continúa la polémica en el acto institucional

"Fuera, fuera": Carmena, abucheada en los homenajes a Miguel Ángel Blanco

El PP —al igual que Marimar Blanco— le pide "por favor" que cuelgue la pancarta en recuerdo al edil asesinado por ETA hace ya 20 años en la fachada del ayuntamiento

Alta tensión en los actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco organizados por el Ayuntamiento de Madrid en Cibeles. En el vigésimo aniversario del secuestro y asesinato del concejal del PP por Ermua, el consistorio madrileño decidió realizar unos actos para recordarle tanto a él como al resto de víctimas de ETA, que acabó con una importante bronca tanto hacia la alcaldesa, Manuela Carmena, como entre los propios asistentes a cuenta de la negativa a colocar una pancarta con el rostro del homenajeado. Las llamadas a la calma, que también lanzó el portavoz de los populares, no surtieron ningún efecto. Una crispación que no se ha vivido en ninguno de los actos organizados, tampoco en los celebrados en Ermua, donde también participaron todas las fuerzas políticas.

En el anterior acto realizado horas antes en la plaza de la Villa, Carmena ya recibió fuertes abucheos, una situación que se ha repetido en Cibeles: buena parte de los asistentes recibieron a la alcaldesa de Madrid al grito de "Fuera, fuera". Esta situación desembocó en el enfado de los asistentes y los reproches entre ellos: unos recriminaron a otros lo que sucedía en Venezuela; otros, los fallecidos que ETA ha dejado en España. Fuentes del grupo socialista reconocen el "malestar" generado por estas actitudes y critican que haya sido "una encerrona", en referencia en que habían consensuado todos los grupos el acto de homenaje tal y como se realizó, para que no fuese utilizado de forma partidista. "Hoy tocaba un acto de todos", remachan estas mismas fuentes.

"Comunista, vieja" fueron otros de los muchos improperios que recibió por parte del público, mientras que la propia Carmena tuvo que pedir "respeto" públicamente ante los continuos insultos que recibió durante el acto. Los abucheos fueron 'in crescendo', provocando tensión en un acto cuyo objetivo no era otro más que ser un homenaje, e incluso algunos manifestantes se marcharon del acto cuando la alcaldesa exigió "tolerancia" y "capacidad para entendernos unos a otros". Por su parte, Begoña Villacís tampoco se libró de los gritos al comienzo de su propio discurso, mientras que fuentes socialistas reconocen su malestar por la "encerrona", después de que no haya sido "un acto de todos", como en principio se había acordado.

Manuela Carmena subrayó en el acto institucional, constantemente interrumpida por parte de algunos de los presentes entre el público, que “desde este ayuntamiento, que tiene la conformación política que conocéis, hemos protestado y expresado nuestro rechazo contra todos los actos terroristas que ha habido en París, en Turquía, en Alemania, en Orlando... Por esto, estamos decididos a decir claramente que nunca más tiene que producirse un suceso de estas características, y por eso sabemos que la única receta posible para luchar contra el terrorismo es la democracia, la capacidad de tolerancia, de entendernos unos a otros, y el reconocimiento por la vida individual”.

Más gritos en la plaza de la Villa

Los gritos y fuertes abucheos a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ya se produjeron previamente durante el homenaje que el PP de Madrid ha hecho al concejal popular Miguel Ángel Blanco en la plaza de la Villa de la capital. El portavoz del PP de Madrid en el ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, ha tenido que pedir silencio hasta en tres ocasiones para respetar la memoria de Blanco. Además, ha solicitado a la alcaldesa que cuelgue una pancarta en recuerdo al edil asesinado por ETA hace ya 20 años en la fachada del ayuntamiento, que a las 12:00 desplegará otra consensuada por todos los grupos a "todas las víctimas" durante el acto institucional en la plaza de Cibeles. Misma petición le ha hecho el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que fue quien solicitó por carta al consistorio la colocación de dicho cartel.

Sara de DiegoSara de Diego

Los abucheos volvieron a reproducirse, aunque ya con menos intensidad, cuando la hermana del edil, Marimar Blanco, ha agradecido la presencia de las autoridades en el homenaje, incluida Manuela Carmena, que al ser nombrada fue censurada nuevamente con algunos pitidos. La hermana de Miguel Ángel Blanco ha cerrado su intervención dirigiéndose a la alcaldesa para pedirle, al igual que ya lo hicieran antes el portavoz popular y el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, que "coloque la imagen de mi hermano, que representa a todas las víctimas del terrorismo". Una gran bandera de España y una pancarta con el rostro de Miguel Ángel Blanco han estado custodiando el acto de homenaje que arrancó con el himno de España.

En las primeras filas, representantes de todos los partidos con representación en el Ayuntamiento de Madrid, como la portavoz socialista, Purificación Causapié, y la de Ciudadanos, Begoña Villacís, además de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, y el diputado Pablo Casado. Junto a Carmena, además, la portavoz municipal, Rita Maestre, y varios concejales del equipo de Gobierno, como Nacho Murgui o José Manuel Calvo.

El portavoz del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, ha afeado a la alcaldesa, en referencia a sus argumentos de los últimos días, que colocar una pancarta para visibilizar la memoria del edil que fue asesinado a manos de ETA hace ahora 20 años "no menosprecia" a ninguna víctima. "Es correcto y legítimo colocarla hoy y toda la semana", dijo, "porque necesitamos reforzar la memoria y este símbolo para explicárselo a los jóvenes". Ibarra volvía a insistir así en la "unidad política" que representó el denominado 'espíritu de Ermua', aunque finalmente se ha mantenido el acto propio del PP, con presencia de todas las formaciones, tras convocarse otro institucional en la plaza de Cibeles. "Pretender olvidar es justificar, y eso no lo puede permitir Madrid con su silencio", acababa también la diputada y presidenta de la AVT, Marimar Blanco.

Marimar Blanco: "Pretender olvidar es justificar, y eso no lo puede permitir Madrid con su silencio"

La pancarta desplegada este mediodía a las puertas del palacio de Cibeles portaba el lema 'En el 20º aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, Madrid con todas las víctimas del terrorismo', tratando de zanjar así una polémica que se ha extendido por otros grandes municipios y que se ha mantenido viva en el acto del PP frente a las dependencias municipales de plaza de la Villa. Algunos de los presentes han plasmado sus manos pintadas de blanco en una gran bandera de España, manteniendo el símbolo que se popularizó en las manifestaciones de repulsa tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

S.D.S.D.

El diputado popular en las Cortes Generales por Ávila Pablo Casado, uno de los nombres que aparecen en las quinielas como posible candidato a la alcaldía en 2019, ha vuelto a insistir ante los medios de comunicación tras acabarse el acto, que quieren "que se homenajee a Miguel Ángel Blanco en la casa de todos los madrileños". En esta línea, se ha remitido a la petición realizada por Marimar Blanco a la alcaldesa, con la esperanza, añadió, de que sea escuchada. Casado ha arremetido también contra Podemos y Pablo Iglesias, al considerar que su líder había justificado en el pasado la violencia de ETA como un acto político. También criticó los abucheos de los presentes a la alcaldesa, pero recordó que representantes del PP también habían sido víctimas de escraches de la PAH, promovidos en su día por la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, según recalcó.

A las 11 también ha habido otro homenaje, el tercero de la mañana en la capital. En este caso organizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco, al que han asistido Marimar Blanco, Juan Ignacio Zoido y Alfonso Alonso, entre otros. Allí, el ministro de Interior ha vuelto a pedir unidad contra el terrorismo, sin "equidistancia ni eufemismos", para lograr la derrota total de ETA sin "revanchismo ni cesiones". Ha reivindicado el legado de Ermua porque "todas las víctimas provocan el mismo dolor".

Pablo Casado censuró los abucheos a la alcaldesa, pero recordó que representantes del PP también habían sido víctimas de escraches de la PAH

El líder del PP en el País Vasco también ha recordado que Blanco "consiguió simbolizar la inocencia" de todas las víctimas y ha dejado claro que "todas son diferentes y tienen un significado profundo". Muy emocionada, Marimar Blanco ha insistido en que ETA está derrotada policialmente, pero aún queda la derrota política. "Su proyecto sigue activo", ha afirmado, a la vez que ha lamentado las disensiones a la hora de homenajear a su hermano.

Esta mañana, la alcaldesa ha defendido su decisión de no colocar dicha pancarta señalando que hay víctimas de ETA "muy de acuerdo" con esta postura. "No es razonable que los edificios públicos tengan pancartas con todos los sucesos que ocurren", ha dicho, agregando que tampoco lo es que estas sean colocadas de forma "permanente". "Ni un solo edificio público pone los nombres de las víctimas", ha insistido Carmena, que ha considerado que es inviable que cada vez que ocurra algo se coloque en la fachada una pancarta. "Fíjate si cuando había tantas víctimas esto se hubiera hecho", ha destacado. En esta línea, ha puesto de relieve que las asociaciones "siempre nos han pedido que no singularicemos".

Alegando que "a nadie le gustaría ver el ayuntamiento lleno de pancartas", ha considerado que lo "verdaderamente importante" es que este miércoles "todos los grupos vamos a estar unidos" en el homenaje a Miguel Ángel Blanco. "Vamos a recordar esa monstruosidad en dos actos de una manera ejemplar y con una voz unánime. Lo importante no es la pancarta, es el acto", ha matizado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
113 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios