LA ÚLTIMA PARTE DE LA RENOVACIÓN DEL PSOE

Sánchez asciende a Cantera, consuela a Hernando y no toca a Madina en el grupo

La dirección en el Congreso procede a la tercera reubicacion de los diputados de la legislatura. Sanchistas como Seijo o De Frutos ganan peso, y lo pierden Urquizu, Trevín o Cortés

Foto: Los diputados Zaida Cantera y Patxi López, durante el pleno del pasado 20 de junio en el Congreso. (EFE)
Los diputados Zaida Cantera y Patxi López, durante el pleno del pasado 20 de junio en el Congreso. (EFE)

Tercera remodelación del Grupo Socialista en menos de un año. Aunque esta ya tiene visos de ser la definitiva hasta el final de la legislatura. Pedro Sánchez, elegida ya su ejecutiva y recompuestas las direcciones del partido en el Congreso, el Senado y la Eurocámara, procede a rematar el proceso de renovación interna. El último paso es la reubicación de los parlamentarios. Un nuevo mapa de reparto de competencias que suele ser utilizado para advertir los premios y los castigos, los que cotizan al alza y a la baja. O los que se mantienen donde estaban. Y ahora hay de todo: los que continúan en sus cargos, como los susanistas Eduardo Madina y Soraya Rodríguez; los que pierden posiciones, como el turolense Ignacio Urquizu y el asturiano Antonio Trevín y el exmiembro de la gestora Ricardo Cortés, o los que ascienden, como los sanchistas Zaida Cantera, Luz Martínez Seijo, Manuel González Ramos o Rocío de Frutos. E incluso los que reciben una mínima recompensa, caso de Antonio Hernando, portavoz del grupo hasta la segunda victoria de Sánchez. En definitiva, suben los próximos al líder y bajan algunos peldaños algunos de los que respaldaron a Susana Díaz en su batalla por el liderazgo.

[Consulta aquí en PDF la última configuración, la de Sanchez, más la reestructuración aprobada por la gestora en noviembre y el primer diseño del grupo, de septiembre]

Este martes, a las 9:30 horas, se reunió la nueva cúpula del Grupo Socialista, liderada por la magistrada Margarita Robles y su adjunta, Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE. La dirección estudió y aprobó la reestructuración interna [aquí en PDF], en la que operó el criterio de practicar "los mínimos ajustes", "sin hacer escabechinas". Retoques, aunque no de enorme calado, sí los hay, lo que permitió hablar con humor al número tres del PSOE, José Luis Ábalos, de "purguita", no de "purga", como aseguran algunos críticos.

La idea con la que había trabajado el nuevo equipo de Sánchez era hacer "los mínimos ajustes", "sin escabechinas". Pero retoques, los hay

Pero también tiene su lógica que no se dé lugar a una revolución: Sánchez es plenamente consciente de que el grupo no ha cambiado ni cambiará hasta las próximas elecciones generales, y que hasta el momento era mayoritariamente afín a Susana Díaz. Sus más fieles son pocos, en realidad. Una quincena de un total de 84. Ya se lo había dicho la semana pasada el valenciano Ciprià Císcar, exsecretario de Organización federal: los diputados son los mismos 84 que él dejó cuando se vio obligado a dimitir en el tortuoso comité federal del 1 de octubre. Sánchez también quiere evitarse problemas: ya lo hizo hace ocho días cuando sí alumbró direcciones de los grupos que reflejaban la integración de las tres candidaturas, mientras que su ejecutiva, que al fin y al cabo es su equipo de trabajo, y la que gozará de mayor peso en esta nueva etapa, es monocolor y con un único gesto de suma: la incorporación de Patxi López como secretario de Política Federal.


López, Cancela, Barreda, Pradas...

Robles lleva a la reunión de la cúpula un nuevo reparto de tareas, que adelantó El Confidencial, que tuvo acceso a la nueva configuración al completo [aquí en PDF]. Para empezar, se opta por no relevar a ningún presidente de comisión. Es decir, se preservan los cargos institucionales, los que han sido elegidos fruto del acuerdo de todos los partidos, un criterio que ya observó la gestora de Javier Fernández para proceder al reajuste del grupo, el segundo de la legislatura, apenas dos meses después del primer diseño, ordenado por Sánchez tras la constitución de las Cortes. Así, seguirán al frente de sus comisiones Patxi López (Sanidad), la sanchista Pilar Cancela (Igualdad) y los susanistas José María Barreda (Defensa), Antonio Pradas (Hacienda), Pepe Juan Díaz Trillo (Cambio Climático) y Soraya Rodríguez (Mixta para la Unión Europea).

La cúpula rechaza cambios en las presidencias de comisión: siguen los seis titulares que había, y la vacante en Justicia podría ir para Sofía Hernanz

Este último caso, el de Soraya Rodríguez, tiene mucha relevancia. Ella fue una de las 'embajadoras' de Díaz durante su campaña de primarias, y uno de los rostros de la gestora en las televisiones. La diputada por Valladolid fue portavoz parlamentaria con Alfredo Pérez Rubalcaba (2012-2014), pero tras su caída, Sánchez no le concedió el premio habitual, la presidencia de una comisión. Tampoco se lo dio tras las generales del 26-J. Ella accedió a la jefatura de la Mixta para la UE gracias a la cúpula de Javier Fernández: la constitución de la comisión se produjo tras la reelección de Rajoy y la entrada de la gestora, con lo que esta pudo cambiar el plan inicial: hizo que recayese en Soraya Rodríguez en lugar de en el parlamentario del PSC Pepe Zaragoza —que había votado no en la investidura, como sus seis compañeros catalanes y otros ocho del PSOE—.

De izqda. a dcha., Adriana Lastra, Rocío de Frutos, Sofía Hernanz, Zaida Cantera y Susana Sumelzo. (EFE)
De izqda. a dcha., Adriana Lastra, Rocío de Frutos, Sofía Hernanz, Zaida Cantera y Susana Sumelzo. (EFE)


La dirección temporal hizo además que el portavoz de la Comisión Mixta para la UE no fuese el previsto inicialmente, el balear Pere Joan Pons (que también votó no). Le asignó esa tarea a Eduardo Madina, al que también eligió para coordinar la ponencia marco y que luego se convertiría en uno de los pilares de la campaña de Díaz. El diputado vasco, que el 20-D y el 26-J concurrió como número siete por Madrid (aunque solo obtuvo escaño en los segundos comicios), continuará como portavoz de la misma comisión, según adelantaron fuentes de la cúpula parlamentaria. Pons, por su parte, fue ascendido la semana pasada y forma parte de la dirección del grupo como secretario general adjunto. Como tal defenderá este jueves, por cierto, el cambio de posición respecto al CETA, el tratado de libre comercio de la UE con Canadá.

Madina continuará como portavoz de la Comisión Mixta para la UE, órgano que preside la susanista Soraya Rodríguez, que también permanece

La séptima presidencia de comisión en manos del PSOE era Justicia. Ese cargo ahora estaba vacante, al convertirse Robles en la nueva portavoz parlamentaria. Su puesto en principio iba a ser ocupado por la balear Sofía Hernanz, amiga personal de Sánchez. Ella se sentaba antes en la dirección del grupo, pero fue castigada por la gestora por votar no a Rajoy. El hecho de que no se reincorporase al puente del mando del PSOE en la Cámara Baja hacía pensar que podía ser recompensada con la jefatura de Justicia, una silla caliente en una legislatura convulsionada por los escándalos de corrupción y con el ministro y la cúpula de la Fiscalía en el punto de mira de la oposición. La previsión era esa: que Hernanz 'herede' a Robles. Pero en el último cuadrante aparece como "vacante" ese cargo. La dirección quiere darle una última vuelta antes de confirmar su nuevo titular.


Ricardo Cortés, damnificado

Sánchez tenía otro pretendiente lógico para Justicia: Antonio Hernando. Podía haber optado por premiarlo. Pero ha preferido no hacerlo. Fuentes de la dirección socialista apuntaban que su nuevo cometido será la portavocía de la Comisión Mixta de Seguridad Nacional, un órgano con escasa actividad: se ha reunido en tres ocasiones en esta legislatura, además de la sesión constitutiva. En esta comisión está arrinconado el que había sido número dos de Sánchez en su primer mandato: el riojano César Luena. Él era vicepresidente primero de esa comisión. Ahora mantendrá el rango, vicepresidente primero, pero de Cooperación Internacional. En Seguridad Nacional, vicepresidirá José Luis Ábalos, el número tres del organigrama socialista.

Edu Madina conversa con Antonio Hernando, el pasado 31 de enero en el Congreso. (EFE)
Edu Madina conversa con Antonio Hernando, el pasado 31 de enero en el Congreso. (EFE)


En esta remodelación, varios parlamentarios cercanos a Sánchez ganan peso. Justo el movimiento inverso que dio la gestora. Así, la comandante en retiro Zaida Cantera, fichaje estrella del madrileño para su lista por la capital en las generales del 20-D y del 26-J (fue la número seis), asciende en el organigrama parlamentario y se convierte en la nueva portavoz de Defensa. Antes de la caída de Sánchez, ella era simplemente portavoz adjunta en esa comisión, pero la cúpula interina le quitó esos galones y solo le mantuvo los puestos institucionales (secretaria segunda de la Comisión de Interior y vicepresidenta primera de la de Seguridad Vial). Cantera, víctima de acoso laboral y sexual en el Ejército, será por tanto la nueva voz del partido en una de las comisiones de más relumbrón en el Congreso, la que se enfrentarán a la ministra María Dolores de Cospedal, también número dos del PP. A cambio, pierde los cargos institucionales.

Cantera reemplaza al diputado cántabro Ricardo Cortés, que hasta la celebración del cónclave socialista era miembro de la gestora y su responsable de Unión Europea y Política Internacional. Cortés es uno de los damnificados por el último movimiento de piezas: es degradado y su nueva tarea es la portavocía adjunta de Interior, junto a la vicepresidencia primera de la Mixta del Tribunal de Cuentas.

De Frutos ocupa la vacante de Empleo. Luz Seijo se hace cargo de Educación, que pierde Cruz. Este asume Universidades, área de la que sale Urquizu

Además de Cantera, como portavoz de Defensa, y Hernanz, como probable (que no confirmada) presidenta de la Comisión de Justicia, es ascendida la diputada ourensana Rocío de Frutos. Las tres votaron no a Rajoy y las tres fueron castigadas por la gestora. De Frutos ocupa la vacante que ha dejado el patxista madrileño Rafael Simancas —nuevo secretario general del grupo, o sea, su número tres, tras Robles y Lastra— y se encargará de asumir la voz del partido en Empleo. Es su área, porque es inspectora de Trabajo desde 1993.


Corrimiento en Educación

La entrada en la ejecutiva federal de varios diputados explica también otro encaje habitual: que los responsables de área de la dirección sean portavoces de esos mismos campos en el Congreso. Así, la palentina Luz Martínez Seijo, secretaria de Educación, llevará la batuta en estos temas en el Congreso. Su nombramiento, como un dominó, supone otros cambios: desplaza en la portavocía de Educación al filósofo catalán Manuel Cruz. Este se encargará a partir de ahora de una portavocía conectada, la de Universidades, cartera que hasta ahora desempeñaba —con gran reconocimiento de los profesionales y de sus compañeros de bancada— el diputado por Teruel Ignacio Urquizu.

Trevín cede Seguridad Nacional a Hernando. Otros susanistas sí continúan en sus puestos: Serrano, Saura, López Milla, Álvarez, Sánchez Amor...

El sociólogo ha sido uno de los rostros habituales en los últimos meses, uno de los jóvenes dirigentes promocionados por la gestora pero que colaboró en una primera etapa con Sánchez, y uno de los hombres con los que Díaz quería contar de haber ganado ella. Ahora Urquizu se queda sin ser titular de área en la Cámara Baja, como él mismo reconocía por Twitter tras recibir la llamada del secretario general del grupo, Rafa Simancas, el encargado de comunicar los cambios a los diputados afectados. No obstante, Urquizu será portavoz adjunto de Universades (el dos de Cruz, por tanto) y de Cultura, campo del que sigue siendo portavoz el susanista malagueño José Andrés Torres Mora, y se le compensa haciéndole vicepresidente primero de Seguridad Vial, en sustitución de Cantera. La adjuntía en la Comisión de Reglamento que tenía el turolense pasa al guipuzcoano Odón Elorza, secretario de Transparencia Democrática de la cúpula federal. En ese órgano, el número uno seguirá siendo Ciprià Císcar.

Similar al caso de Luz Martínez Seijo es el de Manuel González Ramos. El diputado por Albacete es el nuevo secretario de área de Agricultura, Ganadería y Pesca de la ejecutiva. Él ahora será el titular parlamentario de Agricultura, cargo queja libre el susanista jiennense Felipe Sicilia, aupado a la cúpula del grupo. De Pesca sale la lucense Margarita Pérez. Hace hueco al ex número dos del grupo, el malagueño Miguel Ángel Heredia, muy criticado por los sanchistas.

La diputada madrileña Ángeles Álvarez, portavoz socialista de Igualdad, el pasado noviembre.
La diputada madrileña Ángeles Álvarez, portavoz socialista de Igualdad, el pasado noviembre.

Otro de los susanistas destituidos es un histórico: el expresidente del Principado de Asturias Antonio Trevín, un dirigente muy próximo al jefe del Ejecutivo regional y exlíder de la gestora, Javier Fernández. Trevín era portavoz de Interior y de la Comisión Mixta de Seguridad Nacional. Ahora pierde ambas portavocías. La primera la asume el parlamentario por Salamanca David Serrada —también susanista—, y la segunda, Antonio Hernando. La vacante que deja Serrada, la portavocía del PSOE en Cooperación Internacional, podía haberla ocupado su antigua titular, la zaragozana Susana Sumelzo, flamante secretaria de Política Municipal de la ejecutiva y otra de las que votaron no a Rajoy. Pero no fue así: a Serrada le releva la patxista madrileña Carlota Merchán. Sumelzo es potencial candidata a la Presidencia de Justicia.

Trevín, por su parte, pasa a ser el adjunto de Fomento. Con la gestora ocurrió lo contrario: se sancionó a Lastra y, en el Senado, a Luisa Carcedo, y se otorgó más visibilidad a los afines al presidente del Principado: Trevín y el expresidente Vicente Álvarez Areces, portavoz de la Cámara Alta hasta su reemplazo por el sanchista Ander Gil. "En Asturias es que hay odios africanos", aseguraba este martes un miembro de la dirección con socarronería.

Como se ve en el cuadrante, otros diputados susanistas sí permanecen en sus puestos. Para empezar, ningún andaluz es apartado. El granadino Gregorio Cámara no pierde la titularidad de la comisión más relevante del Congreso, la Constitucional. La cordobesa María Jesús Serrano, también exmiembro de la gestora, aguanta como portavoz de Administraciones Públicas. El sevillano Antonio Gutiérrez Limones es reafirmado en Iberoamérica. Los alicantinos Julián López Milla y Patricia Blanquer se quedan con Hacienda e Industria. Los manchegos José Miguel Camacho y Luis Carlos Sahuquillo son reconfirmados en la Mixta de Control de RTVE y en la del Estatuto del Diputado. El pacense Nacho Sánchez Amor continúa en Exteriores —fue él quien defendió la semana pasada el sí al CETA, antes de la revisión de la postura—. El murciano Pedro Saura sigue en Economía. El cacereño César Ramos y la madrileña Ángeles Álvarez permanecen en Fomento y en Igualdad. Y Pilar Lucio, parlamentaria por Cáceres, y la murciana María González Veracruz, miembros ambas de la primera dirección de Sánchez, se mantienen como portavoces de Energía e Innovación.

"Será purguita, no purga"

La dirección de Pedro Sánchez rechaza que se vea la remodelación como una reestructuración masiva del Grupo Socialista. Es un retoque "leve", dijo José Luis Ábalos, el secretario de Organización, en rueda de prensa. "Prácticamente nada, muchos menos cambios que los que hizo la gestora, y estaba menos legitimada", ya que a fin de cuentas no había sido elegida en un congreso del partido. 

Era cierto. El reajuste más profundo lo aprobó la cúpula interina, que sí que castigó visiblemente a los sanchistas, aunque salvó al PSC y a Margarita Robles. En este caso, se premia a los fieles al líder, pero no se orilla a los susanistas. Las caras más visibles, como Eduardo Madina o Soraya Rodríguez, no han sufrido castigo. Ni tampoco los diputados andaluces o pesos pesados como Nacho Sánchez Amor, Pedro Saura, Pilar Lucio o María González Veracruz. Los damnificados son, básicamente, Ignacio Urquizu (un dirigente, no obstante, muy reconocido), Antonio Trevín y Ricardo Cortés, mientras que Antonio Hernando se queda con una mínima recompensa. 

"Más que purga, será purguita", dijo Ábalos con ironía, ante las quejas de algunos parlamentarios. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios