EL PARLAMENT NO CALIFICA LA LEY DEL REFERÉNDUM

La 'espantada' de Forcadell reafirma al Gobierno en su política sobre Cataluña

El Gobierno derrocha seguridad: "El referéndum no se celebrará". Y todavía más después de que la Mesa del Parlament no calificara finalmente la ley de ruptura exprés este miércoles

Foto: Los ministros de Educación, Íñigo Méndez de Vigo (i), y de Fomento, Íñigo de la Serna, en la rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. (EFE)
Los ministros de Educación, Íñigo Méndez de Vigo (i), y de Fomento, Íñigo de la Serna, en la rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. (EFE)

El Gobierno no vacila con la cuestión catalana: “Tenemos previstos todos los escenarios y contempladas todas las vías existentes en nuestro ordenamiento jurídico”. La hoja de ruta política fijada por Mariano Rajoy sigue intacta y bajo la misma premisa: el referéndum secesionista del 1 de octubre no se celebrará porque es ilegal. Lo reiteró el portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, en la tarde de este miércoles al término del Consejo de Ministros extraordinario convocado para tratar la crisis en el aeropuerto de El Prat, derrochando seguridad después de que la Mesa del Parlament optara finalmente por no incluir en el orden del día la tramitación de la ley de ruptura exprés.

El día 16 de agosto estaba marcado en el calendario desde el pasado julio, cuando los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y la CUP impulsaron conjuntamente la llamada ley del referéndum, a través de la que se articularía la consulta que la Generalitat pretende celebrar el primer domingo de octubre. La Mesa de la Cámara autonómica —el órgano de gobierno que preside Carmen Forcadell— debía calificar la propuesta en la mañana de este miércoles para que esa ley se lleve al pleno del Parlament, pero finalmente no lo hizo. Una ‘espantada’ en toda regla que ha servido para reforzar al Gobierno en sus acciones.

Carme Forcadell, acompañada por el vicepresidente primero de la Mesa, Lluís Guinó. (EFE)
Carme Forcadell, acompañada por el vicepresidente primero de la Mesa, Lluís Guinó. (EFE)

El portavoz del Ejecutivo zanjó la cuestión: “El Gobierno está tranquilo porque la ley y la razón están de su parte”. Méndez de Vigo mostró seguridad e insistió en que a su juicio esta secesión es la “secesión sin”, porque está “sin convocatoria, sin censo, sin funcionarios, sin urnas, sin papeletas y hoy podemos decir que también está sin calendario”, afirmó.

Lo que no desveló el ministro fueron los mecanismos concretos que el Gobierno tiene en mente para aplicar si la Generalitat continúa con su huida hacia adelante. “Tenemos previstos todos los escenarios y las vías que hay en nuestro ordenamiento jurídico para preservar la soberanía nacional y la unidad de todos los españoles”, explicó sin más detalle. Fuentes del gabinete de Rajoy sí confirmaron que están “listos todos y cada uno de los escenarios”, entre los que estaría efectivamente la aplicación del artículo 155 que el portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, descartó “de momento”. En efecto, por el momento no hay ninguno concreto contemplado, pero Méndez de Vigo reiteró en varias ocasiones que el Gobierno “actuará con firmeza y proporcionalidad”.

Sin desvelar si el Consejo de Ministros trató en algún momento la situación catalana —estaba convocado exclusivamente, al menos en teoría, para dar respuesta al conflicto en el aeropuerto de Barcelona—, el portavoz no dudó en repetir las “contradicciones” en las que ha incurrido la presidenta del Parlament al decir que la Mesa optó por no calificar la propuesta de ley del referéndum por tratarse de un “asunto muy complejo”. Méndez de Vigo mostró sus dudas acerca de que Forcadell no admita a trámite una ley “por ser compleja”, pero que esté dispuesta a aprobarla después por un “procedimiento exprés en el que los grupos no secesionistas de la oposición no podrán ni siquiera proponer enmiendas”.

Pese a la evidente estrategia que está llevando a cabo la Generalitat dilatando al máximo los plazos, jugando al despiste e intentando que el Gobierno no pueda reaccionar con celeridad, Méndez de Vigo no quiso referirse e esa cuestión y aseguró que el Ejecutivo “no sabe cómo actuarán los demás”. Sí confirmó, como ya dijo Rajoy hace días en Galicia, que el Gobierno “impugnará” en el Tribunal Constitucional cualquier decisión que consista en tramitar una secesión ilegal. No se pronunció sobre las medidas que podría tomar el alto tribunal al respecto ni sobre la posible inhabilitación de Forcadell: “Será el Constitucional el que decida”.

Después de la ‘espantada’ de Forcadell, el soberanismo sigue estudiando la manera para llevar la ley del 1 de octubre al Parlament, y la próxima fecha que contemplan sería la del pleno previsto para el 6 y 7 de septiembre. Antes debe calificar la propuesta la Mesa. Y los mecanismos previstos para este día 16 se repetirán.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios