no escatimó esfuerzos en echar por tierra los argumentos del independentismo y puso el foco en el sinsentido que supone la secesión, “si al día siguiente no te reconoce absolutamente nadie”. Aseguró que la independencia “solo nos empobrecerá” y “romperá la cohesión social que es lo más fundamental en cualquier comunidad”. También pidió el fin de los boicots a productos catalanes, recordando que también “afecta a otras partes de la geografía española” y advirtió una vez más de los problemas que el desafío de Puigdemont y su Govern seguirán causando en Cataluña, “el incremento del paro está a la vuelta de la esquina, hay menos congresos, está perjudicando al turismo…”.

Reconoció como principal razón para no ser independentista su sentimiento profundamente europeísta, “y me lleva a reflexionar que la separación sería como un tumor que generaría metástasis al conjunto del proyecto europeo”, afirmó, y eso sí: defendió cambios en la Constitución, porque a sus ojos “se defiende reformándola y evitando que envejezca”.

Sobre la situación judicial del Govern cesado, la mitad en Bruselas y la otra mitad en prisión, sí reconoció sus discrepancias en la interpretación de la ley que hace la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional (aunque dijo, eso abriría otro debate distinto “sobre las penas preventivas en este país”), pero pidió poner el foco en la CUP, “que ha salido de todo esto sin un rasguño” y, mientras “unos defienden desde el inmovilismo no tocar una coma y otros la creación de un estado nuevo, todos han dejado la agenda política en manos de una fuerza que es la CUP. Un partido, concluyó, “que no quiere ni un estado ni nada porque la independencia es el instrumento para la revolución”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios