dispositivo policial sin precedentes

Los ataques homófobos obligan a proteger el World Pride con 200 policías diarios más

Los dos centenares de agentes se unen a los 2.000 policías nacionales que vigilan ya las calles del centro de Madrid cada día y que se suman a los de la Policía Municipal

Foto: Bandera del Orgullo Gay en el Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
Bandera del Orgullo Gay en el Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha decidido destinar 200 agentes más al día al control de las calles del centro de la capital que estos días acogen la celebración internacional del orgullo gay, el denominado World Pride. Estos dos centenares de efectivos se unen a los 2.000 que vigilan la zona desde que se se puso en marcha el dispositivo especial con motivo de unas fiestas que se estima que atraigan a 2,5 millones de personas procedentes de todo el mundo.

La razón por la que la Jefatura Superior ha decidido reforzar el operativo policial radica en los últimos ataques homófobos que han tenido lugar en las calles de la ciudad estos días así como en la posibilidad de que vuelvan a producirse episodios similares. El primero de ellos tuvo lugar durante la madrugada del pasado domingo en la plaza de Pedro Zerolo del barrio de Chueca. La Policía detuvo a tres individuos por agredir, escupir e insultar a una pareja de homosexuales al tiempo que les gritaban "maricones".

Según explicaron entonces fuentes policiales, los arrestados hicieron gestos nazis y llegaron incluso a golpear a la pareja, aunque no constaran partes de lesiones. A los tres se les imputa un delito de odio por este suceso, que tuvo lugar justo en el centro de las celebraciones del World Pride. Las mismas fuentes explican que, además de este episodio, durante los últimos días han tenido lugar otros casos similares, lo que ha provocado que aumente la preocupación de los responsables policiales, que vigilan así mismo las redes sociales y los grupos de ultraderecha con el fin de detectar posibles planes.

Con la incorporación de los mecionados efectivos, un total de 2.200 policías nacionales controlarán la seguridad del evento en lo que representa un dispositivo histórico para la ciudad de Madrid, superior incluso al que fue desplegado con motivo de la coronación del rey Felipe VI. Unidades de otras provincias, personal antidisturbios, especializado en el subsuelo, medios aéreos y agentes de seguridad ciudadana velarán estos días porque todo se desarrolle de modo pacífico y por que no se produzcan no solo agresiones homófobas, sino también ataques terroristas de todo tipo.

España sigue en alerta 4 y las medidas de seguridad resultan prioritarias, por lo que la zona centro de Madrid estará especialmente vigilada y el acceso a la misma se encontrará limitado, sobre todo para camiones o vehículos grandes, durante el tiempo que dure el World Prid. Según contó el Ayuntamiento de Madrid, varios carriles de emergencias permitirán a los servicios sanitarios y a los bomberos acceder a escenarios como la Puerta del Sol, la plaza de la Independencia, la Gran Vía, el Paseo del Prado o Recoletos durante el fin de semana. El consistorio asegura que también hará un control del aforo en los principales espectáculos.

Los vehículos pesados no podrán circular entre el 28 de junio y el 2 de julio en ninguno de los distritos en los que estará desplegado el Orgullo (Centro, Retiro, Arganzuela, Chamberí, Moncloa y Salamanca) y habrá cortes de tráfico para el resto de coches los mismos días a partir de las 18 horas en los mismos barrios. El estacionamiento estará igualmente restringido incluso para los residentes en determinadas zonas y horarios.

Roberto R. BallesterosRoberto R. Ballesteros
El histórico despliegue de la Policía Nacional está motivado no solo por la amenaza antiterrorista o las mencionadas previsiones de agresiones homófobas que puedan producirse, sino también por la disposición de la celebración. Al contrario que ocurría con la coronación de Felipe VI, en el que había un recorrido muy delimitado que se desarrolló en un momento concreto, el actual evento está compuesto por decenas de pequeños espectáculos desplegados por toda la ciudad que recorrerán más de 2,5 millones de personas, lo que requerirá de un dispositivo policial capaz de controlar los posibles altercados, atender las denuncias y coordinar cualquier incidente.

La Policía Municipal también apoyará, en labores de prevención y servicio, las tareas de seguridad ciudadana durante la mayor parte de las jornadas, siempre bajo la dirección de la Policía Nacional. En concreto, su objetivo se limitará a funciones de reacción en el caso de que sea necesario intervenir ante algún riesgo o con motivo de un suceso y de prevención con su mera presencia. Será a lo largo del desfile —que irá desde la plaza de Carlos V hasta la de Colón el sábado 1 de julio— cuando el papel de la Policía Nacional adquiera mayor protagonismo, dado que es el momento de mayor concentración de personas y que conllevará más riesgo. No en vano, gran parte de los últimos atentados que han tenido lugar en Europa se han producido precisamente durante la celebración de acontecimientos con gran cantidad de personas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios