sánchez quiere cambiar la mesa de la Cámara

El PSOE tantea al PP para purgar a los socialistas Navarro y Gordo en el Congreso

La nueva dirección del PSOE esgrime que los dos cargos son de su 'libre disposición' como fruto de los pactos del arranque de legislatura, pero el PP se resiste a remover la Mesa

Foto: Micaela Navarro en acto de campaña en murcia. (EFE)
Micaela Navarro en acto de campaña en murcia. (EFE)

Pedro Sánchez prosigue su proceso de purga interna en el grupo parlamentario socialista en el Congreso. Antes incluso de empezar a ejecutar los cambios en las portavocías el pasado martes, el 'nuevo' PSOE tanteó las vías reglamentarias para cambiar la actual composición de la Mesa de la Cámara y la disposición del PP a colaborar en los cambios. En concreto, en Ferraz planteaban forzar el relevo de los dos dirigentes socialistas con puesto en ese órgano, la vicepresidenta Micaela Navarro y el secretario Juan Luis Gordo, ambos partidarios de Susana Díaz. De momento, Gordo se niega a dimitir y la nueva dirección no se atreve a ir contra la presidenta de los socialistas andaluces.

Según fuentes del partido en el poder, la nueva dirección del grupo del PSOE esgrime que los dos cargos son de su 'libre disposición' como fruto de los acuerdos entre partidos del arranque de legislatura y las consiguientes votaciones, pero en el Grupo Popular recuerdan que los socialistas se están saltando por sistema los pactos alcanzados entonces con la gestora y esgrimen que sería poco serio remover cargos institucionales sólo para que Sánchez pueda castigar a unos diputados de un sector de su partido con el fin de premiar a los más fieles.

La pretensión de los sanchistas de apartar de la vicepresidencia segunda de la Cámara a la expresidenta del PSOE y a Gordo, diputado por Segovia, de la secretaria segunda obligaría a reunir al pleno del Congreso para cubrir las correspondientes bajas una vez que dimitieran ambos, primer paso imprescincible para poner en marcha el relevo. Además, se requiere la 'complicidad' de los demás grupos para respetar esa cuota socialista de dos de los nueve puestos de la Mesa de la Cámara. Además de dimisiones previas, resulta imprescindible un consenso general posterior para acometer cualquier cambio en ese órgano del Congreso.

En fuentes del grupo parlamentario socialista reconocen haber hecho gestiones (infructuosas) para que Gordo dimita de su puesto de secretario segundo de la Cámara, pero niegan que pretendieran la misma operación con Micaela Navarro.

En el órgano de gobierno del Congreso el PP tiene la presidencia (Ana Pastor), una vicepresidenta (Rosa Romero) y una secretaria (Alicia Sánchez-Camacho). En los pactos de arranque de legislatura, Ciudadanos logró dos plazas (vicepresidencia primera y una secretaría) con el apoyo de los populares pese a ser el cuarto partido, mientras que PSOE y Podemos se repartieron los otros cuatro puestos.

Populares y riveristas tienen mayoría absoluta en la Mesa, aunque los representantes de Ciudadanos votan unas veces a favor de los intereses del Gobierno y en otras se inclinan por el bloque de izquierdas como en las iniciativas parlamentarias de desgaste de Mariano Rajoy. Es lo que ocurre ahora ante la pretensión del Grupo Popular de acotar los trabajos de la comisión que investiga la presunta financiación ilegal del PP, que Ciudadanos se emplea en la Mesa para permitir la causa general contra el partido en el poder.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios