'CUMBRE' DE LOS JEFES DE PSOE Y CIUDADANOS

Rivera y Sánchez pactan impulsar la reforma constitucional... a la espera de PP y Podemos

La reunión de los dos líderes es "constructiva" y concluye con el compromiso de crear una mesa para trabajar hacia una modificación de la Carta Magna. Hay más acuerdos en otras materias

Foto: Pedro Sánchez y Albert Rivera, al comienzo de su reunión en la sala Istúriz del Congreso, este 28 de junio. (EFE)
Pedro Sánchez y Albert Rivera, al comienzo de su reunión en la sala Istúriz del Congreso, este 28 de junio. (EFE)

Albert Rivera y Pedro Sánchez se reunieron este miércoles por primera vez después de un año y con el secretario general del PSOE reelegido hace poco más de un mes. Y por espacio de hora y cuarto, aproximadamente. El encuentro, "cordial" y en dependencias del Congreso, en la sala Istúriz —zona neutral—, sirvió para acercar posiciones en materia de regeneración democrática y poner encima de la mesa lo que une a ambas formaciones. El líder centrista aseguró haber acordado con Sánchez la creación de una mesa de trabajo para empezar a elaborar un borrador de lo que sería la primera reforma constitucional desde 2011 y que empezaría en otoño. José Luis Ábalos, el secretario de Organización socialista, que hizo de portavoz de su jefe, rebajó unos puntos la expectativa: el compromiso es crear a la vuelta de verano un espacio de diálogo para estudiar la modificación de la Carta Magna, pero ese marco aún no está del todo definido.

"Existen aspectos mejorables y tenemos la obligación de reformar la Carta Magna", aseguró Rivera, insistiendo eso sí, en que se trataría de un cambio concreto, que necesita de gran consenso —dos tercios de la Cámara concretamente— y que lo ideal sería que tanto el partido del Gobierno como Unidos Podemos estuvieran. "Ante unos que quieren destrozar la Constitución, otros que optan por mantenerla igual y otros que quieren romper España, creemos que es el momento de meditar y pensar en los cambios", zanjó el líder de centro. Rivera sí subrayó que su partido y el PSOE los dos partidos que llevan la reforma de la Carta Magna en sus programas electorales.

Aunque el presidente de C's sostuvo que esa mesa, formada por juristas de las dos formaciones, aunque abierta a otras fuerzas, se encargaría de elaborar un "documento o borrador" que se canalizaría después a través de una comisión parlamentaria, Ábalos limitó el acuerdo a la decisión firme de los dos líderes de abrir un espacio de diálogo en el que discutir la reforma de la Carta Magna, sin mayores concreciones. "Esto ha sido una toma de contacto de los temas en los que hay coincidencia, no se ha aterrizado tanto", comentó. La fórmula será la que "acuerden todos". Lo importante, dijo el diputado, es crear un "espacio político de partidos con representación parlamentaria".

Rivera adelantó que habrá una mesa de juristas que preparen un borrador de la Constitución; Ábalos precisa que ese espacio de diálogo está por definir

El PSOE piensa, por ejemplo, en dar vida a una comisión de estudio, porque ahora mismo la opción de crear una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional se presenta más complicada, ya que está funcionando una, la que analiza el cambio de la Ley Electoral. Los socialistas enfatizan que es clave que C's esté comprometido con la reforma de la Carta Magna, ya que para poder dar vida a un órgano parlamentario nuevo necesita su complicidad, puesto que PSOE y Podemos no tienen mayoría en la Mesa del Congreso. Con la formación naranja de acuerdo, sí es posible. "Si estamos por crear un espacio para debatir estas reformas, nos lo podemos encontrar dentro del propio funcionamiento de la Cámara, en comisiones, subcomisiones; estamos abiertos a espacios o podemos proponerlos nosotros mismos", completó Ábalos.

También Cataluña

El otro plato fuerte de la reunión fue un paquete de iniciativas de regeneración democrática contenidas en el pacto de investidura fallida de Sánchez y que también aparecen incluidas en el firmado con el PP, pero que todavía siguen en el limbo. Rivera se congratuló de haber acordado con el jefe socialista ponerlo en marcha y, entre las principales medidas, estaría la limitación de mandatos de la presidencia del Gobierno a ocho años, la supresión de aforamientos a través de una reforma constitucional exprés y reformar la actual ley electoral.

Rivera y Sánchez pactan impulsar la reforma constitucional... a la espera de PP y Podemos

"Son cuestiones que hay que abordar ya y en las que el PP pone mil excusas", afirmó Rivera, sin negar que en su partido ven con buenos ojos la búsqueda de una mayoría alternativa a la del Ejecutivo, sobre todo en aquellos puntos a los que los populares han dado un portazo definitivo, como es el caso de la reforma de la Ley Electoral (LOREG). De hecho, el presidente de la formación naranja no puso reparos a que los cambios que se puedan introducir en una de las normas nucleares de la democracia, porque es la que define las reglas de juego, pueda ser acordada por el PSOE y los dos emergentes. O sea, con Podemos. "No estamos dispuestos a que el PP bloquee una mayoría amplia, con el PP o sin el PP habrá una reforma electoral para que los ciudadanos puedan votar en las próximas elecciones". La limitación de mandatos presidenciales, a la que Rajoy también parece haber cerrado la puerta, podría salir adelante asimismo con el consenso de otros grupos. Estas medidas de regeneración democrática ya estaban recogidas en el acuerdo de gobierno que los dos suscribieron hace más de un año.

Socialistas y C's también están conformes con reformar la Ley Electoral, suprimir los aforamientos o limitar los mandatos presidenciales

No será fácil, con todo, cuadrar los intereses de los socialistas y los nuevos partidos en una nueva LOREG. El PSOE sí defiende cambios como la eliminación del voto rogado —que se introdujo bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y de la que luego el partido ha abjurado por hundir la participación de los emigrantes en los comicios—, o el desbloqueo de las listas, pero no tiene una posición fijada sobre otras cuestiones medulares, como el aumento de la proporcionalidad.

El desafío independentista catalán también estuvo presente en una cita que duró poco más de hora y cuarto, y según el líder centrista, "al margen de las discrepancias" en el modelo de Estado, sí hay una coincidencia plena en la defensa de la unión de todos los españoles, en que la soberanía nacional es única (no cabe el derecho a decidir, por tanto) y en la defensa de leyes democráticas. Ábalos, por su parte, hizo hincapié en que las dos fuerzas convergen en la necesidad de "salir de las trincheras" y buscar una "solución negociada". Todo ello el mismo día en que se conmemoraban los primeros 40 años de democracia y durante el cual el Rey enarboló un discurso repleto de advertencias a los soberanistas.

Sin mociones de censura

De lo que no hablaron ambos líderes fue de mociones de censura o de Gobiernos alternativos al del PP. Sánchez sabía que en esa aventura no podría convencer al hombre con el que en febrero de 2016 firmó un pacto de investidura que no sumaba los apoyos suficientes. Los dos dirigentes hablaron de reformas concretas y de buscar "puntos de encuentro", pese a su distancia ideológica, en un "mínimo común denominador". "No nos hemos quedado en la pantalla del bloqueo o de las censuras, sino en que es bueno pasar a la de las reformas", se congratuló Rivera. Ábalos apuntaló que la posibilidad de una eventual moción de censura sigue sin "estar en la agenda" de Sánchez.

Rivera y Sánchez pactan impulsar la reforma constitucional... a la espera de PP y Podemos

El presidente de la formación naranja también aplaudió el compromiso de Sánchez de apoyar la Ley de Autónomos de C's, una "buena noticia" que salga adelante y un "orgullo" que además quede respaldada por un amplio consenso.

Una relación bilateral

Fueron cuatro asuntos los abordados por Pedro Sánchez y Albert Rivera: medidas de regeneración democrática, Cataluña, economía (Ley de Autónomos de Ciudadanos y plan de rescate a jóvenes que propone el PSOE) y los vetos del PP a iniciativas parlamentarias. En este último punto, dijo José Luis Ábalos, la formación naranja tiene un "protagonismo especial" pues al formar parte de la Mesa (tiene dos representantes, como el PSOE y Unidos Podemos, y el PP, tres) y puede ayudar a levantar los vetos de los populares, que quieren "declarar inútil al Parlamento". 

Sánchez y Rivera acordaron también mantener este nivel de relación bilateral en dos niveles. Uno, orgánico, estableciendo un canal de comunicación entre José Manuel Villegas, número dos de C's, y José Luis Ábalos, responsable de Organización socialista. Otro, parlamentario, donde el diálogo lo conducirán Juan Carlos GirautaMiguel Gutiérrez, portavoz secretario general del grupo, y Margarita Robles, jefa del Grupo Socialista. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios