suprime las direcciones adjuntas operativas (DAO)

Zoido reforma Interior y da todo el poder a los cargos políticos de Policía y Guardia Civil

El ministro llevará este viernes al Consejo de Ministros una profunda reforma de la estructuras de las Fuerzas de Seguridad del Estado que elimina los contrapesos a los cargos de confianza

Foto: El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. (EFE)
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. (EFE)

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha aprovechado los últimos días de julio para aprobar un real decreto que modificará por completo la estructura de la Policía Nacional y la Guardia Civil y reorganizará la distribución de funciones en su propia cartera. Interior asegura que los cambios tienen como objetivo agilizar la respuesta ante amenazas terroristas y potenciar la lucha contra la ciberdelincuencia, pero la consecuencia más inmediata del nuevo modelo será un aumento de la influencia partidista en la actividad de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La piedra angular del real decreto que aprobará este viernes el Consejo de Ministros es la eliminación de los puestos de director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que hasta ahora se situaban en la cúspide de cada instituto armado y eran ocupados por miembros de las respectivas plantillas. La decisión implica, por lo tanto, la salida automática del actual DAO de la Policía Nacional, el comisario principal Florentino Villabona, y de su homólogo en la Guardia Civil, el general Pablo Alonso, ambos nombrados por Zoido al inicio de la legislatura. Sin los DAO, los cargos de confianza situados por el ministro al frente de la dirección general de la Policía Nacional, Germán López Iglesias, y de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, podrán ejercer un mando sin contrapesos en sus unidades operativas.

Interior también ha decidido realizar cambios para simplificar la estructura de ambos cuerpos. En el caso de la Policía Nacional, las cinco comisarías generales (Seguridad Ciudadana, Información, Policía Judicial, Científica y Extranjería) y las tres subdirecciones generales (Logística, Recursos Humanos y Gabinete Técnico) que existen en la actualidad se agruparán en cuatro nuevos macrodepartamentos que reportarán al director general: Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación; la Jefatura Central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia; la Jefatura Central de Recursos Humanos y Formación; y la Jefatura Central de Logística e Innovación.

En cuanto a la Guardia Civil, Información -antiterrorismo- sale del Mando de Operaciones actual para convertirse en un grupo independiente. La nueva estructura del instituto armado queda agrupada de este modo en otras cuatro grandes unidades que dependerán igualmente del director general de la Guardia Civil: Mando de Operaciones Territoriales; el mencionado Mando de Información, que incluirá también Investigación (Policía Judicial) y Ciberdelincuencia; el Mando de Personal y Formación; y el Mando de Apoyo e Innovación.

En ambos casos, se refuerza el peso actual de las unidades que luchan contra la ciberdelincuencia. Sin embargo, se reduce la presencia de las unidades de Policía Judicial, responsables de las investigaciones sobre corrrupción, al perder sus actuales jefaturas independientes. Para evitar que ocurra lo mismo con las secciones de Información, encargadas de la lucha contra el terrorismo, Interior ha anunciado que en los próximos días nombrará "un coordinador antiterrorista en cada cuerpo" que dependerá directamenter "de la Jefatura Central (Policía) y del Mando (Guardia Civil) de Información, Investigación y Ciberdelincuencia".

El real decreto también atribuye al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, número dos del Ministerio, la obligación de "profundizar en la coordinación de la lucha antiterrorista y en la conexión entre la delincuencia común, el crimen organizado y el terrorismo". Según Interior, "la mayor coordinación permitirá el control directo del riesgo y las posibles amenazas".

La reforma ha pillado por sopresa a los mandos de ambos cuerpos, que no habían sido preguntados por el Ministerio. Tampoco estaban al tanto los sindicatos de policías ni las asociaciones profesionales del Instituto Armado. La Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) denunció este jueves que la reforma será "mala para España" porque "ralentizará la toma de decisiones, aumentará la burocracia y los tiempos de respuesta". Se espera que este viernes se pronuncien oficialmente el resto de organizaciones.

Interior defiende que los cambios eran necesarios después de cinco años sin ajustes. La nueva estructura, según el Ministerio, se enmarca en el plan de Política de Seguridad Nacional para el siglo XXI que Zoido anunció en su comparecencia en el Congreso de los Diputados del pasado 21 de diciembre y trata de adecuarse a los nuevos retos en materia de seguridad. Fuentes de Interior añaden que "entre estos retos se encuentran la amenaza del terrorismo yihadista, que llevó al Gobierno de España a situar en junio de 2015 la alerta antiterrorista en nivel 4, así como la utilización por parte de las organizaciones de delincuencia común y organizada del ciberespacio para la comisión de sus actividades delictivas".

"Las modificaciones introducidas afrontarán con mayor eficacia, y empleando como elemento fundamental de fortalecimiento de la seguridad la innovación, la criminalidad dentro de un modelo de seguridad en cuyo núcleo se encuentra la seguridad de las personas”, concluyen fuentes oficiales del Ministerio del Interior consultadas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios