La Audiencia Nacional contra la nueva 'kale borroka': 13 imputados se juegan 12 años
  1. España
también hay cuatro menores

La Audiencia Nacional contra la nueva 'kale borroka': 13 imputados se juegan 12 años

Acusados de participar en los desórdenes de la manifestación de Pamplona que reavivó los episodios más oscuros de la violencia callejera

placeholder Foto: Incidentes en la manifestación de ATA. (EFE)
Incidentes en la manifestación de ATA. (EFE)

La Audiencia Nacional ha impulsado en las últimas semanas la investigación que heredó de un juzgado de Pamplona por los graves desórdenes que tuvieron lugar durante una manifestación celebrada en marzo en el Casco Viejo de la ciudad. Un centenar de encapuchados, que según apuntan fuentes jurídicas estaban perfectamente organizados, lanzaron piedras y cócteles molotov contra la Policía y provocaron destrozos en el mobiliario urbano y los comercios de la zona. Este episodio, al más puro estilo de la 'kale borroka' de los 90, tendrá consecuencias para 17 de los participantes: 13 de ellos se enfrentan a penas de hasta 12 años de prisión por desórdenes. Otros cuatro, menores de edad, se juegan el internamiento en centros.

Fue un grupo ligado a la izquierda 'abertzale', el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión, conocido como ATA, quien convocó la concentración para denunciar "la represión policial". La marcha, que no fue comunicada a la Delegación del Gobierno, se descontroló y desembocó en graves disturbios que se prolongaron durante horas. Además de los tradicionales artefactos incendiarios, los encapuchados portaban bolsas con piedras que arrojaron contra los agentes que intentaban contenerles. Hubo lesionados y daños en vehículos, papeleras, contenedores, escaparates de tiendas, viviendas

ATA enseñó sus cartas después de lo sucedido. Defendió su postura radical y culpó a la Policía y el Gobierno de obligarles a desplegar esta violencia

Tres de los imputados, todos ellos de la localidad de Rentería, permanecen en prisión desde la concentración que valió la condena de Bildu. El alcalde de la ciudad mostró su preocupación pública por lo sucedido y lo tachó como un lamentable suceso. La formación rechazó a través de un comunicado los altercados y aseguró que los actos buscaban "entorpecer el camino elegido por la mayoría de la sociedad para avanzar hacia un escenario de paz, de convivencia y de normalización política".

ATA también enseñó sus cartas después de lo sucedido. Defendió su postura radical y culpó a la Policía y el Gobierno de obligarles a desplegar esta violencia. Pretendía llamar a la "autodefensa ante la represión". "La manifestación de ayer tiene una particularidad, ya que esa represión, que tantas veces queda oculta, esta vez ha quedado a la vista de todo el mundo", mantenía el movimiento independentista según publicó la prensa navarra.

Foto: Familiares de los jóvenes acusados de un delito de terrorismo por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. (EFE)

Después vinieron los reproches a Bildu, a quien acusaron de nacer "para amortiguar las ansias de lucha y para encaminar a las ovejas negras al redil de las instituciones fascistas". "Son el mayor soporte para los pilares de la violencia estructural del sistema capitalista" y un "elemento básico para la perpetuación del sometimiento de la clase trabajadora".

La investigación está en manos de la jueza Carmen Lamela, la misma que se ocupó de instruir la agresión a dos guardia civiles y sus parejas en Alsasua. Los paralelismos no acaban ahí: los acusados por ese episodio, sucedido meses antes de la manifestación violenta, están acusados de delitos de terrorismo y se enfrentan a una petición fiscal de 50 años.

Terrorismo Izquierda abertzale Audiencia Nacional Bildu Manifestación
El redactor recomienda