Es noticia
Menú
Hablan los 'culés' de Madrid: “El Barça con su apoyo al ’procés’ hace mucho daño"
  1. España
"con la independencia Alguno rompería el carné"

Hablan los 'culés' de Madrid: “El Barça con su apoyo al ’procés’ hace mucho daño"

En Cataluña los admiran y en Madrid no los entienden. Los aficionados del FC Barcelona de la capital viven el 'procés' con precaución y lamentan que se mezcle con el deporte

Foto: Esteban García Urbanos, presidente de la Peña Blaugrana de Madrid. Foto: Natalia Lázaro Prevost
Esteban García Urbanos, presidente de la Peña Blaugrana de Madrid. Foto: Natalia Lázaro Prevost

Ser madrileño, ‘culé’ y vivir en Madrid es algo así como cuando un catalán comunica a sus amigos ‘indepes’ que se traslada a la capital. Una mezcla entre sorpresa y decepción. En el caso de los primeros, sin embargo, la noticia trasciende la extrañeza y se convierte en una actitud de pura resistencia. Hace unos años que el FC Barcelona ha dejado de jugar solamente al fútbol y ha entrado en el juego de la política. Este miércoles, sin ir más lejos, el club emitió un comunicado condenando la actuación del Gobierno en Cataluña tras las detenciones por parte de la Guardia Civil a altos cargos de la Generalitat. Y esto amenaza con pasarle factura.

“El Barça con su apoyo al ’procés’ crea antipatía y está haciendo mucho daño a los aficionados que no somos catalanes”, denuncia el 'culé' madrileño Miguel P. desde la Cervecería San Millán de La Latina. En este bar se encuentra el reservado que tiene la Peña Blaugrana de Madrid, hoy hogar y refugio de los barcelonistas en la capital.

placeholder Esteban G.U., presidente de la Peña Blaugrana de Madrid, se prepara para el partido. Foto: N. Lázaro Prevost
Esteban G.U., presidente de la Peña Blaugrana de Madrid, se prepara para el partido. Foto: N. Lázaro Prevost

Los aficionados del FC Barcelona en Madrid observan la situación política que se está viviendo en Cataluña con distancia, confusión y sobre todo precaución. En la peña hay socios de todas partes del mundo -también catalanes- con ideologías distintas, que no expresan para evitar conflictos. El presidente de la Peña Blaugrana de Madrid, Esteban García Urbanos, ve la separación de esta región de España como un escenario imposible aunque no puede evitar su inquietud: “En la peña estamos al margen de la independencia y nadie se ha mostrado abiertamente afín a ello”, explica a El Confidencial.

La razón de ser de la Peña Blaugrana de Madrid es el fútbol y en el grupo de WhatsApp que comparten los más de 150 socios de la asociación ya han vetado la política como tema de conversación. “De momento nadie ha pedido la baja por este motivo pero sí que es verdad que algún miembro ha manifestado que rompería el carné si Cataluña se independizase”, lamenta García Urbanos. A él le llamaban ‘El Barça’ en su pueblo natal de Cuenca, El Acebrón, y es del FC Barcelona porque le dio por hacerse “del equipo débil”. Entonces las palabras ‘culé’ y ‘Barça’ estaban vetadas en territorio castellano y recuerda que nadie apoyaba el equipo blaugrana. Todos en el recreo coleccionaban cromos del Real Madrid, el Atlético de Madrid o del Athletic de Bilbao. “Era un chico introvertido y no me atreví a decir abiertamente que era del Barcelona hasta que llegué al instituto en Cuenca”, confiesa segundos antes de que suene su teléfono móvil con la melodía del himno blaugrana.

placeholder Miguel y Esteban celebran la victoria del FC Barcelona frente al Eibar. Foto: Natalia Lázaro Prevost
Miguel y Esteban celebran la victoria del FC Barcelona frente al Eibar. Foto: Natalia Lázaro Prevost

Pero en una hipotética Cataluña independiente, ¿seguirían siendo los barcelonistas de la capital aficionados de este equipo? En la Peña Blaugrana de Madrid especulan que la mayoría sí. Es el caso de Miguel P., que arrastra una herencia ‘culé’ bastante curiosa. “Soy del Barcelona de toda la vida porque mi padre lo era, es algo que siento mío”, explica el madrileño. Su padre, asturiano, llegó a Madrid en los años 50 y en un bar de Malasaña encontró trabajo de camarero. Allí, según relata Miguel, “había un cliente muy pesado que se pasaba las horas chillando desde la barra a favor del Real Madrid así que mi padre lo aborreció tanto que se hizo del equipo contrario”. Su progenitor lo alertó desde pequeño -”¡Házte del Atleti!, le decía- pero, a diferencia de su hermana mayor que en la adolescencia se cambió al Atleti, él aguantó el tipo y siguió apoyando al FC Barcelona.

“Cambiar de equipo de fútbol no es como cambiar de trabajo pero la verdad es que los barcelonistas en Madrid somos unos valientes”, confiesa Miguel. Durante toda la vida ha tenido que hacer frente a comentarios como “¡Si no te pega nada!” o “Algún fallo tenías que tener…” y a pesar de ello nunca ha dudado de su equipo. Dejar de seguir el Barcelona le parece un imposible a día de hoy pero asegura que “a medio plazo en una hipotética Cataluña independiente seguiría siendo del Barça por una cuestión romántica pero a la larga me terminaría despegando”. En esta línea añade: “Si no puedes seguir a tu equipo día a día en la televisión ni ver cómo juega con otros equipos españoles no tiene ningún sentido ser del Barcelona”.

placeholder A Esteban lo llamaban 'El Barça' en su pueblo de Cuenca. Foto: Natalia Lázaro Prevost
A Esteban lo llamaban 'El Barça' en su pueblo de Cuenca. Foto: Natalia Lázaro Prevost

Para muchos, entre las cosas no importantes de la vida el fútbol es la más relevante de todas ellas. Mezclar fútbol y política es algo que irrita y cansa a los blaugranas de Madrid que, a diferencia de cualquier aficionado al fútbol, viven el deporte sin la compañía habitual de sus amigos: “Es muy duro, desde los amigos hasta los memes que circulan por internet te tildan de apoyar un determinado pensamiento político por ser del equipo”, explica Miguel.

placeholder La Peña Blaugrana de Madrid se reúne en La Latina. Foto: Natalia Lázaro Prevost
La Peña Blaugrana de Madrid se reúne en La Latina. Foto: Natalia Lázaro Prevost

De bar en bar resistiendo a los ‘merengues’

La Peña Blaugrana de Madrid empezó en 1968 con un grupo de once amigos, entre ellos Esteban García Urbanos, cuando todavía no existía ninguna organización similar en la capital. Más concretamente se gestó con un encuentro frente a la estación de metro de Alonso Martínez. Fue después de la polémica “Final de las botellas”, que se jugó en el estadio Santiago Bernabéu en julio de ese año y que terminó con victoria azulgrana. En la memoria de la sociedad española quedó el lanzamiento de botellas del público madridista, descontento con las decisiones que tomó aquel día el árbitro Antonio Rigo.

En un principio, la peña se gestó con el único objetivo de ver los partidos juntos de bar en bar y desde entonces, ya ha pasado por ocho locales. Todos en la capital. Desde La mejillonera del norte en Manuel Becerra, pasando por El Círculo Catalán de Madrid en Plaza de España o la Cafetería Almirante en el Paseo de Recoletos. Sin embargo, de los ocho hay uno emblemático. Se trata del hostal que regentaba Esteban García en la Plaza del Ángel número 2, en pleno Barrio de Las Letras y donde estuvieron casi un cuarto de siglo.

placeholder Esteban G.U. fue uno de los fundadores de la Peña Blaugrana de Madrid. Foto: Natalia Lázaro Prevost
Esteban G.U. fue uno de los fundadores de la Peña Blaugrana de Madrid. Foto: Natalia Lázaro Prevost

Según cuentan, era casi un museo del Barça en Madrid y sobre todo un lugar donde estar tranquilos. “Era como nuestra casa, nos daba una estabilidad”, explica el cabeza de la asociación. A día de hoy la Peña Blaugrana de Madrid presta todo tipo de servicios a sus socios -organización de viajes para ir a ver los partidos, compra de entradas a última hora, etc.- pero no suman suficientes recursos para adquirir un espacio propio.

En la Comunidad de Madrid conviven 18 asociaciones del FC Barcelona. La evolución de la Peña Blaugrana de Madrid ha estado marcada por distintas etapas de auge y estabilidad. En la actualidad, trabajan para conseguir que los jóvenes se hagan socios de la peña porque, como lamenta su presidente, Esteban García Urbanos, “la juventud no quiere responsabilidades, atarse a nada”.

placeholder La mayoría de barcelonistas seguirían siendo del FC Barcelona en una hipotética Cataluña independiente. Foto: Natalia Lázaro Prevost
La mayoría de barcelonistas seguirían siendo del FC Barcelona en una hipotética Cataluña independiente. Foto: Natalia Lázaro Prevost

Siempre moderados, los ‘culés’ madrileños en la capital empezaron a celebrar las victorias del equipo blaugrana en la Cibeles. Quieren dejar constancia de que los merengues “nos usurparon la fuente en los 90” y lamentan que “ahora se vería como una provocación” aunque admiten que en realidad lo sería. Luego trasladaron las celebraciones en la Puerta de Alcalá y la fuente de Neptuno. Ahora, ya fuera de las calles, asumen que “el cambio de local ha sido muy duro” y tratan de hacerse a la idea del nuevo espacio que les han cedido en la Cervecería San Millán de La Latina.

Ser madrileño, ‘culé’ y vivir en Madrid es algo así como cuando un catalán comunica a sus amigos ‘indepes’ que se traslada a la capital. Una mezcla entre sorpresa y decepción. En el caso de los primeros, sin embargo, la noticia trasciende la extrañeza y se convierte en una actitud de pura resistencia. Hace unos años que el FC Barcelona ha dejado de jugar solamente al fútbol y ha entrado en el juego de la política. Este miércoles, sin ir más lejos, el club emitió un comunicado condenando la actuación del Gobierno en Cataluña tras las detenciones por parte de la Guardia Civil a altos cargos de la Generalitat. Y esto amenaza con pasarle factura.

El redactor recomienda