CONSIDERA QUE LA SITUACIÓN ES LÍMITE

Rajoy, ante el artículo 155: "Hemos llegado aquí porque así lo han querido"

"Todas las medidas que adoptemos las anunciaremos este sábado", remarcó Rajoy un día antes de la reunión del Consejo de Ministros

Foto: Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa de este viernes en el Consejo Europeo. (Reuters)
Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa de este viernes en el Consejo Europeo. (Reuters)

España y Cataluña están en una "situación límite". Y los responsables de ello son, según Mariano Rajoy, los líderes independentistas. El presidente del Gobierno siente que no ha encontrado interlocutores con los que sentarse a negociar en Cataluña. Que cuando ha ofrecido el diálogo, se le han tratado de imponer unas condiciones -un referéndum- que no estaba en posición de aceptar. Y que, tras la negativa de Carles Puigdemont a aclarar si ha declarado o no la independencia de Cataluña, tras el vencimiento de todos los plazos, no le queda sino actuar.

"Hemos sido enormemente prudentes, hemos pensado mucho las cosas, lo hemos advertido y avisado, pero no podemos aceptar de ninguna manera que un gobierno incumpla la ley sabiendo que incumple la ley. Ante eso, está la ley: el artículo 155", afirmó Rajoy desde Bruselas. Al término de su rueda de prensa, el presidente adoptó un tono duro para criticar a los líderes de JxSí, a los que acusa de haberse entregado a las posturas de los "extremistas y radicales".

"Esto es el producto de decisiones irresponsables, por parte de dirigentes políticos que en un momento tan importante como este han sido incapaces de estar a la altura de la circunstancias. Esto con otras personas de forma similar de pensar, no habría sucedido", aseguró. Recalcó también que no puede consentirse que un gobierno regional "no cumpla la ley y exigir a los ciudadanos que sí la cumplan".

Este sábado, el Consejo de Ministros se reúne para poner en marcha el artículo 155 de la Constitución, con la vista puesta en convocar elecciones en Cataluña. Rajoy no ha querido dar ni una sola indicación de por dónde podrían ir las medidas, que ha pactado con el PSOE y Ciudadanos. "Lo que queremos es volver al cumplimiento de la ley y a la normalidad institucional", recalcó.

Rajoy indicó también que el artículo 155 no "presupone" el uso de la fuerza. Preguntado por una intervención en los medios públicos catalanes, mostró sorpresa ante la idea, pero no quiso "confirmar, ni desmentir nada" a la espera de las decisiones que se tomen este sábado. El presidente del Gobierno, que recibió el apoyo de los líderes europeos sin más fisuras que la ambigüedad del belga Charles Michel, se negó a tratar la cuestión catalana con sus socios. Rajoy no piensa sacar el tema del ámbito nacional, porque es "un asunto de España". Ni mediación, ni implicación de terceras partes, tal y como exige la Generalitat.

Territorio desconocido

El Gobierno y la dirección de Sánchez han estado negociando semanas sobre el despliegue del 155, rellenando esa hoja en blanco que dejó la Constitución y que jamás se ha completado, porque nunca hasta ahora La Moncloa tuvo que asumir las riendas de una autonomía rebelde. Los dos líderes han presionado a Carles Puigdemont para que renuncie a la declaración de independencia, vuelva a la ley y convoque elecciones anticipadas. Pero ese deseo, que habría abortado la aplicación del 155 —que ni el Ejecutivo ni el PSOE quieren realmente activar al cien por cien, conscientes de los peligros que entraña y del enorme rechazo social que puede provocar en la sociedad catalana—, se hizo añicos con la respuesta del 'president' casi al término del segundo plazo del requerimiento de Rajoy. El líder del Govern no solo no aclaró si había proclamado la separación de Cataluña, sino que amenazaba con proclamar la independencia si finalmente se tramitaba el 155.

De cara a mañana, está programada la tramitación en el Senado, que culminará en principio a finales de octubre, prevista la sustitución de Carles Puigdemont y posiblemente de todo su Govern por un equipo de técnicos que tenga una figura —un 'ministro para Cataluña'— al frente, y avanzado el compromiso de que ese Ejecutivo interino sea controlado parlamentariamente por la Cámara Alta, la misma que dará la autorización definitiva a Rajoy para tomar el control de la comunidad y restablecer la "normalidad" institucional, devolver a Cataluña a la legalidad y que "recupere su autogobierno". El hito final serán unos nuevos comicios, que el PSOE ha asegurado haber acordado con el PP celebrar en tres meses, en enero de 2018. Plazo que La Moncloa matiza.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios