córdoba tv impide hablar de "terrorismo yihadista"

La televisión islamista en España: prohibido "escote", "pantalones ajustados" y "tacones"

La televisión del jeque saudí Abdel Aziz al-Fawzan impone a todos sus empleados de Madrid un estricto código de vestimenta inspirado en su visión ultrarrigorista del Corán

Foto:

La televisión que montó en 2012 el jeque saudí Abdel Aziz al-Fawzan para expandir en España el fundamentalismo islámico, Córdoba Internacional TV, impone a sus trabajadores un estricto código de vestimenta inspirado por su visión ultrarrigorista del Corán. También a sus empleados no musulmanes, aunque ni siquiera aparezcan en los programas de la cadena. Además, las normas son especialmente estrictas con las mujeres, regulando casi todos los aspectos de su imagen: desde el calzado al pelo, pasando por el maquillaje y el color de la ropa. Incumplir estas normas se considera motivo de despido y los responsables del canal se encargan de recordarlo continuamente.

Las polémicas reglas de vestimenta fueron aprobadas por la Dirección de Contenidos de Córdoba TV en 2013 y se aplican desde entonces, según han confirmado a El Confidencial fuentes internas de la cadena. Para que nadie las olvide, los trabajadores reciben periódicamente correos electrónicos que comunican su vigencia y la obligación de respetarlas. “De acuerdo con nuestros ideales y nuestra línea de trabajo, asimismo apelando a la comprensión de nuestros compañeros, se recomienda a todos los trabajadores del canal tener en buena consideración el siguiente protocolo de vestimenta durante la jornada laboral y dentro de las instalaciones”.

Así comienza uno de los tres protocolos en vigor, el más general de todos, encargado de fijar las normas mínimas que debe cumplir la totalidad de la plantilla. Fue aprobado el 11 de abril de 2013 y se aplica desde entonces. Se compone de cuatro puntos: “Acudir vestidos de manera correcta, presentable, formal y acorde a la imagen del canal”; “evitar prendas muy ajustadas y/o transparentes”; “evitar llevar pantalones cortos o prendas por encima de las rodillas”, y, por último, “evitar escotes, camisetas de tirantes, faldas por encima de las rodillas”.

Solo una semana después de lanzar ese primer código, la Dirección de Contenidos de Córdoba TV decidió aprobar un segundo protocolo centrado específicamente en el aspecto de los “invitados, tertulianos y colaboradores” que salen en los programas de la cadena. A los cuatros puntos del documento inicial, este otro papel añade “evitar prendas que lleven estampados o mensajes ofensivos hacia algún colectivo” y “evitar prendas que lleven frases o logos que promocionen personas, partidos políticos, productos, grupos o gobiernos”.

Las normas son inflexibles. De hecho, las invitadas que a juicio de la cadena llevan mangas cortas o demasiado escote son conminadas a modificar su atuendo para no ofender la moral del jeque Al-Fawzan, célebre en Arabia Saudí y el resto de países del golfo por su firme defensa del wahabismo, una corriente extrema del islam que proclama la inferioridad de los cristianos, la persecución de la homosexualidad y la dominación de la mujer.

"Evitar colores y estampados muy llamativos"

Las mayores dudas en Córdoba TV las genera un tercer código de vestimenta aprobado a finales de 2013 y que igualmente se aplica desde entonces. Se trata de normas dirigidas únicamente a las presentadoras del canal. Según la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, la Dirección de Contenidos les exige “evitar prendas muy ajustadas y/o transparentes”; “evitar llevar pantalones ajustados y tacones altos”; que “en el caso de llevar pantalones es necesario llevar alguna prenda que cubriera hasta las rodillas sobre todo para el set [plató] con sofás”; “evitar colores, estampados muy llamativos y exceso de maquillaje”, y, finalmente, “evitar mostrar la raíz del pelo debajo del velo”. Las normas no solo podrían conculcar la libertad de las trabajadoras. También incurren en discriminación. No hay ningún tipo de recomendación específica para los empleados varones que conducen espacios de la cadena. Las empleadas que rechazan el código, sencillamente, no pueden presentar.

El propietario de Córdoba TV, el jeque saudí Abdul Aziz al Fawzan.
El propietario de Córdoba TV, el jeque saudí Abdul Aziz al Fawzan.

En junio de 2016, los responsables de la cadena despidieron a una cámara de televisión porque consideraron que el vestido que llevaba, de manga corta y por debajo de la rodilla, dejaba ver demasiado su cuerpo. Tramitaron su salida como un despido disciplinario por incumplir el código de vestimenta. La empleada denunció y el juicio se iba a celebrar hace dos semanas, pero la cadena consiguió llegar a un acuerdo de última hora para evitar que el asunto fuera estudiado en los tribunales. Al menos en este caso, les bastó con convertir el despido procedente en improcedente y pagarle la diferencia.

El yihadismo no existe, según la cadena

Los códigos de vestimenta no son las únicas pautas cuestionables que regulan el trabajo en este medio de comunicación, que emite desde San Sebastián de los Reyes (Madrid) con la supuesta intención de fomentar el diálogo interreligioso y “conectar culturas”, aunque el jeque Al-Fawzan sea conocido en Oriente Medio por lo contrario. Los redactores de Córdoba TV están obligados a respetar en todas las informaciones un “manual de terminología” que prohíbe, por ejemplo, “asociar la palabra islam o alguna de sus derivaciones a términos y conceptos como: violencia, terrorismo, fanatismo, extremismo, radicalismo, intolerancia...” y emplear “los términos yihadistas y yihadismo”. Así, quedan absolutamente vetadas fórmulas como 'terrorismo islámico', 'musulmanes extremistas' y 'radicalismo islámico'.

La Dirección de Contenidos también ordena a sus periodistas que destierren conceptos como 'salafistas', 'rama radical del islam', 'partido islamista', 'movimiento islamista', 'organización islamista'y 'wahabismo', precisamente la corriente que profesa el principal financiador de la cadena. Si un grupo atenta en un país musulmán, tampoco pueden decir que se trata de una acción 'terrorista'. Además, cuando traten el conflicto sirio, deben diferenciar entre 'el ejército libre sirio' —financiado por Arabia Saudí— de 'los otros grupos armados'. “Tachar siempre de genocida al régimen de Bachar [Al Asad, presidente de Siria] y sus milicias”. En cuanto a Palestina, el código editorial que usa la cadena sostiene que no se debe “tachar de terroristas a los grupos de resistencia palestina, sea de la rama que sea”, y pide que directamente se niegue la existencia de Israel. Solo existen “Palestina o territorios ocupados, territorios del 48, ocupación...”.

Como reveló este diario en julio de 2016, la Fuerzas de Seguridad están investigando a Al-Fawzan por poner en riesgo la integración de los musulmanes que residen en España y propagar mensajes de inspiración radical. Tras la publicación de esa noticia, el jeque decidió diluir su presencia en España con la ayuda de sociedades instrumentales y un presunto testaferro. Hasta ese momento, controlaba Córdoba TV a través de la mercantil Primavera en Córdoba SL. Sin embargo, el pasado enero cedió los activos y el personal de la cadena a otra mercantil, Abac Center 21 SL, que había sido constituida solo unas semanas antes por Ramón Cerdá Sanjuán, un abogado especialista en la creación de sociedades limitadas, una fórmula legal que permite ocultar el nombre del verdadero dueño de las acciones de una empresa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios