NUEVOS ANUNCIOS A 24 HORAS DEL ARRANQUE DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez inicia la integración: López entra en su cúpula y Vara preside el consejo territorial

El exlendakari acepta el área de Política Federal y el presidente extremeño, uno de los barones que apoyó a Díaz, la reemplazará en la dirección del órgano que discute la política autonómica

Foto: Pedro Sánchez, con Guillermo Fernández Vara, el 21 de junio del año pasado en Villanueva de la Serena, durante la campaña del 26-J. (EFE)
Pedro Sánchez, con Guillermo Fernández Vara, el 21 de junio del año pasado en Villanueva de la Serena, durante la campaña del 26-J. (EFE)

Patxi López dijo sí. Y Guillermo Fernández Vara también. El exlendakari y excandidato a las primarias del PSOE ha aceptado la oferta de Pedro Sánchez y asumirá la cartera de Política Federal dentro de su ejecutiva, un área desde la que pilotará la respuesta del partido a la crisis territorial y al desafío soberanista en Cataluña. Y el presidente extremeño, uno de los apoyos de Susana Díaz en su campaña, se hará cargo de la dirección del consejo de política federal, el órgano que reúne al líder socialista y a sus barones.

El sí definitivo de López, adelantado por 'Vozpópuli' y confirmado a este periódico por fuentes muy próximas al secretario general, supone la primera plasmación del intento del líder por visualizar en su nueva ejecutiva la integración tras una guerra fratricida or el liderazgo. Pero también tiene enorme valor simbólico que un líder susanista tan destacado como Fernández Vara, uno de los látigos de hecho de Sánchez en estos últimos meses, desde que ambos certificaron su ruptura, se convierta en el jefe del antiguo consejo territorial, encargado de la dirección de la política autonómica y del que salieron documentos guía tan fundamentales como la 'Declaración de Granada', el texto consensuado en 2013 bajo la batuta de Alfredo Pérez Rubalcaba y que puso negro sobre blanco la aspiración de reforma federal del Estado. Ahora también será un foro fundamental por cuanto tendrá que asumir y defender la nueva lectura impulsada por Sánchez: la definición de España como nación de naciones y la apuesta por un Estado "plurinacional", que no obstante quedará aprobada este fin de semana en el 39º Congreso Federal.

Vara ha sido el primer barón en proclamar su lealtad a Sánchez y en ponerse a su disposición, y almorzó con él tras las primarias para firmar la paz

Vara sustituirá en la presidencia del consejo de política federal —el nuevo nombre que eligió Sánchez en su anterior mandato, en 2014, precisamente para remarcar esa reivindicación clara del modelo federal— a Susana Díaz. En aquel momento, ella había sido la mentora del madrileño, la que había propiciado su elección por primarias pese a que era casi un desconocido para el partido. Él intentó que la baronesa presidiera su primera ejecutiva, pero ella rechazó la oferta y prefirió que colocara en el puesto a una dirigente de su confianza, la jiennense Micaela Navarro.

Juanma RomeroJuanma Romero

Entonces ambos pactaron que presidiera el consejo de política federal, lo que le generó el malestar de su antiguo titular, el asturiano Javier Fernández, a quien Sánchez hubo de contentar dando vida a un órgano de nueva creación, el consejo para la transición industrial y energética, que apenas se reunió una vez, y para su constitución. Las relaciones entre Sánchez y Díaz se fueron agrietando casi desde el primer minuto, hasta hacerse irreconciliables y acabar compitiendo por el bastón de mando del PSOE. Vara apoyó con vehemencia a la presidenta andaluza, fue de los que más dio la cara por ella —igual que había sido de los primeros en defender la abstención tras las generales del 26-J—, pero también fue de los primeros en digerir con deportividad el resultado de las primarias del 21 de mayo. Como hizo en 2014, cuando también perdió su favorito, Eduardo Madina, se puso a disposición del secretario general desde el primer momento. Almorzó con él en Madrid, mantuvieron una conversación centrada más en el futuro que en el pasado y quedaron en seguir hablando.

Sánchez inicia la integración: López entra en su cúpula y Vara preside el consejo territorial

Con billete en la ejecutiva como nato

Ahora Sánchez lanza el primer gesto de integración con el susanismo. Es verdad que el presidente extremeño no estará en su ejecutiva con área, en su núcleo duro —aunque su nuevo cargo sí le haría ser miembro nato de ella, pero Díaz por ejemplo no fue nunca a las reuniones—, pero también es cierto que el consejo de política federal es uno de los órganos colegiados más relevantes, y más en un momento de crisis territorial. Al elegirle como sustituto de Díaz, además, parece señalarle como uno de los barones a los que protegerá especialmente. Y, de hecho, no es previsible que ninguno de los rivales que pretenden competir con él en el congreso regional consiga arrebatarle el liderazgo. Vara agradeció "honrado" la propuesta del jefe de Ferraz vía Twitter.

La entrada de Patxi López se daba como bastante probable desde hace días, si bien desde que trascendió que el secretario general le había hecho la oferta el exlendakari se había impuesto un absoluto silencio. Había pedido unos días para dar una respuesta. Estos días, en el Congreso, mientras se debatía la moción de censura de Podemos contra Mariano Rajoy, daba largas cambiadas a los periodistas, evitando anticiparles su decisión. En su círculo también imperaba el hermetismo, pero sí advertían de que el exlendakari quería saber la foto final de la ejecutiva y que esta reflejase la "pluralidad" del partido. Algunos dirigentes consideraban que esa integración debía traducirse en la suma de más referentes de su candidatura, pero en el equipo del líder 'a priori' veían esa opción como más complicada. Pero aún es una incógnita. Fuentes muy próximas a Sánchez rehusaron adelantar si habrá más patxistas en la nueva dirección.

López se ha tomado unos días para reflexionar pero al final asume una cartera desde la que deberá dar respuesta al desafío soberanista en Cataluña

Por lo pronto, la incorporación de López está cargada de significación. Él estará al frente de una cartera que en la dirección anterior estaba en manos del sevillano Antonio Pradas, hombre fuerte de Susana Díaz en Madrid, y era oficialmente el número tres de la cúpula, tras Sánchez y el responsable de Organización, César Luena. El exlendakari no será el nuevo tres. Tendrá por delante al jefe del aparato —el valenciano José Luis Ábalos— y al nuevo secretario de Relaciones Institucionales, el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Y aún está por ver si habrá vicesecretaría general, cuya titular, tal vez la asturiana Adriana Lastra, que hizo tándem con Ábalos al frente del equipo sanchista durante la disputa por el liderazgo, sería la número dos.

Sánchez ya persiguió durante la campaña que López tirara la toalla. Tras la recogida de los avales, en la que el madrileño sorprendió con la entrega de 53.692 firmas validadas, instó al también expresidente del Congreso a dar un paso atrás y sumarse a su candidatura, puesto que él se comprometía a asumir parte de su programa, como las primarias a doble vuelta o la rendición de cuentas anual. Pero López no cedió y cumplió su palabra de llegar hasta el final. No fue fácil. Los encontronazos entre los dos siguieron y se visualizaron durante el debate a tres en Ferraz, en el que Sánchez insistía en que ambos compartían proyecto. Tenía parte de razón: López había formado parte de la anterior ejecutiva como secretario de Acción Política y Ciudadanía, y nunca falló al líder. Integraba su núcleo duro, le defendió frente a los embates de los dirigentes que fueron alineándose con Díaz y él incluso le premió postulándole como presidente de la Cámara Baja tras las elecciones del 20-D de 2015.

Patxi López saluda al todavía portavoz provisional del PSOE en el Congreso, José Luis Ábalos, el pasado 29 de mayo en el pleno. (EFE)
Patxi López saluda al todavía portavoz provisional del PSOE en el Congreso, José Luis Ábalos, el pasado 29 de mayo en el pleno. (EFE)


López no dimitió como miembro de la ejecutiva tras las vascas y gallegas del pasado 25 de septiembre. Aguantó el tirón. Le respaldó incluso en el difícil comité federal del 1 de octubre. Pero una vez que cayó algunos dirigentes y barones que habían avalado los movimientos de Sánchez sin descanso consideraron que había que empezar una nueva etapa y apuntar un nuevo liderazgo que fuera más conciliador y que no abocara al partido a un escenario de ruptura. Lanzaron a López. Una maniobra pensada para cortar el paso al madrileño pero que generó el efecto contrario. Sánchez se rehízo y lanzó su candidatura a las dos semanas, en Dos Hermanas (Sevilla). Él, propietario del "no es no" a Mariano Rajoy, lo explotó y la ola de entusiasmo creció y creció, hasta devolverle a la orilla de Ferraz.

Juanma RomeroJuanma Romero

El candidato más accesible para los medios

El exlendakari era la pieza más fácilmente integrable. Tanto para Sánchez como para Díaz. Es considerado un hombre de partido, un dirigente capaz de tender puentes con todos los sectores, muy respetado. Fue el primer lendakari socialista, bajo cuyo Gobierno —y con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa— se consiguió la derrota de ETA. El favorito de Rubalcaba para su sucesión que, sin embargo, rehusó dar un paso adelante en 2014 a la vista de que Madina no se retiraba. Su momento parecía haber pasado hasta que decidió embarcarse en el último viaje de las primarias. Ha sido, de largo, el candidato más accesible y el que más se ha expuesto a los medios, con decenas de entrevistas y declaraciones.

El puzle del nuevo PSOE comienza a estar ya bastante completo, a falta de encajar la pieza de la portavocía parlamentaria. La favorita es Lastra

Ahora López recibe su recompensa, convirtiéndose en uno de los hombres fuertes de la nueva ejecutiva. No tanto porque vaya a formar parte del núcleo duro —que integrarán José Luis Ábalos y Adriana Lastra, más Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Cristina Narbona—, sino porque su cartera goza de un enorme peso político y simbólico en este momento, con el desafío del referéndum unilateral con fecha (1 de octubre) y pregunta ("¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?"), con la respuesta del Estado a la vuelta de la esquina y el horizonte de unas nuevas elecciones autonómicas anticipadas. Los dirigentes que más han trabajado con él venían argumentando en los últimos días que el área de Política Federal encajaba como anillo al dedo para el exlendakari, por su visión de Estado y su amplia trayectoria.

Francisco Polo, en la sede de Change.org. (Kike Villarino)
Francisco Polo, en la sede de Change.org. (Kike Villarino)


El puzle del nuevo PSOE de Sánchez, tras los anuncios del pasado fin de semana, los de este jueves y los que se conocieron en la tarde de ayer —el activista Paco Polo en Emprendimiento, Ciencia e Innovación; la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon, en Cohesión Social e Integración, el diputado guipuzcoano Odón Elorza en Transparencia y Democracia Participativa; el exsecretario de Acción Sindical de UGT Toni Ferrer en Empleo; el abogado leonés Ibán García del Blanco en Cultura o la eurodiputada castellanoleonesa Iratxe García en la secretaría de la UE—, queda ya bastante más completo. Además, este jueves confirmó también que acepta asumir la portavocía de la dirección el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, aunque ya se contaba con ello desde la semana pasada.

No obstante, Ferraz tiene por anunciar quién ocupará de forma definitiva la portavocía parlamentaria, cargo para el que sigue siendo favorita la diputada asturiana Adriana Lastra, puntal de la campaña del madrileño junto con Ábalos, próximo secretario de Organización.

Zapatero sí acudirá finalmente al 39º Congreso, pero a la apertura

José Luis Rodríguez Zapatero sí acudirá finalmente al 39º Congreso Federal del PSOE. Pero no a la clausura, el momento que suelen elegir los ex secretarios generales para acercarse a los cónclaves, sino a la apertura formal, este sábado 17 de junio. Así lo confirmaron a El Confidencial fuentes del entorno del expresidente del Gobierno. 

El exjefe del Ejecutivo trasladó en las últimas horas a Pedro Sánchez que él no será baja en el cónclave. Estará en el acto de apertura, a partir de las 10 de la mañana. El domingo no puede estar en el discurso de cierre del secretario general, en el pabellón 3 de Ifema (no en el 1, como inicialmente se previó), y ante más de 4.000 militantes, porque ha de volar a Bolivia

Zapatero fue invitado hace unas semanas por el presidente boliviano, Evo Morales, a la Conferencia Mundial de los Pueblos 'Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal', que se celebra el 20 y 21 de junio en Cochabamba, para asistir a la inauguración y también como ponente. Pero el expresidente, dicen en su gabinete, tiene que estar en el país latinoamericano el lunes 19 para poder desplazarse a la ciudad boliviana. 

El exjefe del Ejecutivo ya adelantó la semana pasada que "siempre" acude a los congresos del partido, anticipando así que haría lo posible por acercarse. Pero lo que sí consigue es evitar la foto de la clausura, que puede ser tensa porque cabe la posibilidad de que los militantes y simpatizantes sanchistas abucheen a los notables y a los barones, pese a que la organización ha pedido respeto. El que no estará en el 39º Congreso es el otro expresidente socialista, Felipe González, que esta semana se ha visto obligado a viajar a Colombia para cumplir con el encargo de verificador del proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC. Alfredo Pérez Rubalcaba sigue sin adelantar si estará presente en el cónclave en algún momento o faltará, aunque fuentes de Ferraz anticipan que sí asistirá, y a la apertura, como Zapatero. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios