sanidad no lo niega

Colapso hospitalario en Melilla: ingresan a pacientes en habitaciones para presos

Denuncian que en el centro hospitalario de la ciudad autónoma la saturación de pacientes está obligando a utilizar habitaciones para reclusos

Foto: Hospital Comarcal de Melilla
Hospital Comarcal de Melilla

Imagine que va usted un día al hospital a operarse. Se trata de una cirugía menor que requiere anestesia. Todo va correctamente, pero cuando se despierta se encuentra con algo inesperado: una habitación austera, deprimente y medidas de seguridad a su alrededor como barrotes en la ventana para que no pueda escapar. "¿Dónde me han metido?", pregunta usted y cuando su doctor pasa a comprobar que todo marcha correctamente, le responderá que lamentándolo mucho no ha quedado otra que adjudicarle una de las habitaciones para presos del centro por la falta de habitaciones libres.

Es lo que está ocurriendo en el Hospital Comarcal de Melilla, explica a este diario Jesús Francisco Delgado Aboy, medico en este centro y presidente del Colegio de Médicos de la ciudad. El portavoz colegial afirma que la situación no ocurre de manera aislada, sino que "hoy mismo he tenido que llevar a una habitación para presos al paciente al que he operado".

Aboy asegura que desde el ámbito penitenciario se puso "el grito en el cielo" cuando estuvieron al tanto de esta situación en el hospital de Melilla. Y añade que no sabrían cómo actuar en el caso de que un día tuvieran que ingresa a un recluso de la cárcel de la ciudad autónoma: "¿cómo procedemos?, ¿a qué paciente echamos si llega un preso que necesita ser ingresado?".

La otra situación a la que se han enfrentado, si hasta las habitaciones para reclusos están ocupadas, es que un paciente no pueda ser operado debido a la falta de habitaciones. "Si necesita una cirugía y quedarse ingresado pero no tienes cama, ese paciente tiene que ir a casa y volver otro día", explica Aboy, quien recuerda que hace poco le ocurrió esto mismo con tres niños que necesitaban ser operados.

La gran afluencia de pacientes del otro lado de la frontera es una de las principales causas de esta saturación en el hospital, "no nos negamos a atender a quienes lo necesitan", dice Aboy, pero este médico denuncia que las ambulancias cruzando libremente desde Marruecos provocan que el hospital "se encuentre al 200%". "Necesitamos los recursos y el personal suficiente para poder trabajar en estas condiciones", lamenta.

"Tenemos a más de 40 pacientes de Marruecos ingresados", lo que ha provocado que la planta de Tocoginecología y media de Traumatología estén llenas. Y no sólo de pacientes que necesitan ser atendidos en estas especialidades, sino que asegura que muchas son parturientas. De hecho, la tasa de natalidad en Melilla dobla a la de España, e incluso la de la Unión Europea, pero no por la fecundidad de las melillenses, sino porque en la ciudad nacen más niños de extranjeras, sobre todo marroquíes, que de españolas.

Sonia, venida de la zona de Nador, la ciudad marroquí vecina de Melilla, para dar a luz a su niño, cuida de su bebé en una habitación del Hospital Comarcal de Melilla. (EFE)
Sonia, venida de la zona de Nador, la ciudad marroquí vecina de Melilla, para dar a luz a su niño, cuida de su bebé en una habitación del Hospital Comarcal de Melilla. (EFE)

"Tenemos la esperanza de que la Administración reaccione", explica Aboy, quien se queja de que la plantilla no está cubierta por culpa de estar en el "extrarradio", de que los profesionales médicos no quieren ir a la ciudad autónoma a trabajar y de que los que hay "no están fidelizados".

Sanidad está al corriente

Desde el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), la entidad dependiente del Ministerio de Sanidad encargada de gestionar la prestación sanitaria en Ceuta y Melilla, confirman la situación. Su director, José Julián Díaz Melguizo, confirma a este diario sin dudar que en el hospital de la ciudad autónoma hay una gran afluencia de pacientes, aunque niega que, aunque se encuentren desbordados de trabajo, en el centro "haya colapso".

Díaz Meguizo admite estar al corriente de que en el hospital de Melilla han tenido que utilizar estas habitaciones para reclusos, pero prefiere tildar la situación de "presión asistencial" que, debido a una "situación comprometida", provoca un alto grado de "actividad quirúrgica" cuando hay operaciones que no estaban programadas.

"No es la situación ideal, pero si se tienen que usar se usa", añade. El director del INGESA asegura que "se han elevado las quejas", pero todo sigue igual en el centro melillense.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios