recepción de máxima afluencia

"Optimismo" y "esperanza" en Palacio en una Fiesta Nacional copada por la crisis catalana

El Palacio Real, lleno hasta la bandera como no se recordaba, trasladó una imagen de optimismo y unidad ante la crisis de Cataluña este 12-O. "Las cosas van mejor", aseguraban

Foto: Los Reyes saludan a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. (EFE)
Los Reyes saludan a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. (EFE)

“Estamos mejor que ayer y peor que mañana”. La frase, repetida por más de un miembro del gabinete de Mariano Rajoy este jueves en el Palacio Real, es el mejor resumen de la imagen desprendida de esta Fiesta Nacional, la más complicada desde hace muchos años a causa de la crisis catalana y ensombrecida solo por el trágico accidente de un Eurofigther en el que perdió la vida el piloto Borja Aybar. Precisamente fue Cataluña, gran ausente en la recepción presidida por los Reyes, la gran protagonista de una jornada que acaparó todas las miradas, dentro y fuera de las fronteras de España.

[Vea aquí todas las imágenes de la jornada]

El optimismo, aunque prudente, se notó en cada esquina del comedor de gala del Palacio. Con cierta cautela, eso sí, ante la incertidumbre de lo que sucederá en esa comunidad autónoma en los próximos días, pero la actitud del Gobierno y de los principales partidos de la oposición permitió ver luz al final del túnel. “Hay más predisposición tras los últimos días”, afirmó uno de los ministros con más voz del Ejecutivo de Rajoy. La imagen de unidad transmitida este 12 de octubre, con un gran desfile convertido en homenaje al Rey y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, una sociedad volcada en la calle y una recepción que contó con la máxima afluencia que se recuerda desde la proclamación de Felipe VI, supone un nuevo balón de oxígeno al Gobierno, que sintió el apoyo y el calor del denominado bloque constitucionalista.

"Optimismo" y "esperanza" en Palacio en una Fiesta Nacional copada por la crisis catalana

Defensa y Casa Real echaron el resto para convertir la edición de esta Fiesta Nacional en un gran acto de homenaje a todos los actores que garantizan los valores constitucionales en el país, y surtió efecto. La respuesta fue evidente a nivel institucional y social. Muchos de los invitados, desde expresidentes del Gobierno a actuales dirigentes en distintos niveles, resaltaron que el proceso abierto en Cataluña “será largo”, pero no pudieron esconder lo que para todos es ahora una evidencia, “las cosas están mejor hoy”, repetían.

Diputados en el Congreso de distinto signo político reconocían asimismo que “hay esperanza” en que las cosas mejoren en los próximos días, aunque nadie fue capaz -o al menos no quiso hacerlo- de vaticinar lo que hará Puigdemont tras el requerimiento del Gobierno. En lo que sí hay consenso es en valorar positivamente la actuación de Rajoy de este miércoles. Otra de sus ministras recordaba lo que el presidente ya dijo y muchos no entendieron: “Medidas adecuadas en el momento oportuno”.

Los Reyes saludan al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2d), y al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (d). (EFE)
Los Reyes saludan al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2d), y al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (d). (EFE)

Que el escenario es distinto, aunque siga siendo complicado, es la otra afirmación que se escuchó en el Palacio Real este jueves. En el Gobierno señalan el “punto de inflexión” que supuso la semana pasada con un goteo de acontecimientos que lograron dar la vuelta al relato de la Generalitat. Lo enumeraron por pasos: “La huelga general fallida con mucha gente cabreada, el discurso del Rey que fue fundamental, la huida de las empresas y la manifestación masiva por la unidad del pasado domingo”, insistían. Y a eso, añadieron, “el cambio de dirección que tomó la prensa internacional” tras las palabras del monarca. Un cóctel de circunstancias que, unido al pacto sellado entre el Gobierno, PSOE y el apoyo de Ciudadanos, hacen pensar “que saldremos de ésta”, insistían.

La Casa del Rey reconoció sorpresa ante la gran cantidad de confirmaciones entre los invitados. Acudieron más de 1.500 personas, el acto con más afluencia desde la proclamación del Rey, reiterando el espíritu que predominó en este 12 de octubre: “Había que estar”, decían muchos de los presentes. El presidente del Gobierno y María Dolores de Cospedal se ausentaron de la recepción tras el saludo a los Reyes para viajar hasta Albacete tras el accidente mortal del Eurofigther. El monarca, tras saludar a la ministra de Defensa, le dijo: “Lo siento”.

"Optimismo" y "esperanza" en Palacio en una Fiesta Nacional copada por la crisis catalana

Los principales líderes políticos asistieron, solo faltó Pablo Iglesias como en anteriores ediciones. Pedro Sánchez y Albert Rivera compartieron unas palabras durante el desfile y no coincidieron dentro del Palacio Real. El PP contó con todos sus presidentes autonómicos, y también el PSOE. Solo faltaron los habituales: el de Cataluña, País Vasco y Navarra. También estuvieron los miembros de la Mesa del Congreso, excepto los dos pertenecientes a Podemos, empresarios, y representantes del ámbito cultural y del periodismo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios