BEIRAS Y LA "VENTANA DE OPORTUNIDAD"

El soberanista gallego que susurra al oído de Pablo Iglesias la estrategia ante el 1-O

Iglesias ha vuelto a escuchar a su “admirado” Xosé Manuel Beiras, a quien le debe el descubrimiento de la “ventana de oportunidad” para fundar Podemos y, con ello, al soberanismo heterodoxo

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias y Xosé Manuel Beiras, tras un encuentro celebrado en 2015 en A Coruña para acordar las bases de la confluencia gallega. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias y Xosé Manuel Beiras, tras un encuentro celebrado en 2015 en A Coruña para acordar las bases de la confluencia gallega. (EFE)

“Estamos ante un estado de excepción no declarado por parte de aquellos que violan la Constitución todos los días desde hace años, (...) esto afecta no solo a los ciudadanos de Cataluña, sino a todos nosotros. Exhortamos a ejercer como ciudadanía y movilizarnos”. Estas afirmaciones, que se han convertido en la hoja de ruta de Podemos, las ponía sobre la mesa en una rueda de prensa el pasado 14 de septiembre Xosé Manuel Beiras, histórico dirigente del nacionalismo gallego y artífice de En Marea. Momentos después y tras un cruce de mensajes, recogía el guante Pablo Iglesias, con quien mantiene una estrecha relación pero marcada por los altibajos, tanto por cuestiones de carácter como ideológicas.

El líder de Podemos llamaba la atención sobre las acciones judiciales llevadas a cabo contra el referéndum, al considerar que "están llevando a nuestra democracia a un estado de excepción". Lo hacía primero ante los suyos, durante su intervención en la primera reunión del grupo parlamentario de Unidos Podemos del curso político, a puerta cerrada, y posteriormente a través de las redes sociales. Comenzaba entonces el diseño de la nueva hoja de ruta de Podemos para posicionarse ante la crisis catalana, con un discurso enfocado a identificar al PP como enemigo común, abriendo una tercera vía entre las dos partes enfrentadas para intentar colocarse como actor mediador y llamando a la movilización en defensa de los derechos civiles. Una estrategia que tiene su expresión material en la 'asamblea de cargos por el diálogo'.

Xosé Manuel Beiras (Anova) participa en el acto de la CUP en Badalona en favor del 1-O. (EFE)
Xosé Manuel Beiras (Anova) participa en el acto de la CUP en Badalona en favor del 1-O. (EFE)

Pablo Iglesias ha vuelto a escuchar a su “admirado” Xosé Manuel Beiras, a quien le debe el descubrimiento de la “ventana de oportunidad” para fundar Podemos, y con ello al soberanismo heterodoxo. Entre medias, un ultimátum propio del líder irmandiño en situaciones de pleamar: “Está claro que si el espacio por el que estamos representados en las Cortes, En Marea y dentro del Grupo Confederal (Unidos Podemos), no actúa adecuadamente al respecto, resultará que esas alianzas no funcionan para algo fundamental, que es el proyecto de Estado que decimos compartir”.

Estos días se cumple precisamente el quinto aniversario del arranque de la campaña que llevó a la recién constituida Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) a irrumpir como tercera fuerza en el parlamento gallego. Lo hizo de la mano de Beiras, tras su ruptura con el BNG, y de la líder de Esquerda Unida, Yolanda Díaz, ahora portavoz de En Marea en el Congreso, pero también de Pablo Iglesias, su asesor de campaña. En aquella experiencia donde el eje social y el nacional no se interponían se inspiró Iglesias, como reconocería posteriormente, y que ante la actual crisis territorial ha vuelto a sacar del cajón. Todo ello sin menospreciar la 'vía Colau', con cuyos autores intelectuales Beiras lleva años compartiendo trinchera intelectual a través de las páginas y el consejo editorial de la revista política 'Sin Permiso'.

La tesis de Beiras sobre el momento político actual inspiran nuevamente a Iglesias, con quien ya había compartido militancia política

“La experiencia de AGE es una de las que más me marcaron y me ha hecho creer que lo de Podemos puede funcionar porque, independientemente de que esté protagonizado por figuras que venían de estructuras políticas tradicionales, entendieron que había cosas que habían cambiado. También que había que apelar a otros sujetos que permitieran la ruptura del régimen y la experimentación de formas políticas totalmente nuevas”, explicaba Iglesias a la prensa, preguntado por esta cuestión, antes de celebrar un acto de campaña para las europeas en Galicia. La tesis de Beiras sobre el momento político actual inspiran nuevamente a Iglesias, con quien ya había compartido militancia política en el movimiento alterglobalización.

Los resultados electorales de aquella confluencia fueron un éxito sin precedentes. Un partido con apenas un mes de vida había conseguido colarse en el Parlamento gallego con nueve diputados y situándose como la segunda fuerza más votada en A Coruña, Santiago de Compostela y otra veintena de ayuntamientos. “La señal de que las cosas eran posibles”, resumía Iglesias. Beiras fue el primer político en dar con la tecla. La izquierda rupturista vuelve a pisar terrenos pantanosos y el sempiterno líder del nacionalismo gallego incluso ha abandonado su retiro de la vida pública para intentar marcar agenda de nuevo. Su actividad política y mediática durante las últimas semanas es más que notable, incluyendo diversos actos de campaña en Cataluña, pero la “excepcionalidad” se ha impuesto a pesar de los problemas de salud que lo hicieron salir de la primera línea.

Vuelta a la casilla de salida

Si la experiencia de Iglesias en Galicia fue una revelación para él, el campo de pruebas sin el que posiblemente no hubiese existido Podemos, al menos como partido fuera de IU, la influencia del fundador de En Marea pasa por un nuevo punto de inflexión. “Beiras es un monstruo. Es el político vivo que más admiro junto a Julio Anguita. Sin Beiras seguramente no habría sido posible Podemos”, ha llegado a reflexionar Iglesias, y en momentos como estos presume de convertir las crisis en oportunidades.

Los riesgos son notables, y para controlarlos desde Unidos Podemos se ha tratado de cambiar el marco. Sortear los planteamientos del choque de trenes o del 'procés' con la lectura, repetida como un mantra durante los últimos días, de que “esto ya no va de independencia sí o no, sino de libertades y derechos”. Cuestionar la actuación del Gobierno como bandera, que tildan de “escalada represiva”, y tratar de mostrar ante la opinión pública una pugna por quién defiende realmente el Estado de derecho.

Concentración en el Congreso para rechazar las detenciones de altos cargos de la Generalitat.(EFE)
Concentración en el Congreso para rechazar las detenciones de altos cargos de la Generalitat.(EFE)

Siguiendo esta estrategia, Unidos Podemos reunirá este domingo en Zaragoza una asamblea de cargos electos donde, además de los 'alcaldes del cambio' afines, participarán el PNV, PdeCAT y ERC, además de formaciones autonómicas como el BNG o MES. Una foto que, si bien representa la imagen de la mayoría que necesita el PSOE para liderar una moción de censura contra Mariano Rajoy, la ausencia del Pedro Sánchez e, incluso el boicot de los socialistas aragoneses a la celebración del acto, deja solo a Iglesias con nacionalistas e independentistas.

Una imagen que no deja de tener reminiscencias con los inicios de la formación. Y es que en la presentación pública de Podemos, en enero de 2014, no faltaron las menciones a los referentes políticos del por entonces partido emergente, entre los que se citaron a las CUP, que Iglesias definió como “una de las iniciativas más interesantes de los últimos años”, el SAT de Diego Cañamero y Sánchez Gordillo o la Anova de Beiras. “Las fuerzas que están por el cambio político”, se sentenció entonces. En la asamblea de este domingo, en cambio, no estarán presentes ni Bildu ni la CUP.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios