escisión en la disciplina de voto

El otro CETA del PSOE: no respalda en Europa el embargo de armas a Arabia Saudí

Un amplio grupo de eurodiputados socialistas se decantó por la abstención sobre un texto muy parecido al aprobado por el pleno de la Eurocámara el año pasado gracias a su apoyo

Foto: Galería callejera en contra de la guerra y la intervención militar de la coalición árabe en Yemen. (EFE)
Galería callejera en contra de la guerra y la intervención militar de la coalición árabe en Yemen. (EFE)

La última plaga que asola a Yemen es una epidemia de cólera, una enfermedad que se consideraba erradicada en la zona y que ha causado la muerte de más de mil personas. Es una de tantas en un país con más de 11.000 muertos y 45.000 heridos en dos años de guerra, cuyas infraestructuras sanitarias han sido destruidas y en el que más de tres millones de mujeres y niños padecen malnutrición aguda. Las ONG que intentan trabajar en Yemen señalan como principal responsable de la tragedia –lo hicieron colectivamente en París hace un año–, a la coalición militar árabe encabezada por Arabia Saudí que bombardea indiscriminadamente y utiliza además armas prohibidas.

Aun así no fue posible que hace diez días el pleno del Parlamento Europeo instara al Consejo de Ministros de la Unión Europea a decretar un embargo de armas a Arabia Saudí. Sí lo había hecho un año antes con los votos, entre otros, de los socialistas españoles. El volantazo del PSOE en la Eurocámara recuerda al que dio esta semana su secretario general, Pedro Sánchez, con relación al CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global con Canadá) sobre el que ha pasado del respaldo al rechazo y luego a una probable abstención.

Dos eurodiputados de Izquierda Unida, los españoles Ángela Vallina y Javier Couso Permuy, y la francesa Marie-Christine Vergiat (Frente de Izquierda, comunista) presentaron una enmienda en la que se mencionaba expresamente al reino wahabita.

En ella se pedía al Consejo de Ministros de la UE “que ponga en marcha una iniciativa con arreglo a las orientaciones de la Unión y a la recomendación del Parlamento Europeo destinada a poner fin al comercio de armamento con todas las partes en el conflicto [de Yemen], incluida Arabia Saudí”, la única potencia a la que se nombraba por ser la que lleva la voz cantante en esa guerra.

España vendió entre 2014 y 2016, armas y municiones a Arabia Saudí, sobre todo granadas de mortero, torpedos y misiles, por 900 millones

El texto era muy parecido al aprobado por el pleno de la Eurocámara el año pasado, gracias a los votos de los socialistas europeos, pero que el Consejo de Ministros europeo desoyó. No está legalmente obligado a acatarlo. Solo un país miembro, Suecia, aplica restricciones a las exportaciones de armas a Arabia Saudí desde mayo de 2015, cuando su Gobierno decidió no renovar el acuerdo de cooperación militar con Riad porque no respetaba los derechos humanos.

España vendió, en cambio, entre 2014 y 2016, armas y municiones a Arabia Saudí, sobre todo granadas de mortero, torpedos y misiles, por un importe de cerca de 900 millones de euros, según señaló en marzo pasado Amnistía Internacional. La ONG de derechos humanos expresó el temor de que hayan podido ser utilizados en ataques contra la población civil yemení, aunque no aportó pruebas.

La eurodiputada de IU, Ángela Vallina, en una imagen de archivo de la campaña de las elecciones europeas. (EFE)
La eurodiputada de IU, Ángela Vallina, en una imagen de archivo de la campaña de las elecciones europeas. (EFE)

La enmienda de Vallina y Couso obtuvo, el jueves 15, 191 votos a favor, incluidos, entre los españoles, los de Podemos, del PDeCAT (ex Convergència Democràtica de Catalunya), Unión Progreso y Democracia, Iniciativa per Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya e incluso algún socialista como Juan Fernando López Aguilar. En contra del embargo se pronunciaron 258 parlamentarios europeos entre ellos todos los miembros del Partido Popular.

Hubo numerosas abstenciones (154), la mayoría de eurodiputados socialistas que, pese a la persistencia de la guerra en Yemen, cambiaron de parecer con relación al año pasado. Entre ellos destacan Ramón Jáuregui, portavoz de la delegación socialista en el Parlamento Europeo, Elena Valenciano, el exministro José Blanco, Inmaculada Rodríguez-Piñero, Inés Ayala Sender, Soledad Cabezón Ruiz, Iratxe García Pérez, etcétera. También se abstuvo la eurodiputada del Partido Nacionalista Vasco Izaskun Bilbao Barandica.

Ramón Jáuregui. (EFE)
Ramón Jáuregui. (EFE)


“Algunos grupos decidieron presentar enmiendas que iban más allá del consenso alcanzado”, explica Jáuregui refiriéndose a la iniciativa de Vallina y Couso. “Aun estando de acuerdo con las mismas, me he abstenido para asegurar la viabilidad del texto común que –además– consiguió que aquellos como el Grupo Popular, que en la anterior resolución [2016] votaron en contra de un embargo de armas a Arabia Saudí, asuman hoy que es una posición consolidada en el Parlamento Europeo”, añade justificando su voto.

El principal artífice de la intervención militar árabe en Yemen es Mohamed bin Salman, de 31 años, hijo del rey Salman de Arabia Saudí y actual ministro de Defensa del reino. Su padre le premió el miércoles 21 de junio nombrándole viceprimer ministro y, sobre todo, príncipe heredero del trono. Hasta ahora, el príncipe heredero designado era Mohamed Bin Nayef, un sobrino quincuagenario del actual rey, que ahora ha perdido ese título.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios