ambos habían incrementado sus medidas de seguridad

Los hombres de Junqueras fueron 'balizados' al detectar que los Mossos les protegían

La Guardia Civil colocó dispositivos de seguimiento en los vehículos de Lluis Salvadó, secretario catalán de Hacienda, y Josué Sallent, el encargado de las telecomunicaciones

Foto: Oriol Junqueras, a la derecha, con Lluis Salvadó
Oriol Junqueras, a la derecha, con Lluis Salvadó

La Fiscalía autorizó a la Guardia Civil que colocara dispositivos de seguimiento en los vehículos de dos dirigentes de ERC y hombres de confianza de Oriol Junqueras en el proceso soberanista: Lluis Salvadó Tenesa, el secretario de Hacienda del Govern; y Josué Sallent Ribes, un alto directivo del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat (CTTI). Y lo hizo después de que los agentes de la Benemérita detectaran que ambos tenían una especie de contravigilancia que cuidaba de sus movimientos, seguramente realizada por los Mossos.

Así lo revela el sumario del caso abierto en el juzgado número 13 de Barcelona tras las dos denuncias que contra el proceso soberanista interpusieron el abogado Miguel Durán y el partido político Vox. Un informe policial realizado a finales de julio, dos meses antes de que el magistrado Juan Antonio Ramírez ordenara la detención de 14 de los máximos responsables operativos del referéndum independentista, dejaba claro "la dificultad de realizar el control general de actividades sobre Salvadó y Sallent, con la seguridad suficiente de no ser detectados, máxime cuando los nombres de ambos han sido publicados en diversos medios de comunicación escrita como puntas de lanza del proceso soberanista".

La Guardia Civil consideró entonces "necesario y absolutamente proporcional para la continuación de las investigaciones" colocar dispositivos de localización por sistema de navegación por satélite en los vehículos de ambos dirigentes de Esquerra, un Audi A4 y un Volvo. En su informe los agentes señalan que Salvadó y Sallent habían comenzado a tomar medidas de seguridad en "sus desplazamientos habituales y rutinarios". En el caso de Lluis Salvadó, "se le observa muy nervioso y observador con todos los vehículos y personas" cuando sale de su trabajo. "Conduce su coche realizando itinerarios ilógicos y fijándose en los vehículos que le siguen cada vez que realiza un giro en su marcha".

Los agentes también detectaron que una mujer desconocida, que no era su esposa, salía con él muchas veces de su domicilio. "Al salir del portal se separan y actúan como si fueran juntos, detectando que esa mujer se queda rezagada y va observando fijamente los vehículos y personas por si pudieran seguir a Lluis". Seguramente se trate de un miembro de los Mossos que le hace contravigilancia. En el caso de Josué Sallent, también sale de su trabajo "girando bruscamente su cabeza hacia el camino que va recorriendo, fijándose en las personas que caminan tras él".

Josué Sallent
Josué Sallent

Sallent también tomaba precauciones con su coche. "Mantiene la misma actitud, observando los vehículos que pasan a su altura y los que le preceden, perdiendo el control directo de su coche al circular a gran velocidad y saltarse las señales verticales de la vía pública". Los agentes también detectaron vehículos camuflados que les llamaron la atención en sus seguimientos a Sallent, coches cuyas matrículas pertenecían al departamento de presidencia de la Generalitat. "Pudiera ser algún tipo de contra vigilancia con el fin de detectar algún tipo de dispositivo operativo contra la figura de Josué Sallent".

La Guardia Civil también solicitó autorización judicial para obtener copias de las llaves de los dos vehículos de Salvadó y Sallent para instalar eficazmente los dispositivos de seguimientos en sus coches. Ambos fueron detenidos en la operación policial que dirigió el juzgado número 31 el pasado 20 de septiembre. La Guardia Civil obtuvo también grabaciones del secretario catalán de Hacienda en las que explicaba que ya tenía "30.000 millones de euros asegurados para iniciar la independencia". Salvadó es también secretario general adjunto de ERC.

Josué Sallent es director de Estrategia e Innovación del CTTI. Esquerra lo colocó allí para controlar las telecomunicaciones del Gobierno catalán. Y, en concreto, crear "estructuras de Estado" en esta área para el caso de que Cataluña consiguiese la independencia. En 2010 ya había sido nombrado director del Cesicat, el organismo que el Gobierno catalán pretendió, en un momento determinado, convertir en el núcleo principal de unos supuestos servicios de inteligencia catalanes. Con anterioridad, había sido director general de Sociedad de la Información (de 2006 a 2010) y de 2003 a 2006 trabajó en el propio CTTI como responsable de proyectos estratégicos. De 2006 a 2011 fue también director de la Fundación Observatorio de la Sociedad de la Información (Fobsic).

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios