JEFE DE SEGURIDAD

Fallece José María Corona, el hombre de confianza del Rey desde los 16 años

El jefe de Seguridad de la Casa del Rey murió en el mediodía del martes. Gozó de la máxima confianza de Felipe VI y deja un legado tras él de más de 30 años de servicio a la Casa Real

Foto: José María Corona, abajo a la derecha, en el día de la proclamación de Felipe VI. (Reuters)
José María Corona, abajo a la derecha, en el día de la proclamación de Felipe VI. (Reuters)

El reloj marcaba las 11 de la mañana este miércoles cuando el Tanatorio de la Paz Parcesa, en la autovía que comunica Madrid y Colmenar, recibía su visita más trascendental. Felipe VI y la reina Letizia cruzaban sus puertas para despedir al jefe de Seguridad de la Casa del Rey. José María Corona Barriuso (Burgos, 1953) falleció tras años luchando contra una larga enfermedad, contra la que no pudo hacer más, y puso fin a una carrera de más de 30 años en el Palacio de la Zarzuela. Su nombramiento como máximo responsable de la seguridad de la familia real en junio de 2015 supuso el reconocimiento a una larga trayectoria al lado del monarca y, al tiempo, permitió completar un nuevo organigrama al nuevo jefe del Estado.

Coronel de la Guardia Civil, comenzó su andadura "en la Casa", como dicen todos sus integrantes, en 1982, y dos años más tarde se convirtió en escolta del príncipe Felipe, que entonces solo tenía 16 años. Su ascenso a jefe de Seguridad —cargo de confianza que designa directamente el Rey— no fue otra cosa que el gesto definitivo por parte del monarca, que siempre contó con él en los días de mayor relevancia, como fue el caso de su propia proclamación en 2014. Aquel 19 de junio fue Corona quien estuvo en el emblemático Rolls Royce en el que se desplazaron los Reyes desde Zarzuela al Congreso de los Diputados y, de ahí, al Palacio Real, custodiando la seguridad del nuevo jefe del Estado, pese a no estar todavía al frente del servicio. Contaba, sin embargo, con algo mucho más importante: la confianza del Rey.

En la tarde del miércoles, la riada de funcionarios, actuales y antiguos compañeros de Zarzuela fue intensa para dar su último adiós a Corona. Los que más le conocieron insisten en destacar su lealtad y carácter afable y cercano. Y todo ello a pesar de haberse forjado en una institución fría y marcada tan a menudo por su impenetrabilidad. El respeto y el afecto se evidenciaron el miércoles. Los Reyes fueron los primeros que quisieron acudir, y la cantidad de gente que, al no haber espacio suficiente por la gran afluencia, optó por escuchar la misa desde el exterior, dio prueba de ello.

Su nombramiento como responsable de la seguridad de la Familia Real supuso el gesto definitivo, un reconocimiento a su trayectoria

Casado y padre de dos hijos, Corona ingresó en 1977 en la Academia General Militar de Zaragoza, siendo promovido al empleo de teniente de la Guardia Civil en 1981. A lo largo de su carrera profesional estuvo destinado en diferentes unidades: comandancias de la Guardia Civil de Burgos y Alicante, Intervención Central de Armas y Explosivos de Madrid (en este destino, representó al Ministerio del Interior, en la Comisión Europea, en los trabajos de elaboración de las directivas europeas sobre armas, explosivos, municiones y pirotecnias), y antes de ser nombrado jefe de Seguridad de la Casa del Rey, fue el número dos del mismo servicio.

El nuevo organigrama

Tras su proclamación, la primera designación de Felipe VI fue la de Jaime Alfonsín como jefe de la Casa, puesto para el que nunca barajó otro nombre. Después vinieron el resto de cargos: Domingo Martínez Palomo como secretario general, Juan Ruiz Casas al frente del Cuarto Militar, Alfonso Sanz Portolés para encargarse de la Secretaría del Rey emérito, Emilio Tomé de la Vega como jefe del Gabinete de Planificación de la Casa, José Manuel Zuleta al frente de la Secretaría de la Reina, Jordi Gutiérrez capitaneando la dirección de Comunicación, Alfredo Martínez Serrano como jefe de Protocolo e Isaías Peral, que siguió ocupándose de Administración, como ya hacía con el Rey emérito.

Entonces solo quedaron al mando dos personas pertenecientes al equipo de don Juan Carlos. El general López Requena al frente de la Seguridad —al que sustituyó Corona— y Óscar Moreno Gil como interventor. Este último fue sustituido el pasado febrero por Beatriz Rodríguez Alcobendas, quien se convirtió en la primera mujer responsable del control presupuestario de la Casa del Rey, coincidiendo con una etapa relevante dentro de la institución, que se ha sometido a la primera auditoría externa de su historia.

El Boletín Oficial del Estado deberá publicar en los próximos días el nombramiento del que Felipe VI elija como nuevo jefe de Seguridad de la Casa del Rey.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios