EL DESPACHO EN LA ZARZUELA SERÁ EL MARTES, 4 DE JULIO

El Rey recibe a Sánchez por su reelección como jefe del PSOE antes que Rajoy

Los socialistas vetan a Montoro en la reunión en la que Hacienda ha programado para informar sobre la senda de consolidación fiscal. La dirección de Sánchez se inclina por votar no

Foto: El Rey saluda a Pedro Sánchez durante la conmemoración de los 40 años de democracia, este 28 de junio en el Congreso. (EFE)
El Rey saluda a Pedro Sánchez durante la conmemoración de los 40 años de democracia, este 28 de junio en el Congreso. (EFE)

El Rey recibirá en audiencia a Pedro Sánchez el próximo martes, 4 de julio. Hasta ahí, lo normal. El jefe del Estado suele despachar en la Zarzuela con los líderes políticos una vez que han sido elegidos por sus partidos. Y es el caso de Sánchez, puesto que venció en las primarias del 21 de mayo y luego salió encumbrado en el 39º Congreso Federal. También sucedió en 2014, cuando conquistó Ferraz tras el cónclave extraordinario. Lo anómalo es que el presidente del Gobierno aún no ha dado cita al secretario general del PSOE. Su único contacto, en esta nueva etapa, se ha limitado a una llamada telefónica, y para hablar unos minutos sobre Cataluña, hace justo un mes.

El Rey recibe a Sánchez por su reelección como jefe del PSOE antes que Rajoy

El secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, anunció la cita del Rey con Sánchez en rueda de prensa en el Congreso, tras la reunión de su jefe con el coordinador de IU. El número tres también confirmó que Ferraz aún no tiene noticia de Rajoy, y eso que la dirección sí había planteado, la semana pasada, la necesidad de una entrevista entre el presidente del Gobierno y el jefe del principal partido de la oposición para hablar de distintas materias. La conversación del 29 de mayo, a instancias del jefe de Ferraz, no dio para mucho. Sánchez le dejó claro que el PSOE siempre estará del lado de la ley y de la Constitución, y contra el derecho a decidir y el "referéndum ilegal" que ya ha anunciado, que no convocado, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para el 1 de octubre. Otra cosa es que los socialistas sigan insistiendo en que hace falta responder al desafío independentista con una solución negociada, porque con la aplicación de la ley, entienden, no basta.

El único contacto que ha habido hasta ahora con el presidente del Gobierno fue una llamada de Sánchez el pasado 29 de mayo, tras las primarias

Rajoy y Sánchez sí coincidieron este miércoles en el acto conmemorativo de los 40 años de las primeras elecciones democráticas, pero no consta que ambos hablaran. El líder del PSOE estaba ubicado al lado de los expresidentes Felipe González y José María Aznar en la recepción con los Reyes en el Salón de Pasos Perdidos, por una cuestión de protocolo, pero ya durante el homenaje en el hemiciclo, tuvo que subir a la tribuna de invitados, ya que renunció a su escaño el pasado octubre para no tener que abstenerse en la investidura del jefe del PP.

Tras la reunión del Consejo de Ministros de este jueves, los periodistas preguntaron al portavoz. Íñigo Méndez de Vigo destacó que el presidente se puede reunir con el jefe del PSOE cuando él guste. "Estamos a su disposición", respondió. El ministro argumentó que Sánchez "está viendo a unos y otros" y el máximo responsable del Ejecutivo y del PP estará "encantado de hablar con él". "Es lo lógico y normal entre un presidente del Gobierno y el líder de la oposición. Cuando él quiera, aquí está el presidente del Gobierno", subrayó, sin emplazarle a ninguna fecha y deslizando que quien debe mover ficha es Ferraz, y no La Moncloa, informa EFE.

Los portavoces parlamentarios

Ábalos también aprovechó para adelantar otra cuestión de agenda. El PSOE se reunirá a las once de mañana viernes, 30 de junio, con Hacienda, para que los responsables del departamento le informen del techo de gasto de 2018 y los objetivos de déficit y deuda para los próximos tres años. Pero la dirección de Sánchez ha vetado que en esa entrevista, cursada por invitación del Gobierno, esté Montoro, puesto que es un ministro que este mismo jueves reprobó el Congreso (por 197 votos a favor, 135 en contra y 5 abstenciones). Ese hecho, la censura a un miembro del Ejecutivo respaldada por la sede de la soberanía nacional, "no es una frivolidad", máxime cuando la iniciativa fue propuesta por el PSOE. "Algunos banalizan la reprobación, pero nosotros vamos a ser consecuentes con nuestros propios actos". Por "coherencia" Ferraz pidió entonces que la entrevista tuviera un carácter más "técnico", así que se hará con los secretarios de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, y Presupuestos, Alberto Nadal. A la cita con él acudirán, por la parte socialista, sus portavoces parlamentarios de Hacienda, Julián López; Economía, Pedro Saura, y Presupuestos, Javier Lasarte.

Los socialistas se niegan a despachar con un ministro reprobado, por "coherencia" y porque "no es una frivolidad" que la Cámara le censure

El propio Montoro reconoció que la versión de los socialistas era buena. "Yo mismo he promovido esa reunión. El que invita al PSOE ha sido un servidor", aseguró el ministro a los periodistas en el Congreso tras ser reprobado. El PSOE dijo primero sí a esa invitación y luego quiso "rebajar el nivel político", informa EFE.

Pedro Sánchez y Alberto Garzón, al comienzo de su reunión en el Congreso, este jueves, en el despacho de la portavoz socialista, Margarita Robles. (EFE)
Pedro Sánchez y Alberto Garzón, al comienzo de su reunión en el Congreso, este jueves, en el despacho de la portavoz socialista, Margarita Robles. (EFE)


El secretario de Organización también dejó ver que su partido se inclina por votar en contra de la senda de consolidación fiscal para los próximos tres años que acompañarán al techo de gasto de los Presupuestos de 2018 y que pasará por el pleno del Congreso en la segunda semana de julio porque "hay detalles que no presagian nada positivo". "Hay elementos que son negativos y que tienen que ver con la distribución del déficit en las CCAA y con los incumplimientos de la regla de gasto para los municipios", justificó.

De hecho, Garzón había deslizado, tras su entrevista con Sánchez, que este le había dejado entrever que su partido podría oponerse a las metas de déficit y deuda del trienio 2018-2020. "Posiblemente es lo que podía ser nuestra posición".

Armonizar una posición

Ábalos advirtió de que el PSOE aún no ha tomado su decisión. Primero quiere oír a sus consejeros de Hacienda —con los que mantuvo un encuentro este jueves en Ferraz, previa a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF)—, escuchar a los responsables del ministerio y finalmente deliberar y fijar posición en la ejecutiva del lunes. El secretario de Organización indicó que la dirección va a intentar "homogeneizar" una postura con sus barones, pero sin prejuzgar si el voto será o no coincidente. Recordó que cada Ejecutivo autonómico es un mundo, que "tiene su propia posición en función de cómo les afecte" el límite de gasto y también se debe a su propia composición, pues no es lo mismo un Gabinete monocolor del PSOE que otro de coalición. De hecho, ya Valencia y Baleares votaron en contra de la senda de consolidación fiscal presentada por Montoro en diciembre en el CPFF, cuando el resto de autonomías socialistas se abstuvieron, y luego en el Congreso el grupo votó a favor.

El Rey recibe a Sánchez por su reelección como jefe del PSOE antes que Rajoy

El Gobierno ya asume que será muy complicado acordar con la dirección de Sánchez. El propio Montoro dudó de que "con este PSOE" el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda del trienio 2018-2020 puedan ser apoyados por ellos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios