Carmena plantea incentivos a la ciudadanía para reducir el uso del vehículo privado
  1. España
lucha contra la contaminación

Carmena plantea incentivos a la ciudadanía para reducir el uso del vehículo privado

La regidora ha lanzado la propuesta esta mañana tras recibir un informe con una hoja de ruta encaminada a rebajar la contaminación de la capital y mejorar la calidad del aire

Foto: Vista de la zona peatonal de la Gran Vía madrileña por los cortes de tráfico privado del dispositivo de movilidad en las pasadas Navidades. (EFE)
Vista de la zona peatonal de la Gran Vía madrileña por los cortes de tráfico privado del dispositivo de movilidad en las pasadas Navidades. (EFE)

La lucha contra la contaminación y la pacificación de la ciudad mediante un modelo alternativo de movilidad no solo se alcanzará a través de medidas restrictivas, sino que para ello será necesario una concienciación ciudadana para reducir el uso del vehículo privado y cambiar los hábitos de desplazamiento priorizando el transporte público o la bicicleta. Así lo piensa la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien se ha mostrado partidaria de "idear incentivos que premien a los ciudadanos que hagan un uso más racional del vehículo privado".

La regidora del Ayuntamiento de Madrid ha lanzado la propuesta esta mañana tras recibir un estudio de la compañía Siemens con una hoja de ruta encaminada a rebajar la contaminación de la capital y mejorar la calidad del aire. El informe, en el que se evalúan datos generales de la ciudad, como la población y las dimensiones geográficas, y otros más específicos relacionados con los hábitos de transporte, los edificios y el sistema energético, concluye que con la mejora del "rendimiento de automóviles hasta 2030" se puede obtener una reducción del 10% de las emisiones.

Para conseguir el 20%-30% restante que marcan los objetivos, sería necesario implantar medidas como un sistema de peajes (similar por ejemplo al vigente en Londres) para la entrada en la almendra central, que permitiría obtener rápido resultados (reducción 20% emisiones), así como fomentar el vehículo eléctrico e introducir tecnologías más limpias en la flota de autobuses y taxis. Estas son las propuestas de la compañía, aunque la alcaldesa se ha mostrado más partidaria de incentivar el uso racional del coche privado que de restringirlo directamente.

El transporte genera en Madrid el 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero

El el plan de calidad del aire promovido por la edil de Medio Ambiente, Inés Sabanés, también presente en el encuentro con los directivos de la compañía, ya se contempla restringir la circulación por la ciudad a los vehículos más antiguos a partir de 2025, en la línea con otras grandes capitales europeas. En concreto, se prohibirá aparcar en la zona SER -interior de la M-30- a los vehículos sin distintivo ambiental desde 2020 y la limitación de su uso en todo el término municipal en 2025. gasolina matriculados antes del año 2000 y del 2006 en el caso del diésel. Conforme a los datos del parque circulante de Madrid, en 2013 los coches sin distintivo correspondían al 28,3%, por lo que es previsible que para el periodo 2020-2025 la proporción alcance valores en torno al 20 por ciento.

Entre el paquete de medidas incluidas en el plan destaca la limitación de la velocidad máxima en toda la M-30 a 70 km/h y accesos, la restricción de la circulación en el distrito centro a los no residentes o la creación de zonas limitadas a 30 km/h, actualmente en periodo de prueba "reversible" en la calle Galileo del barrio de Chamberí. El objetivo pasa, en líneas generales, por reducir "el espacio dedicado al automóvil" y potenciar los carriles bici y el transporte público, así como mejorar el espacio dedicado al peatón.

El proyecto de la 'nueva Gran Vía' es un buen ejemplo de la transformación del modelo urbano con el que pretende cerrar la presente legislatura el ejecutivo municipal liderado por Ahora Madrid. La porpuesta planteada incluye la ampliación de las aceras, la potenciación de la vegetación y la reordenación de carriles para crear un sistema de movilidad donde se integre la bicicleta. La céntrica arteria contará con dos tramos diferenciados: Cibeles-Callao y Callao-plaza de España, cuyas obras está previsto iniciar en enero de 2018.

En el tramo Cibeles-Callao se habilitarán dos carriles bus-taxi, de subida y de bajada, así como otros dos carriles para coches y bicicletas con una velocidad máxima de 30 km/h, igualmente de subida y bajada. En el tramo comprendido entre la plaza de Callao y la plaza de España se habilitará un carril solo para bicicletas, dos para bus-taxi, de subida y de bajada, y otros dos para coches. Asimismo, un autobús lanzadera recorrerá la Gran Vía de principio a fin para evitar que se convierta en un ir y venir de autobuses de las distintas líneas que cruzan esta calle.

Ayuntamiento de Madrid Manuela Carmena Contaminación Transporte Medio ambiente Calidad del aire Efecto invernadero Mundo sostenible
El redactor recomienda