HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL DEL PSOE

Pedro Sánchez: "Me siento muy próximo a los votantes de Podemos"

No aclara aún el sentido del voto del PSOE en la moción de censura de Iglesias, pero sí lanza un guiño a sus electores para advertirles de que su partido es la referencia de los progresistas españoles

Foto: Pedro Sánchez, este 1 de junio, durante la visita a la Feria del Libro de Madrid, en el parque del Retiro. (EFE)
Pedro Sánchez, este 1 de junio, durante la visita a la Feria del Libro de Madrid, en el parque del Retiro. (EFE)

El sentido del voto del PSOE en la moción de censura de Podemos a Mariano Rajoy sigue siendo una incógnita, aunque por ahora todo indica que el reelegido secretario general, Pedro Sánchez, se inclinará hacia la abstención. Al menos a ella apunta su portavoz provisional en el Congreso y hombre de máxima confianza, José Luis Ábalos. Pero él quiere ir paso a paso y no despejar el enigma ahora, cuando aún quedan 12 días para que se discuta en el pleno del Congreso. Por lo pronto, el dirigente madrileño quiere echar el lazo a los electores de la formación morada, intentar atraerlos de nuevo hacia su casa, convenciéndoles de que el PSOE vuelve a ser el refugio de los ciudadanos progresistas.

"Lo digo claramente. Nosotros, y yo en particular, me siento muy próximo a los votantes de Podemos", soltó Sánchez en cuanto fue preguntado este jueves por los periodistas acerca de la moción de censura. Todo un guiño que quería que se marcase como idea principal de su discurso, en sus primeras declaraciones convocadas a los medios tras vencer con rotundidad en las primarias frente a Susana Díaz. "Hay cuestiones y formas de hacer de Pablo Iglesias con las cuales no coincido ni comparto", recordaba el secretario general. Y advertía, en línea con lo manifestado en otra ocasiones, que "una cosa es que el Gobierno de España sea censurable, por esta degeneración del sistema democrático, por la utilización tan partidaria de las instituciones públicas" —este jueves tenía más en bandeja esa denuncia tras la dimisión del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, por el escándalo de la sociedad \'offshore\' en Panamá que heredó de su padre—, y otra muy distinta es que secunde la iniciativa de Podemos.

El líder socialista enfatizó no se puede olvidar lo que ocurrió en la pasada legislatura, con la investidura fallida que él protagonizó por los vetos cruzados de "las fuerzas del cambio". "Y no podemos permitirnos que eso se vuelva a producir. Si hay un cambio, debe ser un cambio con todas las consecuencias, donde los números den, y desgraciadamente esos números no dan ahora mismo", ya que no existe una mayoría alternativa a la nucleada en torno al PP.

Pedro Sánchez: "Me siento muy próximo a los votantes de Podemos"

No obstante, el PSOE, dijo, sí es "sensible" a la "denuncia" que llega desde distintos ámbitos progresistas para que haya un acuerdo que logre derribar a Rajoy del Ejecutivo. ¿En qué se traduce no obstante esa reflexión? "Paso a paso", respondió, ante la insistencia de la prensa, que le interpelaba de nuevo por el sentido de voto en la moción de censura.

Pedro Sánchez: "Me siento muy próximo a los votantes de Podemos"

Líder "de todos los afiliados"

Sánchez respondió también a cuestiones más puramente domésticas, sobre su futura dirección y la marcha del 39º Congreso Federal, que tendrá lugar el 16, 17 y 18 de junio. De lo primero no soltó mucha prenda. Su ejecutiva, apuntó, será integradora, porque él será el "secretario general de todos los afiliados, hayan votado al candidato al que hayan votado". "Yo mismo me empeñaré en la integración y en la diversidad, que para mí nunca ha sido un obstáculo, sino una fuente de riqueza en los ámbitos de dirección del PSOE". El dirigente sostuvo que el resultado tan "claro" de las primarias, que ganó con un 50,26% de las papeletas frente a una Susana Díaz que se hizo solo con el 39,90% y a un Patxi López que se quedó en el 9,84%, ha dejado también muy delineada la orientación estratégica del PSOE. A saber, que vuelva a ser la "referencia de los votantes progresistas".

Sánchez confirma que en el cierre del 39º Congreso se hará en otro sitio: dará cabida a los afiliados, simpatizantes y colectivos que han pedido acudir

El jefe de los socialistas confirmó también que el cierre de su cónclave no se hará en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, el espacio alquilado por la gestora de Javier Fernández, sino en uno más amplio (uno de los pabellones de Ifema) para dar cabida a los militantes, simpatizantes, ONG y colectivos que han pedido acudir como invitados a la clausura. "Es mucha la gente progresista que está llamando a la puerta para ayudar y para compartir con nosotros este congreso", que "tiene que ser el kilómetro cero de las muchas cosas buenas que lleguen a nuestro país". Sí garantizó que la estructura del cónclave será la de siempre, y que lo único que cambia es el discurso final, que en lugar de pronunciarse en un auditorio ante 2.000 personas se hará para muchas más —su equipo calcula que puede congregar a en torno a 4.000-5.000 simpatizantes—. Sánchez agradeció el apoyo de todos los que han manifestado su voluntad de acudir a la clausura: "Estamos desbordados porque hay mucha gente que quiere venir el 18 de junio de dentro y de fuera del PSOE".

"No es que les hayamos invitado, es que ellos nos están pidiendo ser invitados, muchísimas ONG, asociaciones y muchísimos colectivos sociales que van a estar con nosotros el 18 de junio", rubricó. Ese día "se va a ver que hay muchos millones de gente progresista que quiere que el PSOE vuelva a ser la referencia de la izquierda, que es lo que la militancia socialista ha pedido el pasado 21 de mayo" en las primarias.

Pedro Sánchez, durante su recorrido por la Feria del Libro de Madrid, este 1 de junio. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su recorrido por la Feria del Libro de Madrid, este 1 de junio. (EFE)


Por último, el secretario general sintetizó el contenido de la conversación "corta" pero "muy cordial" que mantuvo con Rajoy el lunes pasado, en la que charlaron sobre el desafío soberanista catalán. Sánchez le trasladó que el PSOE siempre estará en la defensa de la Constitución y la legalidad. "Siempre va a estar al lado del Gobierno, pero no del PP, ni del presidente, sino del Gobierno y del Estado en la defensa de la legalidad", precisó.

Reitera que en el conflicto catalán el PSOE siempre estará del lado del Gobierno, pero "no del PP", y acusa a Rajoy de haberlo abordado con "desidia"

De hecho, ambas formaciones discrepan en la "solución política" que debe hallarse para abordar la crisis territorial, ya que al presidente le ha sobrado "desidia" y le ha faltado la búsqueda del diálogo. "A [Carles] Puigdemont y a Rajoy les digo que la única fuerza que vale es la del diálogo", subrayó. Sánchez, por cierto, no encontró el SMS que el jefe del Ejecutivo le mandó para felicitarle por su victoria en las primarias. "Si él lo dice, yo me lo creo", zanjó sonriente.

Un paseo de una hora, selfis a tutiplén y una decena de libros comprados

Pedro Sánchez llegó al punto acordado de la Feria del Libro, la caseta número 334 —la de la editorial Edhasa, cuyo presidente, Daniel Fernández, también lo es del Gremio de Editores y Libreros de España—, pasadas las 11:30 horas, algo más tarde de lo previsto. Pero tenía su lógica, porque había esperado a la confirmación de la dimisión del hasta ahora fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix

El secretario general compareció en el paseo de Coches del parque del Retiro sonriente, en vaqueros y camisa verde mar —la misma que vistió durante el debate con Susana Díaz y Patxi López—, y acompañado de Fernández y del que había sido secretario de Cultura de su ejecutiva, el leonés Ibán García del Blanco. Sánchez atendió a los medios y luego recorrió la exposición durante una hora y bajo el sol implacable que caía a mediodía en la capital. En ese tiempo no paró de hacerse selfis y fotos con todo aquel que se lo pedía. Con visitantes de todas las edades, incluidos niños y adolescentes que deambulaban por una Feria del Libro que este año, en su edición número 76, recordó él mismo, tiene como invitado especial a Portugal —"se está poniendo de moda"—, país al que él mira constantemente como referencia, porque el socialista António Costa se convirtió en primer ministro tras pactar con las izquierdas antes enfrentadas. Sánchez es como un 'youtuber' de moda o una estrella del rock. La gente se le pega para llevarse un recuerdo (hasta con cámara Polaroid, por cierto) y él se presta llevando puesta la sonrisa todo el tiempo. Alarga el brazo y zas. Foto. Se le ve que es un experto. 

Sánchez está leyendo ahora 'Castellio contra Calvino: conciencia contra violencia', del escritor austriaco Stefan Zweig. Pero de la feria salió con una importante compra de libros, algunos para sus hijas: 'El lejano país de los estanques', de Lorenzo Silva; 'La zapatera prodigiosa', de Federico García Lorca; 'El maestro Juan Martínez que estaba allí', de Manuel Chaves Nogales; 'Pablo Iglesias, socialista, obrero y español', de Joan Serrallonga; 'Doble esplendor', de la aristócrata republicana Constancia de la Mora; 'Cien años de socialismo', de Donald Sassoon; 'La velada en Benicarló', de Manuel Azaña o 'Capitán Twain', de Mark Siegel, y, para sus pequeñas, el ejemplar 'Juntas, of course' de la serie juvenil 'El club de las zapatillas rojas', de Ana Punset, y 'Por una rosa', de Laura Gallego, Benito Taibo y Javier Ruescas. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios