CLAUSURA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

La nueva ejecutiva de Sánchez recibe el castigo del 30%, más del doble que en 2014

La segunda dirección es aprobada por el 70,50% de los delegados del cónclave, frente al 86,19% que validó la cúpula de hace tres años. El líder no obstante amplía su apoyo respecto a las primarias

Foto: Pedro Sánchez, rodeado de su ejecutiva, encabezada por José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Cristina Narbona, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Óscar Puente, este 18 de junio. (EFE)
Pedro Sánchez, rodeado de su ejecutiva, encabezada por José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Cristina Narbona, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Óscar Puente, este 18 de junio. (EFE)

Manos libres también en el último paso. Lo esperado. Pedro Sánchez tiene proyecto aprobado por la práctica unanimidad del plenario del 39º Congreso Federal y tiene un nuevo equipo. Su segunda ejecutiva, radicalmente distinta a la que montó en 2014, monocolor si se descuenta la plaza que ocupa el exlendakari Patxi López, recibe una aprobación de solo el 70,50% de los delegados, un porcentaje más bajo que el que obtuvo Joaquín Almunia en 1997.

La nueva ejecutiva de Sánchez recibe el castigo del 30%, más del doble que en 2014

Pasadas las 12 de la mañana, en el pabellón 3 de Ifema de Madrid —un escenario diferente, pero próximo, al espacio que ha acogido el cónclave, el Palacio Municipal de Congresos, incluida la votación—, se comunicaron los datos de la votación del millar de compromisarios llamados a emitir su papeleta en urna. Tal y como indicó el presidente del 39º Congreso, el castellanoleonés Luis Tudanca, se registraron 956 votos emitidos (había 1.004 con derecho a sufragio), de los cuales hubo 674 votos a favor, 274 en blanco y 8 nulos. Es decir, que la contestación a la dirección planteada por el secretario general ha sido del 29,5%. Hace tres años, en el cónclave extraordinario que lo encumbró como líder del PSOE, en aquel momento aupado por las grandes federaciones y con Susana Díaz a la cabeza, el apoyo a la cúpula fue del 86,19%. No obstante, sí hay que resaltar que el secretario general amplía la mayoría conseguida en las primarias: entonces le votó el 50,26% de los militantes, y ahora su ejecutiva, su primera prueba de fuego, pese al correctivo, recibe el aplauso del 70,50%.

La lista del comité federal cosecha una aprobación similar, del 70,50%, y la comisión de ética y garantías, algo más de respaldo, el 73,43%

Concluida anoche la votación de la ponencia política, económica y organizativa, este domingo los delegados tenían que pronunciarse sobre los órganos federales: la ejecutiva (49 miembros, 11 más que la anterior), la parte del comité federal (132 integrantes) que se proclama en este cónclave —la otra mitad le ponen los territorios— y la comisión de ética y garantías. El comité federal recibió 674 síes (70,50%), 271 blancos y 11 nulos. Y el 'tribunal interno' del PSOE, que seguirá presidiendo la vasca Isabel Celaá, cosechó un respaldo un pelín mayor, de 702 votos a favor (73,43%), 249 blancos y 5 nulos. En las tres votaciones se emitieron 956 sufragios, cuando había 1.004 compromisarios con derecho a voto.

[Consulta aquí en PDF las listas de los órganos federales y aquí las biografías de los miembros de la ejecutiva]

La dirección se conoció anoche hacia las 2:15 de la madrugada, más tarde incluso que en 2014, cuando entonces Sánchez sí tuvo que complacer a los territorios que le habían apoyado y habían sido fundamentales en su victoria. El retrato que arroja esta segunda ejecutiva es inequívoco: aparte de amplia, no tiene a ningún barón, como prometió en la anterior había 10—, no hay ningún vocal, puesto que todos son secretarios de área y, dependiendo de estos, responsables ejecutivos, no se cumple la regla de la igualdad de género al 50% (hay 29 hombres, contando con Sánchez, y 20 mujeres), y no es de integración. De los 49 nombres, solo hay un gesto hacia sus rivales: el fichaje del exlendakari Patxi López, tercero en las primarias, como secretario de Política Federal. Ni un afín a Susana Díaz. Ella no lo pidió, pero él tampoco ha querido hacer ni una mínima concesión, algo que no acababan de comprender incluso algunos dirigentes territoriales próximos a él. Otros incluso reconocían que, vista desde fuera, la cúpula puede parecer hasta "revanchista".

Juanma RomeroJuanma Romero

Encabezada por Quico Toscano

Pero la lista del comité federal, compuesta por 132 miembros, y que es el órgano que viene a ser una especie de 'parlamento' del PSOE, llamado a sentar a todas las sensibilidades del partido, tampoco brilla por su integración. Destaca, para empezar, que se rompe la tradición de que formen parte del máximo órgano de poder los anteriores secretarios de Organización. En la relación aprobada este domingo por los delegados, no figuran ni José Blanco —número dos de José Luis Rodríguez Zapatero y último presidente del comité federal—, ni Óscar López —responsable del aparato con Alfredo Pérez Rubalcaba—, ni César Luena —último secretario de Organización, elegido por Sánchez en 2014—. Es cierto que ninguno de ellos le apoyó en las primarias. El primero se alineó con Susana Díaz y los otros dos con Patxi López.

En la plancha de 132 nombres del comité, no figura ninguno de los ex secretarios de Organización ni figuras como Valenciano, Madina o Hernando

Pero tampoco figuran dirigentes de relieve como la eurodiputada y ex vicesecretaria general Elena Valenciano, los exportavoces parlamentarios Antonio Hernando y Soraya Rodríguez; el principal rival de Sánchez en 2014, Eduardo Madina, e históricos como el expresidente manchego José María Barreda o el último responsable de Organización de Felipe González, el diputado valenciano Ciprià Císcar. La candidatura la encabeza Quico Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) y uno de los principales báculos del madrileño, y sigue ordenada por orden alfabético.

Los rostros principales de la nueva dirección del PSOE. De izqda. a dcha. y de arriba abajo, Pedro Sánchez, Cristina Narbona, Adriana Lastra, José Luis Ábalos, Patxi López, Óscar Puente, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Carmen Calvo, Odón Elorza, Beatriz Corredor, José Félix Tezanos, Manu Escudero, Andrés Perelló, Paco Polo, Hugo Morán, Núria Parlon, Susana Sumelzo, Mónica Silvana, Héctor Gómez, Manuel González Ramos y Pilar Cancela. (EFE)
Los rostros principales de la nueva dirección del PSOE. De izqda. a dcha. y de arriba abajo, Pedro Sánchez, Cristina Narbona, Adriana Lastra, José Luis Ábalos, Patxi López, Óscar Puente, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Carmen Calvo, Odón Elorza, Beatriz Corredor, José Félix Tezanos, Manu Escudero, Andrés Perelló, Paco Polo, Hugo Morán, Núria Parlon, Susana Sumelzo, Mónica Silvana, Héctor Gómez, Manuel González Ramos y Pilar Cancela. (EFE)

Entre los dirigentes próximos a Díaz se hallan el número dos del PSOE-A, Juan Cornejo; el presidente del Parlamento andaluz, el cordobés Juan Pablo Durán; el portavoz de la Cámara autonómica y ya exportavoz de la gestora, Mario Jiménez; todos los secretarios provinciales andaluces; la presidenta del PSOE-A y anterior presidenta federal del PSOE, Micaela Navarro; el secretario general de Juventudes, el asturiano Nino Torre; el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, o los alcaldes de Cornellà y Aranjuez, Antonio Balmón y Nina Moreno. De los cercanos a Patxi López figuran el madrileño Rafa Simancas y los vascos Rodolfo Ares y Miguel Ángel Morales. La catalana Meritxell Batet, anterior miembro de la cúpula y que en el proceso de primarias mantuvo un perfil discreto, regresa al comité, igual que el exportavoz de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias, contrincante de Sánchez en 2014 pero ahora alistado en las filas del jefe de Ferraz.

Cuota sanchista la ocupan el catalán Jaume Collboni, los diputados Sofía Hernanz y Pere Joan Pons (Baleares) y Chano Franquis (Canarias); los parlamentarios autonómicos madrileños José Manuel Franco (y su hija, Isabel Franco) y Dani Viondi; la exsecretaria de Estado Consuelo Rumí, o el pontevedrés Gonzalo Caballero, enemigo visceral de su tío, Abel Caballero, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Lo llamativo es que se incorporan al máximo órgano de poder del PSOE cuadros intermedios y mandos que hasta ahora no habían tenido peso en la esfera nacional. Es decir, será un comité —al menos en la parte que ha elegido este 39º Congreso— desprovisto de vips. No obstante, seguirán siendo miembros natos los barones y presidentes autonómicos y los portavoces parlamentarios y con voz, pero sin voto, los ex secretarios generales del PSOE.

La nueva dirección está articulada en torno a cinco pilares fundamentales, además del propio Pedro Sánchez: Adriana Lastra y José Luis Ábalos en la vicesecretaría general y en Organización; la exministra Cristina Narbona en la presidencia; el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis en Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en la portavocía de la ejecutiva. A partir de ahí, se estructura en dos peldaños: los titulares de secretarías de área y los secretarios ejecutivos, que cuelgan de los primeros. No hay barones, ni cuotas.

La nueva ejecutiva de Sánchez recibe el castigo del 30%, más del doble que en 2014

Andalucía y Madrid, las federaciones mejor representadas

Ya dijo Pedro Sánchez que su dirección no respondería a cuotas territoriales. Y así es. Andalucía, la federación más poderosa en número de militantes, sí es la que tiene más miembros en la cúpula, ocho en total, si bien ninguno de ellos es afín a Susana Díaz. Son Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (Relaciones Institucionales), Carmen Calvo (Igualdad), Paco Salazar (Acción Electoral), José Antonio Rodríguez Salas (alcalde de la localidad granadina de Jun, Dinaminación de Agrupaciones Locales), Luisa Faneca (Pesca), María Jesús Castro (Mayores), Ignacio López (Movimientos Sociales) y Fernando Martínez (Memoria Histórica).

A Madrid, que es la cuarta federación, le corresponden siete puestos en la dirección: además de Cristina Narbona (presidencia) y Pedro Sánchez (secretaría general), hay que contar a la exministra Beatriz Corredor (Ordenación del Territorio y Políticas Públicas de Vivienda), las diputadas autonómicas Mónica Silvana (Movimientos Sociales y Diversidad) e Isaura Leal (Función Pública), José Félix Tezanos (Estudios y Programas) y José Manuel Rodríguez Uribes (Laicidad). 

Sigue la federación valenciana, que sitúa a José Luis Ábalos en Organización, a la exdiputada nacional por Castellón Susana Ros en lucha contra la Violencia de Género, al exalcalde de Elche Alejandro Soler como adjunto a Política Municipal; al exsecretario de Acción Sindical de UGT Toni Ferrer en Empleo; al exeurodiputado Andrés Perelló en Justicia y Nuevos Derechos y al exdirector de Change.org Paco Polo

Castilla y León sienta a cinco dirigentes. Además de Óscar Puente, alcalde de Valladolid, como portavoz, figuran el abogado leonés Ibán García del Blanco (Cultura), la eurodiputada Iratxe García (Asuntos Europeos), la diputada palentina Luz Martínez Seijo (Educación) y el secretario provincial de Valladolid, Javier Izquierdo (Formación). 

Asturias pone a tres dirigentes: la vicesecretaria general, la parlamentaria Adriana Lastra; al secretario del Área para la Transición Ecológica, el exdiputado Hugo Morán, y a la secretaria ejecutiva de Sanidad y Consumo, la senadora Luisa Carcedo. El PSC aporta otros tres miembros: la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon, en Cohesión Social e Integración; el regidor de Viladecans, Carles Ruiz, en Industria, y el exsenador Paco Boya en la exótica secretaría ejecutiva de Montaña. 

Vascos son el exlendakari Patxi López (Política Federal) y Odón Elorza (Transparencia y Democracia Participativa), ambos diputados, y también Manu Escudero (Política Económica y Empleo). De Castilla-La Mancha hay otros tres dirigentes: el secretario provincial de Albacete, el parlamentario nacional Manuel González Ramos (Agricultura, Ganadería y Pesca); la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón (Economía para las Ciudades),  y la exdiputada por Guadalajara Magdalena Valerio (Seguridad Social y Pacto de Toledo).

Canarias cuela dos representantes: al diputado autonómico Héctor Gómez en Política Internacional y al experto en inmigración Luc André Diouf, senegalés de origen, en Política de Refugiados. 

Otras federaciones más pequeñas aportan un representante: el navarro Santos Cerdán pilotará Coordinación Territorial; la riojana Concha Andreu, Mundo Rural; la presidenta de la gestora gallega, la diputada Pilar Cancela, Políticas Migratorias y PSOE del exterior; la parlamentaria por Zaragoza Susana Sumelzo, Política Municipal; el secretario general de Ibiza, Vicent Torres, para Provincias, Cabildos y Consells; el líder socialista en Santander y portavoz municipal, Pedro Casares, para Transportes e Infraestructuras, y el controvertido alcalde de Calasparra, Murcia, José Vélez, para Pequeños Municipios. Vélez fue quien durante la campaña llamó "mafiosa" a la gestora, lo que generó críticas desde el bando susanista. Extremadura, una de las federaciones medianas pero de mucho peso político, proyecta, para Cooperación al Desarrollo, a la concejal cacereña Belén Fernández, contraria al presidente Guillermo Fernández Vara. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios