"poco consistente", apuntan fuentes fiscales

Así se ha exculpado Trapero en la Audiencia Nacional: "No me enteré de los registros"

"¿Todos los que acudieron a las manifestaciones lo sabían y usted no?", le ha preguntado el fiscal

Foto: Trapero en la Audiencia Nacional. (REUTERS)
Trapero en la Audiencia Nacional. (REUTERS)

El jefe de los Mossos d' Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha intentado echar balones fuera durante su declaración como imputado por sedición en la Audiencia Nacional. Durante una hora y en castellano, el 'mayor' de la policía autonómica ha tratado de explicar por qué sus agentes no controlaron las manifestaciones desatadas durante los días 20 y 21 de septiembre. Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, ha asegurado a la juez Carmen Lamela que no se enteró de que el operativo estaba en marcha y no pudo, por ello, preparar una estrategia para evitar altercados.

Trapero no reconoce falta de diligencia para detener las masivas concentraciones provocadas por arrestos ordenados por un juez que investiga las estructuras para una hipotética República catalana. Se ha mantenido en la versión oficial de que no apreció riesgo en las concentraciones en las que se impidió el normal desarrollo del trabajo de la comisión judicial y en las que se acosó a la Guardia Civil.

El fiscal encargado del caso, Miguel Ángel Carballo, ha llegado a verbalizar su extrañeza tras escuchar que no tuvo conocimiento de los registros. "¿Todos los que acudieron a las manifestaciones lo sabían y usted no?", le ha preguntado y también ha puesto de manifiesto que el desarrollo de la operación Anubis se publicó en medios de comunicación y redes sociales desde primera hora del día 20.

"No veía peligro de altercados", ha dicho sobre los disturbios que provocaron daños en tres coches de la Guardia Civil y que los miembros del Juzgado desplazados para los arrestos quedaran confinados en el edificio de la Consellería de Economía hasta altas horas de la noche. Trapero defiende que la situación estaba controlada y no había riesgo en clara contradición con los primeros atestados que maneja el Central 3 de la Audiencia Nacional. Ha mantenido este guión a pesar de ser repreguntado, en varias ocasiones, sobre por qué no atendió las llamadas de auxilio de los agentes del Instituto Armado desplegados en la calle.

Según apuntaban esos informes preliminares, a los que ha tenido acceso El Confidencial, la policía autonómica no actuó con debida celeridad ante situaciones de acoso a la comitiva judicial que debía encargarse de los registros. La Guardia Civil destaca en ellos que reclamó apoyo especializado en media docena de ocasiones. Uno de los atestados indica expresamente que la intendente Teresa Laplana -también imputada y encargada de dirigir el operativo aquellas dos jornadas- respondió en varias ocasiones con evasivas a las peticiones formuladas por el instituto armado.

"No existía afectación para la seguridad ciudadana", dijo en uno de los casos, y se negó expresamente a alejar unos metros las concentraciones que acosaban a los agentes de la Guardia Civil e impedían el trabajo de la delegación judicial. "No puedo, mi intención es mantener la situación", respondió varias veces ante las llamadas de ayuda en las que incluso se le llegó a advertir de que en los coches policiales había "armas largas" que no estaban debidamente custodiadas. Como resultado, un sitio de 18 horas en un ambiente absolutamente hostil.a

Se retrasaron por problemas informáticos

No obstante, Trapero ha ofrecido también una versión muy personal sobre las causas por las que los representantes del Juzgado 13 de Barcelona, encargado de la Anubis, tuvieron que salir del edificio ocultos entre personas anónimas o incluso por el tejado para evitar lo que la Fiscalía tacha como una "turba" que les aguardaba en el exterior. Fue porque durante el registro del despacho del exconseller de Economía tuvieron "problemas informáticos" que les retrasaron y alargaron su trabajo en el edifico oficial, ha dicho según las fuentes consultadas.

"Una declaración poco consistente y llena de evasivas", la tachan fuentes fiscales. El Ministerio Público esperará a estudiar el contenido de un nuevo informe que contiene nueva información sobre el proceder de los Mossos el día del referéndum para interrogar de nuevo a Trapero. El mayor tendrá que regresar a la Audiencia Nacional en una fecha aún por determinar, previsiblemente después del próximo 16 de octubre.

Por el momento, ha sorteado la posibilidad de que Fiscalía reclame su ingreso en prisión o la imposición de fuertes fianzas epara evitarlo. Lo mismo ha sucedido con los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Onmium Cultural que también volverán a declarar en unos días.

Uno de ellos, Jordi Sànchez, también ha respondido durante la mañana de este viernes a las preguntas del fiscal y la jueza. Ha defendido que no cometió ningún delito y ha puesto en duda la competencia de la Audiencia Nacional para investigarle por sedición. Además, según las fuentes consultadas ha asegurado que solicitó autorización para celebrar la manifestación extensible desde las ocho de la mañana hasta las doce de la noche de la jornada del 20 de septiembre.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios