también dijo que no figuraba en el testamento

Pujol Jr., ante el notario: "El legado del abuelo no se declarará a la Hacienda española"

El Confidencial accede al acta notarial en la que el primogénito de los Pujol respalda la versión de su padre sobre el origen de la fortuna familiar

Foto: Jordi Pujol Soley. (EFE)
Jordi Pujol Soley. (EFE)

El primogénito de los Pujol declaró ante notario hace un año que su familia acordó no declarar ante la Hacienda Pública "española" el legado de su abuelo Florenci que, según la versión de los miembros del clan, constituye el origen de la fortuna depositada en cuentas de Andorra y que permaneció oculta al fisco durante años. Según un acta de manifestaciones de Pujol Ferrusola a la que ha tenido acceso El Confidencial, el compromiso era "no declararlo ante la Administración tributaria española por ninguno de sus beneficiarios".

El acta notarial, redactada en catalán, especifica también que la herencia, que iba dirigida a la mujer del expresidente catalán Jordi Pujol y sus hijos, "no se mencionaba de forma expresa en el testamento que Florenci Pujol i Brugat redactó el 17 de marzo de 1967 y que era válido en el momento de su muerte, en septiembre de 1980. "En él no se hace referencia a este bien o derecho específico o concreto", dice.

Estas manifestaciones coinciden con la versión ofrecida por Pujol Soley, que en julio de 2014 defendió, tras conocerse que varios miembros de su familia tenían más de cuatro millones de euros en cuentas andorranas, que el dinero procedía de su padre, el banquero Florenci Pujol. Entonces aclaró que el legado fue una sorpresa, ya que no figuraba en el documento de últimas voluntades.

En una carta publicada por aquel entonces, el 'expresident' aseguró que su padre tenía ubicado este dinero en el extranjero y que era una cantidad diferente a la comprometida en el testamento. Los fondos no estaban regularizados en el momento de su fallecimiento, confesó, y añadió que Florenci Pujol dispuso que se repartieran entre su esposa y sus siete hijos por la incertumbre que provocaba a su progenitor su entrada en política.

Pujol Ferrusola también desvela según el acta que fue en el año 1990 cuando se hizo responsable de la gestión del legado, por traspaso del primo de su padre, Joaquim Pujol i Figa, ahora fallecido. Este le puso en contacto con el señor Julià Reig, accionista principal y gestor de Banca Reig en Andorra, la entidad en la que se depositaron los fondos.

Jordi Pujol Ferrusola (c), acompañado de sus abogados. (EFE)
Jordi Pujol Ferrusola (c), acompañado de sus abogados. (EFE)

El legado fue gestionado en un inicio —continúa la declaración notarial— por una persona de la máxima confianza del abuelo, Delfi Mateu i Sayos. Tras repartir la herencia, el hermano pequeño, Oleguer Pujol, decidió en 1992 abrir otra cuenta en la Banca Reig en la que se ingresarían por transferencias y traspasos "todas y cada una de las liquidaciones de su parte proporcional del legado".

La versión de los Pujol que ahora reitera este documento no es creíble para el juez encargado de la causa, José de la Mata, ni para los fiscales anticorrupción. En distintos escritos, el magistrado ha puesto en duda "la realidad del legado mismo" salvo por estas manifestaciones de los Pujol que, en su opinión, "son un mero relato, sin contenido determinante alguno". "No consta ni ha sido acreditada la cantidad del legado, el lugar en el que se encontraban esos fondos, su destino, acompañado de documentación que corrobore tales afirmaciones", dijo en uno de sus autos del pasado año.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios