El PNV constata la dificultad para encontrar una salida pactada

Los nacionalistas vascos mantienen interlocución con el Gobierno, con la Generalitat, el PSOE, Podemos y la Unión Europea

Foto: Urkullu, ayer, en un acto en Guipúzcoa./ EFE Luis Tejido
Urkullu, ayer, en un acto en Guipúzcoa./ EFE Luis Tejido

“Hemos perdido al enfermo. Se nos ha ido”, asegura un relevante diputado del PSOE como ejemplo del pesimismo que se vive en el Congreso respecto al proceso independentista de Cataluña, aunque responsables del PDeCAT en la Cámara transmiten un mensaje favorable a abrir un diálogo con el Gobierno. Ese pesimismo lo comparten especialmente los responsables del PNV, partido que ha intentado en los últimos días sin éxito y de manera informal labores de mediación, con el lehendakari Íñigo Urkullu a la cabeza. Los nacionalistas vascos son clave y desempeñan un papel esencial en la medida en la que, por distintos motivos, sirven de puente entre todos los partidos y entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat de Cataluña. Son los únicos en esa posición de centralidad que les ha permitido recibir sensaciones de todas las partes implicadas.

Los nacionalistas vascos admiten la enorme dificultad, casi imposibilidad, de llegar a una salida pactada al grave conflicto institucional abierto.

El PNV mantiene relaciones con el Gobierno central y, de hecho, es socio presupuestario de Rajoy; gobierna en Euskadi en coalición con los socialistas vascos y el PSOE quiere que los nacionalistas presidan la nueva comisión territorial del Congreso; participan en la mesa de partidos promovida por Unidos Podemos y mantienen estrechas relaciones con los partidos soberanistas catalanes.También mantienen relación con los responsables de la Unión Europea y, de hecho, Urkullu, se ha ofrecido por carta al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para propiciar una mediación europea en Cataluña al tratarse de un "problema de proporciones históricas" que "si no se aborda con rigor" puede derivar en "escenarios delicados también para la UE". En la misiva, a la que ha tenido acceso Efe, Urkullu relata sus gestiones para que "la cordura política e institucional impere y se abran cauces de diálogo político que están cerrados".

En esa labor de interlocución, hasta ahora estéril, el PNV ha trasladado al Gobierno la imposibilidad de sentarse a negociar los Presupuestos del Estado y ha sido muy crítico con la gestión de Rajoy en Cataluña, especialmente, con la actuación policial del 1-O. Esa interlocución con el Ejecutivo está abierta por muchas vías y ha servido para que dirigentes del PNV trasladen su preocupación por la situación. El Gobierno vasco precisa también el apoyo del PP para las cuentas de esa comunidad.

El pasado miércoles, el diputado del PNV en el Congreso Mikel Legarda interpeló en el pleno al Gobierno sobre Cataluña, criticó su actuación en vísperas del 1-O y concluyó: "Ustedes incumplen la ley que dicen defender". Y este martes, su portavoz, Aitor Esteban, constató en la Junta de Portavoces del Congreso la imposibilidad de acercar posturas, tras escuchar al portavoz del PP, Rafael Hernando.

El PNV considera que en estas condiciones no es posible presidir la comisión que propugna el PSOE para una futura reforma constitucional y, ni siquiera ve posible su puesta en marcha. Y así se lo ha traslado a los socialistas.

Íñigo Urkullu, además, es crítico con la intervención del Rey el martes por la noche. El lehendakari expresó su "perplejidad" y "decepción" con el discurso, por no incluir "un gesto que ayude a ahondar en la convivencia". "El discurso estaba basado en cumplir la legalidad vigente, pero no se ha complementado con un reconocimiento de la existencia de aspiraciones legítimas que necesitan un cauce de expresión", aseguró.

Y el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha emplazado a Rajoy a la Generalitat a que "pasen al diálogo" en Cataluña y abran «un período de reflexión» para evitar actos de violencia.

En esa labor, la impresión que han recibido sobre la posibilidad de que la Generalitat frene la declaración de independencia tampoco ha sido positiva, aunque el PDeCAT y la Generalitat trasmiten la idea de que están dispuestos a sentarse a hablar. Reiteradamente, los nacionalistas vascos se han desmarcado de la vía unilateral.

El PNV, además, estuvo presente ayer en la mesa de partidos impulsada por Podemos para proponer un mediador a Rajoy y Puigdemont y apoyó la iniciativa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios