LA TRADICIÓN DATA DEL SIGLO xvi

El Tordesillas de Toledo: así descabezan a los gansos en las fiestas de El Carpio de Tajo

Jinetes avanzan a la carrera con sus caballos hasta conseguir decapitar al ganso que cuelga de una cuerda tensada en el centro de esta localidad toledana

En la localidad toledana de El Carpio de Tajo, los cerdos están a salvo por San Martín. Son los gansos los que temen la llegada del día del apóstol Santiago. Este martes, como cada 25 de julio, este pueblo castellano-manchego celebra sus fiestas en honor a este patrón y, con ellas, su tradición de 'correr los gansos', conocida más popularmente como el 'descabezamiento del ganso'.

Vea todas las fotos de la fiesta del ganso en El Carpio del Tajo

El mecanismo de esta tradición no es complicado. Montados sobre caballos enjaezados y adornados con lazos y escarapelas, los carpeños (habitantes de este pueblo) que participan en este particular Tordesillas de los gansos deben conseguir a la carrera arrancar la cabeza del animal tirando con fuerza hasta lograr separarla por el cuello. El ganso, sin vida, cuelga boca abajo de una cuerda atada a sus patas y tensada entre dos postes colocados en la plaza del pueblo. Las carreras se suceden una y otra vez hasta que alguno de los jinetes consigue decapitar a la fuerza al animal.

Entonces, como vencedores, los participantes —siempre deben ser descendientes del pueblo— que logran arrancar la cabeza del ave se reúnen con sus familiares para celebrarlo, portando la cabeza como trofeo y símbolo de honra. Entonces se baja el cuerpo del ganso, y vuelta a empezar.

El ritual de la fiesta comienza a las 10 de la mañana: primero aparecen unos músicos que, a ritmo de clarinete y caja, interpretan "la música de los caballos". Detrás les siguen los participantes, que dan tres vueltas a la plaza. Pero no es hasta las siete de la tarde cuando tiene lugar el descabezamiento. Y "habrá tantos gansos como el hermano mayor decida", explica a este diario el socialista Germán Jiménez, alcalde de El Carpio de Tajo.

Jiménez es conocedor de la polémica que en los últimos años ha suscitado la tradición de este pueblo toledano y nada más preguntarle por el festejo, así como en qué consiste, comienza a reírse y suelta un "ya estamos con lo de siempre".

Los gansos son sacrificados por un veterinario antes de colgarlos, explica, y el ayuntamiento no paga este festejo, sino que lo hace la Hermandad de Santiago. Sin embargo, hace 30 años los animales se colgaban vivos y varios colectivos animalistas continúan clamando por el fin de esta fiesta cuyos defensores aseguran que se remonta al siglo XVI, con origen en el entrenamiento de un militar español en los Tercios de Flandes.

Pacma condenó el pasado año esta tradición medieval y en un comunicado denunciaba que el espectáculo no era más que otro "evidente signo de la falta de consideración que sufren los animales en el país, tanto a nivel ético como institucional, ya que no hay ninguna ley que los ampare y que pueda evitar que sigan siendo utilizados como meros objetos en rituales medievales de este tipo".

"Una monstruosa práctica"

Al preguntar al regidor sobre si considera que el espectáculo principal de las fiestas patronales puede considerarse maltrato a los animales, como denuncian las asociaciones animalistas, defiende esta tradición "arraigada" en el pueblo y es el motivo por el que "muchos que emigraron del pueblo vuelven cada año". Pero insiste en que prefiere reservarse su "opinión" y no responder a los insultos que recibe desde las redes sociales.

Tanto el pasado año como este, Carmen Córdoba ha impulsado una campaña de recogida de firmas en Change.org para pedir la abolición de lo que considera que es "una monstruosa práctica". Sin embargo, asegura que no ha recibido respuesta del alcalde de la localidad ni de la Subdelegación de Gobierno de Toledo, donde —según consta en la página de la plataforma de peticiones 'online'— fueron entregadas las firmas.

Córdoba critica que "les divierta la sangre y el sadismo". Y reitera que, aunque se los sacrifique antes de colgarlos, esta tradición "es una brutalidad arraigada en el pasado que no muestra la evolución del ser humano. Cuantas más cabezas de ganso consigas ganas y, luego, se las entregan a las hembras de las familias como trofeo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios