busca más implantación en el rural

Podemos censa a 13.458 militantes para engrosar las listas de las municipales

Uno de los principales retos que se esconden detrás del censo es multiplicar el número de candidaturas y concejales. La organización valora la cifra como "muy positiva"

Foto: Pablo Iglesias, junto a otros dirigentes de Unidos Podemos y repsentantes sociales durante una reciente concentración en la Puerta del Sol a favor de la moción de censura. (EFE)
Pablo Iglesias, junto a otros dirigentes de Unidos Podemos y repsentantes sociales durante una reciente concentración en la Puerta del Sol a favor de la moción de censura. (EFE)

El 'Rumbo 2020' que se ha marcado Podemos para las elecciones generales tiene una parada previa en la que el partido focaliza ya una buena parte de sus esfuerzos, considerándola como el impulso imprescindible y termómetro de sus posibilidades para convertirse en alternativa: las elecciones municipales y autonómicas del año previo, en mayo de 2019. Con el objetivo de conquistar nuevas alcaldías y contar con representantes en el mayor número posible de municipios, la formación inició a principios de junio un censo de militantes, en el que se incluyen principalmente cargos orgánicos o públicos, voluntarios, miembros de círculos y, en definitiva, personas involucradas en Podemos que dedican a su causa tiempo y trabajo.

La cifra de militantes censados en todo el país asciende a los 13.458, según los datos provisionales a los que ha accedido este diario, y que desde la organización valoran como "muy positivos" dado este tipo de perfil, que no es comparable al del afiliado clásico. El número de inscritos, en cambio, es de 488.928, de los cuales se consideran activos —que hayan participado durante el último año en algún proceso interno— a algo más de la mitad.

El primer territorio que inició el registro, siguiendo la hoja de ruta descentralizadora acordada en su asamblea autonómica, y el único que ha accedido a hacer públicos estos datos, es Andalucía. La cifra de militantes en la comunidad liderada por Teresa Rodríguez es de 3.500. Una cantidad similar a la de afiliados en la federación andaluza del PCE, pero que si se suman estos a los que militan únicamente en IU alcanzan los 7.000, por lo que Podemos contabilizaría la mitad que sus futuros socios electores. En número de inscritos, las cifras de la formación morada siguen siendo notablemente superiores.

En lo que respecta a los círculos, tanto sectoriales como territoriales, la secretaría de Organización tiene registrados cerca de 900. El censo, además de convertirse en una bolsa de hipotéticos candidatos para las próximas elecciones municipales, tiene por objeto determinar qué municipios cuentan con menos de 50 militantes para, en este caso, eliminarlos e integrarlos en los respectivos consejos ciudadanos municipales. Así se planteaba en el reglamento del documento organizativo salido de la asamblea de Vistalegre II.

Con el censo de militantes, a quienes requieren numerosa información sobre experiencia profesional y formación para conocer en profundidad su perfil, la formación busca generar un banco de talentos. Una idea que la formación trató de poner en marcha tras las elecciones europeas de hace tres años, cuando se situó en el mapa político, pero que finalmente se fue abandonando sin que acabase de cuajar. Asimismo, se pretende afinar con esta información otro de sus objetivos a corto y medio plazo, que pasa por impulsar la organización en el rural, uno de sus talones de Aquiles.

​En solitario o con la marca Unidos Podemos

Con todo, la configuración de listas para las municipales de 2019 en aquellos municipios más pequeños donde Podemos no se presentó hace dos años es uno de los principales retos que se esconden detrás del censo. Multiplicar el número de candidaturas y concejales, priorizando la marca Unidos Podemos para los lugares en los que se concurra con otras fuerzas o movimientos municipalistas o únicamente las siglas del partido si se concurre en solitario. De hecho, entre las preguntas a las que deben responder los militantes está si estarían dispuestos a concurrir en las listas para las elecciones generales o para primarias a los órganos de dirección.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. (EFE)
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. (EFE)

El reglamento aprobado por el responsable de Organización, Pablo Echenique, junto a sus homólogos autonómicos, que son los primeros destinatarios de este 'big data', explicita que los motivos fundamentales del censo son “tener un mapa más preciso de los diferentes tipos de participación de la gente en Podemos”, obtener información sobre los inscritos con un mayor nivel de compromiso “que luego se necesitan para componer los órganos de dirección o las papeletas electorales” y mapear los municipios en función de su músculo.

La formación no se plantea imponer cuotas obligatorias a los militantes, al menos de momento, y se destaca que el hecho de estar censado como militante no confiere ningún derecho político adicional a los inscritos, que podrán seguir participando en todos los ámbitos orgánicos de decisión. El reglamento también prevé que cada seis meses se confirme si los militantes siguen activos, coincidiendo con las diferentes fases de la hoja de ruta para el ciclo electoral 2019-2020.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios