COMPARECENCIA EXTRAORDINARIA DEL JEFE DEL EJECUTIVO EN LA CÁMARA BAJA

El PSOE reivindica su pasado para defender la reforma constitucional y no la mediación

La portavoz recuerda que su partido ha demostrado ser una fuerza "de Estado" y que fue uno de los artífices de la Carta Magna y de la Transición. Llama a Puigdemont a acudir al Congreso

Foto: La portavoz socialista, Margarita Robles, durante su intervención en el pleno de este 11 de octubre. (EFE)
La portavoz socialista, Margarita Robles, durante su intervención en el pleno de este 11 de octubre. (EFE)

Es indudable que el PSOE se siente cómodo con el traje de Estado. Que saca pecho de la que interpreta como ventaja competitiva respecto a Podemos. Que no le duelen prendas en decir hasta hartarse que defenderá el "Estado de derecho ante cualquier quiebra unilateral" igual que reivindica el diálogo hasta la saciedad, pero dentro del marco constitucional. Y que se concibe a sí mismo como uno de los artesanos de la Transición y de la Carta Magna de 1978.

Todo eso se escuchó esta tarde en el pleno extraordinario del Congreso por boca de Margarita Robles en su réplica a la intervención de Mariano Rajoy con la que quería contar su hoja de ruta para Cataluña. La portavoz socialista huyó de la confrontación con el presidente —no tenía sentido una vez que su jefe, Pedro Sánchez, había anunciado horas antes tanto el aval de su formación a la activación del artículo 155 como la apertura del debate de la reforma constitucional para dentro de seis meses— y aprovechó la tribuna para subrayar la condición del PSOE como "partido de Estado, de gobierno", que trajo la "modernidad" a España y que construyó con sus manos la Ley Fundamental de 1978 —de la que se siente "orgulloso"—, y también para llamar al diálogo a todas las fuerzas, incluso las independentistas, pero siempre en el Congreso, dentro de la ley, sin necesidad de mediadores internacionales, como desea el Govern de Carles Puigdemont. "El PSOE siempre ha sido un partido de Estado y de gobierno y así nos vamos a seguir comportando", glosó.

Robles sostuvo que, precisamente porque el PSOE cree en la Constitución y en el Estado de derecho, porque valora el esfuerzo de todos aquellos que protagonizaron con "generosidad" la Transición, no puede "aceptar" lo que ocurrió los pasados 6 y 7 de septiembre, cuando Junts pel Sí y la CUP aprobaron las leyes de desconexión, imponiéndoselas a la minoría, "saltándose el Estatut, los informes jurídicos y las reglas de derecho internacional". Tampoco puede "aceptar" todo lo que ocurrió después, hasta llegar a la declaración de independencia suspendida a los pocos segundos y que deja a una parte importante de los catalanes "fuera".

Robles sostiene que su partido no puede "aceptar" la escalada de la mayoría separatista en Cataluña, pero también pide a Rajoy que haga "autocrítica"

Sin cargar las tintas, la portavoz socialista sí recomendó a Rajoy hacer "autocrítica", porque ni su partido ni su Gobierno "han entendido la realidad catalana muchas veces", como lo demuestran, enumeró, el recurso contra el Estatut, la reforma exprés de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional de 2015, la "judicialización" de cuestiones políticas, el traslado de policías y guardias civiles a Cataluña "en condiciones lamentables" o las cargas que se produjeron en la jornada del referéndum ilegal del 1 de octubre. Fue entonces cuando expresó, en nombre de su grupo, el "máximo reconocimiento a jueces, fiscales y policías", pese a que estos, los agentes "actuaron con instrucciones políticas, ciertamente equivocadas". Un tirón de orejas que se dirigía a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuya reprobación ha quedado congelada.

El PSOE reivindica su pasado para defender la reforma constitucional y no la mediación

Reprobación a Podemos

"Le recogemos el guante. Es el momento de hacer política con mayúsculas", celebró Robles. "Y para eso los socialistas volvemos a nuestra historia", al "compromiso con los "derechos" y "libertades", a ese PSOE que "hizo grande a España". En ese sentido, la portavoz confió en que el requerimiento hecho por el Gobierno a Puigdemont, y que es el primero de los pasos de los que se compone el artículo 155 de la Carta Magna, surta efecto y se pueda conducir el diálogo pero "dentro de la Constitución". "Es el momento de la política y la política se hace aquí, en el Parlamento", recordó. Para eso está la comisión de revisión del Estado autonómico, que en un plazo de seis meses derivará en la apertura del debate de la reforma de la Constitución.

No necesitamos más mediadores que nosotros, que somos los representantes de la soberanía popular. Que venga Puigdemont

Robles llamó entonces a todas las fuerzas a que se incorporen al diálogo. "No necesitamos más mediadores que nosotros, que somos los representantes de la soberanía popular —enfatizó—. Que venga el que quiera venir, el señor Puigdemont, los representantes del Parlament, a explicar aquí su proyecto, porque es aquí donde hay que hacerlo". La portavoz recalcó que la reforma constitucional es "imprescindible" porque el texto de 1978 es "el verdadero marco de convivencia" que acoge a todo el mundo. "Cabemos todos, señores de la Generalitat, cabemos todos". "Con ese espíritu de la Transición todo se puede hablar, todo se puede negociar. Con el diálogo, el Estado de derecho, los principios básicos de convivencia y tolerancia", avisó, para finalmente pedir a los ciudadanos que mantengan la "esperanza" en el futuro.

El PSOE reivindica su pasado para defender la reforma constitucional y no la mediación

En la intervención de la portavoz socialista estuvieron presentes su partido, el PP, los soberanistas. Y, muy de refilón, a los dirigentes de Podemos, a los que afeó que crean que "no había política en este país" hasta que no llegaron a ella, cuando España atesora desde la Transición un historial de éxito. Robles, al final, fue cumplimentada por su grupo con aplausos y su bancada en pie.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios