ultima una propuesta para remitir a fomento

El AVE divide Navarra y amenaza con llevarse por delante al Gobierno de Barkos

El Ejecutivo ratifica su apuesta por la alta velocidad en contra del criterio de sus tres socios, que se mantienen en su advertencia: rechazarán los Presupuestos si se incluye dinero para el proyecto

Foto: Uxue Barkos, tras la firma del acuerdo programático con sus socios de gobierno en julio de 2015: Laura Pérez de Podemos, Adolfo Araiz de Bildu, y José Miguel Nuin de I-E. (EFE)
Uxue Barkos, tras la firma del acuerdo programático con sus socios de gobierno en julio de 2015: Laura Pérez de Podemos, Adolfo Araiz de Bildu, y José Miguel Nuin de I-E. (EFE)

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos (Geroa Bai), tiene ante sí un grave problema interno que amenaza la estabilidad del cuatripartito tras el decidido pulso que mantienen sus tres socios de gobierno en rechazo al tren de alta velocidad. EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra se mantienen en su pretensión de no apoyar los Presupuestos de 2018 si estos contemplan una partida para el desarrollo de esta infraestructura a la que se oponen. La fractura es profunda y la decisión del Ejecutivo foral de reafirmarse en un proyecto al que otorga “carácter estratégico” abre las puertas a una posible ruptura.

El Gobierno de Barkos asegura que el acuerdo con Fomento para el desarrollo de la alta velocidad es lo "conveniente, inteligente y lo más adecuado"

La comparecencia este jueves del vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, ha escenificado más si cabe la división existente en el seno del cuatripartito. La mano derecha de Barkos ha desvelado que el Ejecutivo está “ultimando” una propuesta de convenio sobre el corredor ferroviario navarro para remitir al Ministerio de Fomento, en contra del criterio de sus socios de gobierno. Ha defendido que la firma de este acuerdo para el desarrollo de la alta velocidad es lo “conveniente, inteligente y lo más adecuado”. La postura del Ejecutivo foral cierra la puerta a la resolución de unas discrepancias que se volvieron a constatar en la reunión que los partidos que sustentan el Gobierno foral celebraron el miércoles con la presencia de la propia presidenta de Navarra, y que terminó sin avances.

La ratificación de la decidida apuesta de Geroa Bai por el AVE amenaza con llevarse por delante al Gobierno de Barkos, que necesita del respaldo del cuatripartito para sacar adelante los Presupuestos de 2018. Podemos e Izquierda-Ezkerra han insistido en que votarán en contra de la hoja de ruta económica de Navarra si el TAV aparece en sus folios. Más contundente ha sido EH Bildu, que horas después de la comparecencia de Ayerdi ha exigido al gabinete de Barkos que “no firme ningún acuerdo” con el Gobierno español sobre el TAV bajo la advertencia de que si lo hace, sería una “hipoteca política de cara a futuros acuerdos”.

Bildu amenaza a Barkos: la firma de un acuerdo con el Gobierno español para el desarrollo del AVE será una "hipoteca política de cara a futuros acuerdos"

Ninguno de los cuatro partidos da su brazo a torcer y, en este escenario, Barkos trata de ganar tiempo demorando al máximo los pasos a dar. El Ministerio de Fomento remitió al Ejecutivo foral en mayo un nuevo borrador de convenio que sustituye al anterior acuerdo, de 2010, y que se había quedado desfasado a todos los niveles, tanto en plazos como en presupuestos. El nuevo documento incrementa de 675 a 800 millones de euros el presupuesto para el eje Castejón-Pamplona, que permitirá la conexión con Zaragoza y el ramal vasco del AVE, con 2023 como fecha de llegada de la alta velocidad. El Gobierno de Barkos debería dar una respuesta a modo de propuesta antes de este domingo 10 de septiembre, tal y como le ha solicitado el departamento liderado por Íñigo de la Serna, si bien el Ejecutivo no se da por aludido y rechaza que haya un plazo para responder.

En todo caso, la sintonía con el ministerio es palpable. Ayerdi ha reconocido que la propuesta de convenio del Gobierno central “resuelve” los problemas de la red en cuanto a capacidad y estándares, “garantiza el uso mixto para pasajeros y mercancías” y recoge el “muy relevante” concepto de corredor ferroviario. Así, “cumple con las claves” del proyecto desde una solución, además, “respetuosa con los objetivos que nos habíamos marcado”.

El Gobierno foral presentará este lunes a sus socios el contenido de la propuesta que remitirá a Fomento, y que comparte los planteamientos del ministerio en lo sustancial del proyecto. El rechazo de EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ekerra no cambiará los planes del Ejecutivo de Barkos, que remitirá su planteamiento al Gobierno central para la firma de un convenio con independencia de lo que pase en la reunión, donde volverán a aflorar las tensiones. La cuestión radica en hasta dónde llegarán estas tensiones y los efectos que tendrán en el futuro del cuatripartito.

El Ejecutivo foral no deshoja la margarita en torno a si habrá partida económica para el AVE en los Presupuestos de 2018. Preguntada por esta cuestión la portavoz del Gobierno, María Solana, ha afirmado: “Hay cuestiones que hay que ver antes. Según cómo se vea la financiación prevista o lo que se tenga en mente, no tiene por qué estar en los Presupuestos”. La pretensión del Gobierno de Navarra es que la financiación se obtenga a través del convenio económico pendiente de firmar, a semejanza de lo que ocurre en el caso de la construcción de la alta velocidad vasca. Esto es, en vez de adelantar el dinero, pretende que la partida se detraiga de la cantidad a pagar al Estado.

El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi. (EFE)
El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi. (EFE)

Con su intervención, el vicepresidente de Desarrollo Económico zanjaba cualquier especulación sobre una posible marcha atrás de Geroa Bai en el apoyo incondicional a este proyecto, el cual, según remarca, “está recogido como estratégico en el acuerdo programático y responde al interés general de la sociedad”. En todo caso, para rebajar las tensiones, el Ejecutivo de Barkos no quiere ni oír hablar de licitaciones. Primero es el convenio y después ya llegará la negociación, que “tendrá sus tiempos”. Es decir, ahora “no toca” hablar de concursos para adjudicar tramos.

El Gobierno foral abre un proceso de participación ciudadana sobre el AVE para tratar de rebajar tensiones y, en su caso, sentirse más legitimado

Ante la amenaza de la fractura del cuatripartito, el Gobierno ha puesto en marcha de forma estratégica un proceso de participación ciudadana sobre el corredor ferroviario para informar a la sociedad en torno al proyecto y recoger sus aportaciones al mismo, tanto en reuniones presenciales como a través de internet. De este modo, busca matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, apaciguar los ánimos al atender al proceso de participación demandado por sus socios y, por otro, de recibir el respaldo ciudadano, se sentiría más legitimado ante EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra para seguir adelante con su apuesta por la alta velocidad.

En este escenario, la oposición presiona para que Barkos acelere en su apuesta por el AVE. La presidenta del PP de Navarra (PPN), Ana Beltrán, ha exigido al Ejecutivo foral que “apueste con claridad y sin ambigüedades” por el corredor ferroviario. En caso de no apreciar un “compromiso firme”, la líder de los populares navarros ha advertido de que “será el Gobierno español quien se ocupe del proyecto para garantizar que Navarra no se quede fuera de la alta velocidad”. Beltrán pone de manifiesto la “preocupación” que existe en el Ministerio de Fomento por la falta de respuesta del gabinete de Barkos, tal y como le comunicó el propio De la Serna en una reunión que ambos mantuvieron el miércoles. No obstante, la líder del PPN ha acogido de “forma favorable”, aunque con “prudencia”, la disposición del Gobierno de Navarra a llegar a un acuerdo frente a los “palos en las ruedas” de sus socios.

La oposición presiona a Barkos para que acelere su apuesta: "Si no hay un compromiso firme, será el Gobierno español quien se ocupe del proyecto"

Beltrán considera que “no es viable” que los Presupuestos de 2018 no contengan dinero para el proyecto del AVE si la apuesta del Ejecutivo de Barkos es firme. “Si no ponen dinero, es que no creen en el proyecto y entonces lo debería coger el Gobierno”, asegura. Por ello, le pide que sea “valiente” y “tenga altura de miras” sin tener en cuenta las repercusiones que sin duda tendrá para el Gobierno.

La baza del Gobierno central también está en la hoja de ruta de UPN. Su presidente, Javier Esparza, ha anunciado que próximamente mantendrá una reunión con Mariano Rajoy para “dar un impulso, determinante, definitivo” al AVE y al otro polémico proyecto del Canal de Navarra. El líder de la formación regionalista se muestra muy crítico con la actuación del Ejecutivo de Barkos, ya que resulta “incomprensible” que no haya planteado todavía una propuesta al Gobierno, lo que ha provocado “incertidumbre” en torno a un proyecto que “merecemos todos los navarros”. Esta postura la atribuye a que hasta ahora la presidenta “estaba cómoda sin tener tensiones internas con sus socios de gobierno”. Por su parte, el PSN ha reclamado a Barkos que “tome las riendas” de este asunto para cerrar un “buen convenio” que garantice la llegada de la alta velocidad. Por ello interpelará a la presidenta de Navarra en el Parlamento para que informe del compromiso “concreto” que tiene con el AVE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios