Un chivatazo desde dentro evitó que los Mossos quemaran documentos
  1. España
La policía esperó dos horas la llegada de la furgoneta

Un chivatazo desde dentro evitó que los Mossos quemaran documentos

La Policía habían sido alertada hace días de que el cuerpo que dirigía Josep Lluís Trapero planeaba quemar información sensible

placeholder Foto: La Policía registra la furgoneta. (EFE)
La Policía registra la furgoneta. (EFE)

La Policía Nacional logró frustrar este jueves el plan de los Mossos d'Esquadra de destruir documentación en una incineradora en Sant Adrià del Besòs (Barcelona) gracias a un chivatazo interno. Los agentes habían sido alertados hace días de que el Cuerpo que dirigía Josep Lluís Trapero planeaba quemar información sensible y aguardaron dos horas a las puertas de la empresa la llegada del vehículo cargado de cajas que querían interceptar, informan a El Confidencial fuentes de la investigación.

La documentación, que ya está en poder de la Audiencia Nacional, puede estar relacionada con las actividades de la policía autonómica en los días previos a la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y durante la propia jornada de votación. Tras ser sorprendidos, a primera hora de la mañana, los Mossos se negaron a desprenderse del material y alegaron que no había orden judicial.

placeholder Una veintena de agentes de la Policía Nacional se ha personado en la puerta de la incineradora de Sant Adrià del Besòs.
Una veintena de agentes de la Policía Nacional se ha personado en la puerta de la incineradora de Sant Adrià del Besòs.

Entonces comenzó un pulso que se prolongó durante varias horas. La Policía dió el alto a la furgoneta a las nueve la mañana y retuvo el vehículo hasta que el personal del juzgado se presentó en el lugar con la orden judicial, cerca de las dos de la tarde. El coche portaba varias cajas de cartón cerradas y en él viajaban dos mossos más el conductor. Durante ese tiempo se desplazaron al lugar tres vehículos camuflados de los de Trapero cuyo personal, para entonces, grabó el operativo completo. Una veintena de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) formaron un cordón policial para impedir el acceso tanto a la incineradora como a la furgoneta. Varios mandos del Cuerpo catalán trataron de romperlo.

La operación está a cargo de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, la magistrada que ordenó el ingreso en prisión de los presidentes de la Asamblea Nacional de Cataluña, Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y que investiga al propio Trapero por sedición. La orden fue cursada ante el riesgo que se perpetrara la destrucción de pruebas.

Lo cierto es que la Guardia Civil ha iniciado desde hace días investigaciones sobre la presunta falsificación de las notas informativas

Los Mossos d'Esquadra salieron al paso de lo sucedido a través de un comunicado en el que defendieron que es una práctica "ordinaria y habitual" destruir documentación. Según la policía catalana, los papeles trasladados a la incineradora eran de tipo "administrativo" aunque también se incluían "informes policiales y documentación diversa". La policía catalana añadió que toda la documentación oficial que se destruye se guarda en soporte digital y que, al no disponer de infraestructura propia en dependencias policiales para eliminarla, cosa necesaria por motivos de seguridad, emplean desde hace años la incineradora de Sant Adrià.

Lo cierto es que la Guardia Civil ha iniciado desde hace días investigaciones sobre la presunta falsificación de las notas informativas que redactaron sus agentes para dejar constancia de la actuación del cuerpo en el dispositivo de seguridad del referéndum del 1-O. El Instituto Armado dispone de indicios que acusan a los mandos de la policía autonómica de manipular las actas de sus subordinados para tratar de encubrir la connivencia de la institución con los organizadores de la consulta y su negativa a obedecer las instrucciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que había conminado a los Mossos a colaborar con las Fuerzas de Seguridad del Estado para impedir la apertura de los colegios electorales.

La Policía Nacional interviene cajas con documentos.

Los nuevos indicios que se detecten en esta nueva línea de investigación se sumarán a los que ya existen contra Trapero, que ha conseguido sortear dos veces la prisión tras declarar en la Audiencia Nacional. La libertad del exjefe de la policía autonómica pende de un hilo y la Fiscalía recaba nuevas pruebas para sustentar una nueva petición de encarcelamiento. La jueza ya avisó en sus últimos autos que la instrucción continúa y que su situación puede cambiar. Espera un informe sobre el tráfico de las llamadas que mantuvieron en los días previos al referéndum Trapero y los presidentes de las asociaciones soberanistas que puede resultar letal.

Mossos d'Esquadra Independencia de Cataluña Referéndum Cataluña 1-O Audiencia Nacional Policía Nacional Josep Lluis Trapero Claves referéndum Cataluña
El redactor recomienda