aemet, metro, aena y ayuntamiento lo ven normal

Inundaciones sin responsables: si vuelve a llover, Madrid se colapsará de nuevo

Los organismos oficiales culpan de las inundaciones de la semana pasada en infraestructuras climáticas a las inusuales precipitaciones que se registraron, hasta ocho veces lo habitual

Foto: Dos personas intentan pasar por una zona inundada en la avenida de Pío XII, en Madrid, a causa de las fuertes lluvias y el granizo. (EFE)
Dos personas intentan pasar por una zona inundada en la avenida de Pío XII, en Madrid, a causa de las fuertes lluvias y el granizo. (EFE)

Madrid se ha ahogado en una sucesión de tormentas estos últimos días y los responsables de las principales infraestructuras afectadas consideran que las consecuencias se corresponden con un escenario normal. Así lo confirman a El Confidencial Metro de Madrid y Aena, la operadora aeroportuaria. Las lluvias habían sido anunciadas. Sin embargo, las imágenes registradas por algunos tuiteros reflejaron una ciudad desbordada por el agua. En el aeropuerto de Madrid, decenas de vuelos fueron desviados, las calles llegaron al colapso por el tráfico y en algunas estaciones de metro y Cercanías el interior fue más propio de un parque acuático que de una tromba de agua en una ciudad española.

¿Seguirá llegando al colapso Madrid cada vez que llueva ligeramente más de lo habitual? Según las valoraciones recopiladas por El Confidencial por parte de los portavoces de distintas instalaciones afectadas, la respuesta a la pregunta es un sí sin remordimientos. Desde el Ayuntamiento de Madrid, sin embargo, admiten que la zona de viviendas el barrio del Aeropuerto, una de las más perjudicadas de la capital, "podría haberse planificado mejor" y recuerdan que "es un problema histórico para cuya solución se está trabajando actualmente en dos proyectos, uno provisional y otro definitivo", que depende de la cesión de una carretera por parte de Fomento y "puede llevar un tiempo".

“Nosotros no elaboramos informes con las causas de los desperfectos”, explica una portavoz de Aena a este diario. Desde la operadora aeroportuaria informan de que la decisión de aterrizar es en su totalidad de los pilotos y los gestores del tráfico aéreo. En este sentido, confirman que 26 vuelos fueron desviados en la tarde del viernes a aeropuertos como el de Barcelona, Valencia y Alicante, principalmente. No solo se vieron afectados los vuelos. Las precipitaciones traspasaron los techos del vestíbulo principal de la T4 de Barajas y más de un acceso a los aviones se inundó. Sin embargo, sobre estas incidencias, desde Aena no han querido hacer ningún comentario.

Las imágenes de estos últimos días son más propias de una ciudad sumida en una tormenta tropical que en un temporal de verano. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) llegó a elevar a naranja —nivel de riesgo importante solo por debajo del riesgo extremo, que se señala en rojo— la alerta por lluvias y tormentas en España. Este organismo dio el aviso 24 horas antes de que empezase el temporal. La portavoz de la delegación de Castilla-La Mancha, Paloma Castro, explica que las tormentas de este fin de semana son resultado de la ola de calor que tuvo lugar a principios de junio. “No estamos hablando de una tormenta de verano, sino de precipitaciones torrenciales en familias de tormentas que se producen de forma sucesiva generando una situación de emergencia”, informa a El Confidencial. Desde la Aemet advierten de que es muy probable que este escenario se vuelva a repetir a lo largo del mes de julio y los meses consecutivos.

Según datos de la Aemet, las precipitaciones registradas multiplicaron ocho veces el valor habitual. Es decir, mientras las precipitaciones normales entre 1981 y 2010 en el mes de julio en la zona del aeropuerto de Madrid fueron de 9 mm, solamente en dos días, la zona de Barajas registró 71,7 mm. El dato más exagerado sucedió en Cuenca, que llegó a los 98,4 mm de precipitaciones frente los 10 mm habituales en julio. Son estos datos los que para Paloma Castro justifican las incidencias. El otro gran motivo es que "las construcciones están hechas en base a los valores habituales, y cuando las lluvias superan 10 veces los valores normales, se desborda la situación".

Incidencias en toda la capital

En el metro, un colector de agua estalló cerca de la estación de Marqués de Vadillo, provocando una inundación en la parada que no cesó hasta entrada la noche del jueves. Pero no fue la única. Otros dos tramos más resultaron afectados y el servicio de metro se tuvo que suspender. Más de media hora estuvo paralizado el mismo jueves por la tarde el tramo de la línea 6 entre Argüelles y Alto de Extremadura, y casi el mismo tiempo la línea 7 entre Pueblo Nuevo y Cartagena. Tan adecuada fue la respuesta que el tramo de la línea 4 entre Arturo Soria y Alfonso XIII estuvo interrumpido durante toda la mañana del sábado y hasta la tarde no se restableció el servicio.

Incluso el acceso al túnel de la M-30 en sentido A-3 se sumergió bajo el agua. Desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad del ayuntamiento explican que la M-30 está haciendo por primera vez "una inspección en profundidad de todos los túneles y preparando la elaboración de proyectos de puesta a cero para evitar que se den filtraciones de agua" así como "una mejora del drenaje del túnel". También quedaron empapados los hospitales de La Paz, el Clínico, el Ramón y Cajal y el 12 de Octubre. Durante la tormenta, estuvieron en coordinación los servicios de emergencia, seguridad, el Servicio de Limpieza Urgente (Selur), la Dirección General de Aguas, Madrid Calle 30, el Samur y la DGT. Pero eso no impidió que la capital se convirtiera en un gigantesco charco. Si vuelve a llover igual, se inundará de nuevo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios