protege a su hija patricia

El nº 2 de Lezo intenta sin éxito no salpicar a González en su declaración

Edmundo Rodríguez Sobrino declara cuatro horas de forma voluntaria ante el instructor de la causa y se esfuerza en salvar la cara de su hija, también imputada

Foto: Edmundo Rodríguez Sobrino. (EFE)
Edmundo Rodríguez Sobrino. (EFE)

El número dos de la trama Lezo, Edmundo Rodríguez Sobrino, ha tratado de no tirar de la manta durante su declaración voluntaria ante la Audiencia Nacional. Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, ha intentado no señalar al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y ha destinado todos sus esfuerzos a tratar de demostrar la inocencia de su hija Patricia, también imputada en la causa, y a la que empleó para tapar parte de las comisiones irregulares presuntamente cobradas.

Los indicios con los que cuentan los investigadores señalan que Patricia Rodríguez controla parte del patrimonio oculto de su padre.Figura en distintas cuentas bancarias y propiedades fuera de España. El considerado el hombre fuerte en Latinoamérica del expresidente madrileño Ignacio González, ingresó en prisión el 21 de abril acusado de la comisión de delitos de prevaricación, malversación de caudal público, corrupción en los negocios, negociaciones prohibidas a funcionarios, organización criminal y blanqueo de capitales. Su abogado, José Antonio Choclán, no ha reclamado por el momentro su excarcelación.

Al mando de la filial sudamericana del Canal de Isabel II, Inassa -ocupó el cargo de presidente durante 10 años, entre 2006 y 2016- lideró según los indicios con los que cuenta la Fiscalía Anticorrupción una trama de sobornos a funcionarios. No sólo era conocedor, sino también "partícipe" de prácticas corruptas en el extranjero y el reparto de mordidas a cargos públicos y funcionarios de países como Panamá, Colombia, República Dominicana y Haití para "manipular" los procesos de obtención de contratos.

El instructor del caso Lezo apuntó en el auto en el que decretó su prisión que los fondos obtenidos por los contratos en los mencionados países habrían multiplicado el patrimonio oculto de Rodríguez Sobrino que habría mantenido tapado a buen resguardo y desvinculado de su presunto "origen ilícito" tanto en Inglaterra como en Colombia y República Dominicana, poniendo parte del mismo a nombre de su hija.

Según se desprende de las intervenciones telefónicas del caso, el expresidente de Inassa supo por terceras personas que su teléfono estaba pinchado y, ante las sospechas de que podían estar investigándole inició "operaciones de transformación de su patrimonio conocido", de ahí que se deduzca que "habría intentado alejar su patrimonio con la doble intención de dificultar el descubrimiento de su origen y eludir las posibles responsabilidades civiles que pudieran serle atribuidas".

Durante los registros llevados a cabo en Colombia, donde dispone de un apartamento de lujo en Barranquilla también a nombre de su hija, los agentes localizaron 262.000 euros en billetes en una caja fuerte alojada en una de las habitaciones.

La Fiscalia le vincula directamente con irregularidades relacionadas con el desembolso que realizó la filial sudamericana del Canal de Isabel II en el año 2013 para adquirir el 75% de la sociedad brasileña Emissao Engenharia e Construçoes, SA Ltda. Como adelantó El Confidencial, el Gobierno regional presidido entonces por Ignacio González pagó 68 millones de reales brasileños (21,4 millones de euros) por esta compañía, que un año después tenía un valor contable de solo cinco millones de euros, es decir, cuatro veces menos.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios