EL BALANCE DE DOS DÍAS DE FOCO EN BARCELONA

PSOE y PSC estrechan lazos para redoblar la presión sobre Rajoy y combatir el 1-O

Sánchez e Iceta culminan su 'cumbre' mostrando músculo, exhibiendo "unidad" y lanzando un mensaje unívoco en un clima preelectoral: contra el "inmovilismo" del PP y el rupturismo de los separatistas

Foto: Miquel Iceta y Pedro Sánchez se abrazan durante el mitin de este 15 de julio en Barcelona, en el Palacio de Congresos de Cataluña. (EFE)
Miquel Iceta y Pedro Sánchez se abrazan durante el mitin de este 15 de julio en Barcelona, en el Palacio de Congresos de Cataluña. (EFE)

Tal vez quedaron sepultados por el magma informativo emanado desde el Palau de la Generalitat, tal vez se vieron desplazados al segundo escalón por la respuesta de Mariano Rajoy al enésimo paso hacia el abismo. Pero para el PSOE y para el PSC la 'cumbre' de dos días en Barcelona encabezada por sus dos líderes, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, sí ha tenido valor. Muchísimo valor. Les sirvió para evidenciar unidad de acción y sintonía total, sin fisuras, y lanzar propuestas para resolver la enorme crisis territorial que amenaza con evolucionar hacia un "choque de trenes" entre Cataluña y el resto de España el 1 de octubre. La utilizaron para meter más presión a un Rajoy acusado de "inmovilismo" y para combatir a unos independentistas que desafían la ley y que no saben cómo salir de su propio "laberinto". Les vino bien para intentar sacar la cabeza en unas eventuales y futuras nuevas elecciones autonómicas. Para remarcar su terreno de juego. La satisfacción en las dos casas era palpable.

Los dos partidos hermanos habían preparado con mimo este fin de semana. Sánchez había lanzado el anzuelo tras su entrevista en la Moncloa con Mariano Rajoy, dejando a su portavoz parlamentaria, Margarita Robles, el anuncio de que el PSOE impulsaría "iniciativas legislativas" si el presidente no dialogaba con la Generalitat. Eso fue hace escasamente diez días. Ella no quiso dar detalles. Se reservaban para la reunión de las ejecutivas de los dos partidos hermanos de este 14 de julio. Ferraz y Nicaragua, la sede del PSC, supieron rodear la cita de hermetismo y engordar la expectación pese a que, en el fondo, la matriz de todas las propuestas se hallaba y se halla en el mismo documento, la 'Declaración de Granada' pactada por todos los socialistas en julio de 2013, gracias al espaldarazo de Alfredo Pérez Rubalcaba, al mando del PSOE en aquel momento. Pero a esa especie de masa madre de la apuesta federalista se le ha sumado un añadido importante, la concepción de la España "plurinacional", un empeño de Sánchez que fue finalmente introducido en la resolución del 39º Congreso Federal.

La 'Declaración de Barcelona' bebe del texto de Granada de 2013, aunque redondea y precisa algunos aspectos y añade la España plurinacional

El producto de la reunión de las dos direcciones en la capital catalana es la 'Declaración de Barcelona. Por el catalanismo y la España federal'. Una "hoja de ruta compartida" entre PSOE y PSC que se resume, como dijo el secretario general, en "ley y política". Rechazo del referéndum "unilateral" e "ilegal" del 1-O y a la vez apremio al diálogo, la negociación y a la búsqueda de "soluciones".

Juanma Romero. BarcelonaJuanma Romero. Barcelona


Una fecha más aproximada

El texto redondea y concreta Granada en algunos aspectos, y sobre todo sitúa en el calendario el siguiente hito: la solicitud de creación de un órgano parlamentario que abra el debate sobre la reforma constitucional. Será en el "próximo periodo de sesiones", que arranca en septiembre. Una fecha deliberadamente difusa para hacer posible el consenso que Sánchez busca: que al menos PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos acuerden alumbrar ese foro en el Congreso, lo quiera o no el PP, al que sin embargo sí invita a sumarse al diálogo una vez arranquen los trabajos. Sin los populares, no hay revisión de la Carta Magna que valga. No solo porque el PSOE entiende que el partido de Rajoy ha de ser uno de los actores principales, sino también porque dispone de mayoría absoluta en el Senado y, por tanto, puede bloquear cualquier texto no pactado que salga de la Cámara Baja.

La reunión de las dos direcciones, cuidada con mimo, precedió al mitin de Sánchez e Iceta ante 2.000 personas en un ambiente de precampaña

La declaración promete que el PSOE defenderá el reconocimiento de las "aspiraciones nacionales" de Cataluña, un nuevo marco de financiación, el desarrollo de los elementos del Estatut anulados por el Tribunal Constitucional en su sentencia de 2010, mayores inversiones para la comunidad, la potenciación de Barcelona, el blindaje de la lengua y la cultura catalanas o la negociación de la mayoría de las 46 exigencias planteadas por Carles Puigdemont a Mariano Rajoy en abril del año pasado, a excepción del referéndum. Un paquete amplio de iniciativas para las que aún no hay una planificación detallada.

"No dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy", apelaba Sánchez este sábado. Y continuaba: "Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre, como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto. Después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo entre las distintas partes implicadas. Comencemos a abonarlo ya. El 1-O es hoy, es pasado mañana y son todos los días necesarios para forjar el diálogo y el consenso para evitar la crisis entre Cataluña y el conjunto de España".

PSOE y PSC estrechan lazos para redoblar la presión sobre Rajoy y combatir el 1-O

Eran las palabras del secretario general en el Palacio de Congresos de Cataluña, en la parte alta de la Diagonal. Y ante más de 2.000 personas. En el mitin de proclamación de Iceta como candidato a la Presidencia de la Generalitat. El acto tenía un sabor electoral indudable. No únicamente por el 'pretexto', la nueva entronización de un primer secretario que ha sabido ganarse el respeto y hasta la devoción de los suyos en un contexto muy adverso. Tampoco por la insistencia en que las autonómicas anticipadas pueden estar a la vuelta de la esquina si el tren soberanista se estrella, como parece más que previsible.

Juanma Romero. BarcelonaJuanma Romero. Barcelona


La 'pasión' del PSC por Sánchez

No solo por esos dos elementos: el mitin desprendía aroma electoral por los cuatro costados por la puesta en escena, por la intervención de un Iceta exultante y por la muestra de fortaleza de ambas formaciones: dos millares de militantes y simpatizantes, según la organización, en un sábado de julio, unidos para celebrar la revitalización de los lazos de PSOE y PSC. Con un Pedro Sánchez sobre el escenario que no es que ganara entre las bases catalanas, es que vapuleó a Susana Díaz en las primarias del 21 de mayo: 81,90% frente a un humillante 11,75% de la baronesa andaluza. La entrega y la comunión del PSC con el madrileño está fuera de toda duda. Lo demostraban los aplausos y los comentarios en el auditorio.

Iceta aprovecha para identificar los nichos de votantes que quiere reconquistar: convergentes moderados, electores de Ciudadanos y 'comunes'

Iceta, de hecho, aprovechó para lanzar el que con seguridad será uno de sus mensajes en las semanas y meses venideros: la invitación a muchos de los desencantados con la crisis actual a que se cobijen en la casa de los socialistas, que representan "el catalanismo de toda la vida". El PSC quiere seducir a los convergentes moderados que vieron cómo su referente de siempre, CiU, se hundía, y su sucesor, el PDeCAT, ponía rumbo al secesionismo; busca reconquistar a los votantes que se marcharon a Ciudadanos porque consideraban que había que "plantar cara" al soberanismo pero que ahora juzgan necesarias "soluciones", y también desea captar a los progresistas que apostaron por los 'comunes' y rechazan ser "comparsas del 'procés'". El primer secretario estaba apuntando, pues, cuáles son los graneros de voto preferente, los electorados que pretende reconquistar.

PSOE y PSC estrechan lazos para redoblar la presión sobre Rajoy y combatir el 1-O

Por eso, como él mismo reconoció, era importante la presencia de Sánchez. "Necesitaba que estuvieras aquí, porque lo que me propongo necesita de implicación de todos los socialistas de España. Te necesito a mi lado para pedirte que no ceses en tu empeño de conseguir el cambio en España", agradeció un Iceta que reeditó su grito de la última Fiesta de la Rosa de Gavà, en los días prólogo de la caída del madrileño: "¡Sí, Pedro, te lo vuelvo a pedir, líbranos de ellos [del PP], cuanto antes!".

Paloma EstebanPaloma Esteban


Sánchez defendió el mismo reconocimiento de Cataluña como nación que patrocinó en las primarias, esa España "plurinacional con una única soberanía y un único Estado". Y añadió un vaticinio: "La España nación de naciones va a llegar. El centralismo es pasado y el federalismo es garantía de que vamos a forjar un futuro común para el conjunto de España. Es la España que está llegando". PSOE y PSC se agarran a esa vía, que defenderán "con uñas y dientes porque es integradora" y tiene "vocación de unir y no de separar" y porque "favorece el diálogo sereno y abandona el enfrentamiento", además de que respeta la Constitución y es "abierta" y "sin dogmatismos". Es la "única vía", abundaba Iceta. Lo hacía también Jaume Collboni, segundo teniente de alcalde de Barcelona y telonero del acto: es la propuesta razonable frente a un Govern "de ayatolás" dispuestos a "inmolarse por su fe y a inmolar a Cataluña" y un Ejecutivo central que piensa que hay que "usar la ley y la Guardia Civil".

PSOE y PSC estrechan lazos para redoblar la presión sobre Rajoy y combatir el 1-O

Un camino difícil

El viaje de dos días de Sánchez y su núcleo duro a Barcelona tuvo que competir, informativamente hablando, con la profunda crisis de Gobierno en Cataluña y la entrada de cuatro 'consellers' más comprometidos aún con la causa independentista. Una demostración de fuerza de Puigdemont y su socio, Oriol Junqueras, frente al Estado. El nuevo pico de tensión fue respondido por Rajoy y su señalamiento del ejemplo vasco ante el "delirio" catalán. Pero en las cúpulas de PSOE y PSC la lectura era unívoca: el encuentro de los dos partidos en Barcelona había sido muy provechoso.

Fuentes próximas a Sánchez e Iceta resaltan la "unidad" exhibida y cómo se ha contrastado "el lío" de los independentistas y las propuestas socialistas

Fuentes próximas a Sánchez e Iceta confesaban a este periódico que la imagen de "unidad total" de las dos formaciones había sido muy potente. "No viene tan mal que haya coincidido con la crisis del Govern, porque al final se ve dónde están las propuestas y las soluciones. Lo de este fin de semana nos ha salido muy bien", observaban en el entorno del secretario del PSOE. Coincidían en el círculo del jefe del PSC: "El contraste entre el lío de ellos y nuestra propuesta es muy bueno".

PSOE y PSC estrechan lazos para redoblar la presión sobre Rajoy y combatir el 1-O

El camino, sin embargo, no está libre de obstáculos. Lo reconocía Sánchez durante el mitin: habrá "muchas piedras", el trayecto será "muy difícil", pero ni PSOE ni PSC, prometió, desfallecerán ni se rendirán. Están convencidos de que su respuesta es la idónea. Adolece de falta de concreción en algunos aspectos, no se desvela el calendario final, es complicado de oír en medio de la polarización creciente. Y, sobre todo, no tiene apoyos suficientes por ahora. Pero los socialistas consideran que ningún partido ha puesto sobre la mesa un paquete "mejor" y que sea capaz de reconstruir esos puentes muy dinamitados entre Cataluña y el conjunto de España.

También bajo el impacto del acuerdo de PSOE y Podemos en La Mancha

El viaje de Pedro Sánchez a Cataluña también sucedió al anuncio de la oferta del presidente manchego, el socialista Emiliano García-Page, a Podemos para que entre en su Ejecutivo. Un planteamiento del que el secretario general estaba informado y en el que intervino porque, como ya contaba este periódico, el secretario general habló con Pablo Iglesias para que desbloquease los Presupuestos regionales de 2017. 

La futura coalición de Gobierno de PSOE y Podemos, la primera que se materializaría en una comunidad autónoma, ha sido bien digerida por los socialistas pero se ha tropezado con el fuerte rechazo de los anticapitalistas, integrados en la formación morada. En Ferraz reconocen que se han visto sorprendidos por la campaña a la contra de este sector, que ha rebasado las fronteras de Castilla-La Mancha y que ha sido abanderada incluso por la líder morada de Andalucía, Teresa Rodríguez. En todo caso, serán las bases podemistas las que decidirán en referéndum si esa alianza se consuma o se frustra.

Ese clima es el que sobrevolará en la reunión de las delegaciones de PSOE y Podemos, encabezada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este próximo 17 de julio en el Congreso

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios