Sánchez defenderá "con uñas y dientes" la vía federal frente al centralismo y el separatismo
  1. España
MITIN DE PROCLAMACIÓN DEL PRIMER SECRETARIO COMO CANDIDATO A LA GENERALITAT

Sánchez defenderá "con uñas y dientes" la vía federal frente al centralismo y el separatismo

El líder socialista asegura que "la España nación de naciones va a llegar" y apremia al diálogo. Iceta invita a los convergentes moderados, a los electores de C's y a los comunes a sumarse al PSC

placeholder Foto: Miquel Iceta, proclamado como candidato del PSC a la Generalitat, aplaudido por Pedro Sánchez, este 15 de julio en el Palacio de Congresos de Cataluña. (EFE)
Miquel Iceta, proclamado como candidato del PSC a la Generalitat, aplaudido por Pedro Sánchez, este 15 de julio en el Palacio de Congresos de Cataluña. (EFE)

"Algunos dicen que es la tercera vía, pero yo digo que es la primera, y los días que me vengo arriba, digo que es la única". Pues este sábado era uno de esos días en los que Miquel Iceta se venía arriba. Su entronización, una vez más, como candidato electoral. Y al lado de Pedro Sánchez. PSOE y PSC unidos como nunca, con dos líderes reforzados al frente y no contestados y de la mano en la defensa de esa "única vía" que decía el primer secretario: el federalismo frente al "centralismo" que es el pasado y que los socialistas identifican con el PP, y el "separatismo" que encarnan las fuerzas soberanistas. Ese camino de las "soluciones", del "acuerdo", de la "negociación" que el PSOE defenderá "con uñas y dientes".

El de este sábado era el primer mitin de Pedro Sánchez tras el cierre de su 39º Congreso. El primer contacto con una militancia que se entregó por entero en las primarias, y que le apoyó por un masivo 81,90% el 21 de mayo. Las bases del PSC, el partido hermano que este sábado proclamaba como candidato a la Presidencia de la Generalitat —tal es la convicción de los socialistas de que el fiasco del referéndum del 1-O desembocará en unos comicios autonómicos— a su jefe de filas.

A Miquel Iceta. El hombre que llegó casi accidentalmente a la cúspide del PSC en 2014, tras el batacazo de las europeas, y que ha visto consolidado su liderazgo, hasta el punto de que no tuvo rival en estas primarias autonómicas ni nadie siquiera osó recoger avales. El acto llenó el auditorio del Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona, con más de 2.000 personas, según la organización. Una cita rebosante de calor, de afecto total a un Sánchez más sobrio pero que indudablemente conecta, y mucho, con la militancia catalana, y un Iceta expansivo, suelto como siempre, bromista, capaz de levantar a su parroquia con entusiasmo y de recuperar aquel "¡Pedro, líbranos del PP!" de hace solo unos meses. Y el que, por cierto, se arrancó a bailar (un poco) en la clausura mientras sonaba el mítico 'All together now' de The Farm. Genio y figura.

Pedro Sánchez: La España nación de naciones va a llegar, el centralismo es pasado

El "futuro común"

Sánchez e Iceta presentaron discursos paralelos. Estrechamente ligados. No podía ser de otra manera después de que sus respectivas ejecutivas acordaran la 'Declaración de Barcelona', la hoja de ruta compartida para afrontar el secesionismo y evitar el "choque de trenes" y que reivindica, como dijo el primer secretario, el "catalanismo de toda la vida". El diálogo y la pluralidad. "Somos el acuerdo, somos el cambio", como rubrica el eslogan elegido ahora por el PSC. "Somos la izquierda de gobierno" y la que no opta por resolver el conflicto "con amenazas por tierra, mar y aire", señaló Sánchez, repescando aquella promesa de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en su aviso del poder del Ejército para reprimir el pulso soberanista. Porque frente a la posición de "Santiago y cierra España" del PP, los socialistas tienen una idea "moderna, contemporánea, del siglo XXI", que "reconozca la identidad de Cataluña como fortaleza y no como problema".

Tras el 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo. Abonémoslo ya. El 1-O es hoy, es pasado mañana y todos los días

El secretario general desarrolló la concepción de la del Estado "plurinacional" que aprobó el 39º Congreso del partido, e insistió en que no hay otro camino, que se abrirá paso. "La España nación de naciones va a llegar", porque "el centralismo es pasado y el federalismo es el futuro", la "garantía" de que se logrará forjar un "futuro común". Esa vía de reforma y de diálogo es la que, a juicio de los socialistas, puede parar la catástrofe. "Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre [la fecha del referéndum anunciado por la Generalitat], como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto. Después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo. Comencemos a abonarlo ya. El 1-O es hoy, es pasado mañana y son todos los días necesarios para forjar el diálogo y el consenso para evitar la crisis entre Cataluña y el conjunto de España".

placeholder Pedro Sánchez, durante su intervención en el Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona, este 15 de julio. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su intervención en el Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona, este 15 de julio. (EFE)


Ese apremio al diálogo ya estaba presente ayer, cuando los dos líderes presentaron la 'Declaración de Barcelona'. Y seguirá presente. Sánchez sí que se mostraba dispuesto a ceder, a abrir la discusión sobre la reforma constitucional después del 1-O si eso favorecía el consenso, pero su posición de partida es que no hay tiempo que perder. "No dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy", ilustró, tirando del refranero.

Foto: Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante la reunión de este viernes en Barcelona, en la sede del PSC. (EFE)


Una oferta "con vocación de unir"

El secretario general prometió no "cejar" en su "empeño" de que prospere esa vía federal, porque "hasta la fecha nadie ha propuesto nada mejor", y "es constitucional, abierta, dispuesta a escuchar otras aportaciones y sin dogmatismos", y por eso la defenderá "con uñas y dientes". Es una oferta "integradora, que tiene vocación de unir y no de separar, porque favorece el diálogo sereno y abandona el enfrentamiento".

Los socialistas subrayan que ellos son el punto de encuentro, el amortiguador que puede prevenir el conflicto, los que distan de las posiciones de "separatistas y separadores, que se retroalimentan", los que no creen ni en el "inmovilismo" del PP ni en el 'milagro' soberanista. Mariano Rajoy "quiere gobernar España sin Cataluña. Dice que es sentido común y no hay nada peor que dejar pudrir los problemas. Es una incongruencia no querer problemas y no hacer nada" para solventarlos. "Y así llevamos seis años".

Sánchez reprocha a los soberanistas que olviden "el imperio de la ley" y a Rajoy que permita que los problemas "se pudran" sin hacer "nada"

"La diferencia es que el PP amenaza y nosotros dialogamos y ofrecemos soluciones", presumió. Por no hablar de que para el PSOE los populares están inhabilitados porque están "manchados de corrupción", así que verles "dando lecciones de lucha contra la corrupción es como ver a un ladrón impartiendo clases de ética". Los secesionistas, por su parte, conducen su locomotora y buscan saltarse la legalidad, criticó: "No deja de ser irónico que los que reivindican la república olvidan uno de los valores republicanos, el imperio de la ley".

De modo que la receta de PSOE y PSC es bien simple, reiteró: "Ley y política". Sánchez recordó que esa bandera acompaña a los dos partidos desde hace años. "Hay mucho escrito y muy bien. No partimos de una hoja en blanco y nuestra obligación es seguir escribiendo". El secretario general, como hiciera este viernes, prometió a sus compañeros catalanes que viajará mucho a la comunidad en estos meses, que estará a su "lado". "No vamos a fallar. Nosotros no nos vamos a esconder", aunque el trayecto va a ser "muy difícil" y se encontrarán con "muchas piedras". "Pero por nosotros no va a quedar. Y por Miquel tampoco", le arropó.

Miquel Iceta pide apoyo a los moderados del PDeCAT para sacar a Cataluña del "laberinto"

A los que dicen "basta"

Sánchez fue aplaudido efusivamente. También cuando aludió, por ejemplo, a la exministra Carme Chacón, fallecida el pasado abril, para advertir que ella, como Gregorio Peces-Barba o Jordi Solé Tura, defendió España como una "nación de naciones". Pero Iceta directamente desbordó al público. Derrochó ironía y humor, como suele. Sacó su traje de los grandes mítines [puedes leerlo aquí]. Pero además aprovechó para lanzar un guiño más en clave electoral, invitando a los desencantados de un lado y de otro a regresar a las siglas del PSC. "¡Quiero ser el presidente que resuelva el problema!", exclamó potente. "Quiero ser el candidato de todos los que quieren un cambio, que quieren decir basta, que ya basta, de los que quieren salir del laberinto y abrir una nueva etapa política, de la gente que ya tiene bastante del 'procés', que no quiere perder más tiempo ni más frustraciones".

Iceta se reivindica como el 'president' que sabe construir consensos y al que pueden volver los que comparten el "catalanismo de toda la vida"

Entonces dirigió su mensaje a los que "quizá votaron hace tiempo a una CiU que ya no existe". Y "ahora que a Convergència [desde hace un año, el PDeCAT] les sobran los moderados, les invitamos a que vengan con nosotros a hacer el acuerdo y el cambio. Porque el verdadero patriotismo no es llevar al país al precipicio ni engañar a la gente, sino encontrar las mejores soluciones. Y como ahí sobran, les invitamos a que vengan a trabajar con nosotros para construir un nuevo país". "Invitados" quedan también los que se marcharon a Ciudadanos porque creían que hacía falta "plantar cara" al independentismo pero "ahora no tienen bastante con eso y quieren soluciones". E "invitados" están los electores progresistas, los 'comunes', que "no quieren hacer de comparsa del 'procés'". Todos tienen en el PSC "su casa".

Iceta no paró de repetir lo importante que era para él y para su partido la presencia del PSOE y de Sánchez, porque el PSC y el deterioro de la situación "necesita la implicación de todos los socialistas de España" y porque "muchos catalanes miran con esperanza el proyecto regenerador" que el madrileño encabeza de nuevo. "Muchos queremos una Cataluña mejor en una España diferente y tú puedes impusarla", alguien que diga que "el Estatut no fue un error", que firmó la 'Declaración de Barcelona' y quiere echar una mano a los que quieren "salir del laberinto".

El candidato rescata aquel "¡Sí, Pedro, líbranos de ellos!" que gritó a Sánchez en plena tempestad interna. Ahora ambos son dos líderes reforzados

El primer secretario y ya candidato fustigó a Rajoy por su "inmovilismo". "¡Y sí, Pedro, líbranos de ellos, cuanto antes!", chilló, recuperando aquella encedida exclamación que pronunció la víspera de las elecciones vascas y gallegas del 25-S, cuando Sánchez estaba atosigado internamente por los barones. Pero Iceta también se dirigió a los soberanistas: les reiteró que "no hay una mayoría social para la independencia", que se han comprometido a convocar un referéndum que no podrán hacer, que están en un "sostenella y no enmendalla y así van, cada día más perdidos en su laberinto". Así que la receta es la misma, "un acuerdo y un cambio", como reza su nuevo eslogan. Iceta quiere "sustituir el actual laberinto" —una imagen a la que volvió una y otra vez— por una "esperanza de futuro y de cambio".

"Genuino catalanismo"

El candidato no desgranó su programa —en buena parte, recordó, porque sigue elaborándose—, pero sí contó los ejes de esa Cataluña que imagina y quiere, un país "lector", de ciencia, abierto y participativo, digital, conectado, con empleo. "Estoy dispuesto a la tarea y al combate. Estoy preparado, tengo la fuerza y la energía. Sé sumar y construir consensos. No es momento de fronteras ni de trincheras, sino de puntos de diálogo. Os necesito", remachó, después de recordar la "historia magnífica" de un PSC "heredero" y "deudor" de muchos hombres y mujeres que construyeron el partido, de sus alcaldes, de los Gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla (sentado en la primera fila), y hasta de la "añorada Carme Chacón". Más aplausos.

Miquel Iceta, proclamado candidato del PSC a la Generalitat con el 97,6% de apoyo

La misma concepción de los socialistas como los hacedores de puentes quedó resumida a la perfección por el primer telonero, Jaume Collboni, segundo teniente de alcalde de Barcelona. El PSC representa, dijo, el "catalanismo que suma, que integra, que es plural", el "genuino catalanismo", frente a un "Gobierno de ayatolás" dispuestos a "inmolarse por su fe y a inmolar a Cataluña" y un Ejecutivo central que piensa que hay que "usar la ley y la Guardia Civil". "Nosotros no queremos inmolar a ninguno ni al país", remató Collboni.

El concejal de Barcelona Jaume Collboni carga contra el "Gobierno de ayatolás" de Puigdemont y el Ejecutivo central, que usa la "ley y la Guardia Civil"

El fin de fiesta se acercó a las dos de la tarde. Los notables de PSOE y PSC subieron a un escenario que minutos antes había proyectado la 'senyera'. Aplausos, la música de 'All together now' a todo trapo y un Iceta radiante y con ganas de marcha. La alegría de un hombre pequeño de tamaño pero grande en inteligencia que consiguió que el PSC no se escapara por el sumidero, que ahora es respetado y querido por las bases y al que muchos ven en ligero ascenso. Pero eso no se verá hasta las siguientes elecciones. Que pueden celebrarse muy pronto. O eso creen los socialistas.

Iceta, proclamado candidato con el 97,6% de apoyos del consell nacional

Miquel Iceta ya es oficialmente candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, además de primer secretario de los socialistas catalanes. Lo respaldó el 97,6% de los votos de los miembros del consell nacional, el máximo órgano del partido entre congresos. O lo que es lo mismo, En la votación, celebrada a las 10 de la mañana, de forma individual y secreta, participaron 207 consejeros: 202 apoyaron a Iceta (97,6%) y otros cinco fueron blancos (2,4%). No hubo nulos. 

Los resultados fueron anunciados durante el acto en el Palacio de Congresos de Cataluña, en la parte alta de la Diagonal, en Barcelona, por la presidenta del consell nacional y alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda. Iceta fue el único candidato que se presentó, así que no hicieron falta primarias. Miranda manifestó el "apoyo de los consejeros y de los socialistas para defender los valores del partido ante unas elecciones cada vez más cercanas".

El candidato se llevó todo tipo de elogios. De Pedro Sánchez, porque Iceta es "inteligente", con "sentido del humor", y "siempre comprometido con las causas que suman y no con las que restan". Y de Jaume Collboni, porque es "el mejor político" capaz de resolver el conflicto en Cataluña. "Tenemos un tándem imbatible", celebró el concejal barcelonés. Iba por los dos líderes. Sánchez e Iceta. 

39° Congreso Federal del PSOE Partit Demòcrata Català (PDeCAT) Muerte Carme Chacón Junts pel Sí Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pasqual Maragall Albert Rivera En Comú Podem Mariano Rajoy CiU José Montilla Miquel Iceta Guardia Civil PSC Carme Chacón María Dolores de Cospedal Jaume Collboni Partido Popular (PP) Independencia de Cataluña Cataluña Referéndum Cataluña 1-O Barcelona Pedro Sánchez Barones del PSOE Primarias PSOE PSOE Congresos PSOE Ciudadanos
El redactor recomienda