Es noticia
Menú
La Policía ordena flexibilizar el control fronterizo de El Prat para evitar colas
  1. España
en aplicación del código de fronteras schengen

La Policía ordena flexibilizar el control fronterizo de El Prat para evitar colas

Apela al Código de Fronteras Schengen, que en un artículo prevé la reducción de la vigilancia de forma puntual, para agilizar los trámites y que no se produzcan aglomeraciones

Foto: Largas colas en el aeropuerto de El Prat por los controles de pasaportes el pasado 30 de abril. (EFE)
Largas colas en el aeropuerto de El Prat por los controles de pasaportes el pasado 30 de abril. (EFE)

El inspector de la Policía Nacional que ejercía como jefe del Puesto Fronterizo del Aeropuerto de Barcelona el pasado 22 de mayo remitió un correo electrónico al servicio de guardia de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para informar de las medidas que sus subordinados estaban aplicando en el control de pasaportes, que las últimas semanas ha sufrido largas colas en momentos puntuales.

"Se remite el presente para comunicar la aplicación del Código de Fronteras Schengen en los controles de llegadas y salidas de la Terminal 2 durante las franjas horarias de 8:30 a 11 horas", explica el inspector, que alude a una normativa que contempla explícitamente la "flexibilización de las inspecciones fronterizas (...) cuando concurran circunstancias excepcionales e imprevistas", entre las que se encuentran los momentos en los que "la intensidad del tráfico sea tal que el tiempo de espera en el paso fronterizo resulte excesivo".

Foto: Filas en el aeropuerto de El Prat para los controles de pasaportes. (Twitter)

Según el mismo correo electrónico al que ha tenido acceso El Confidencial, los policías estarían aplicando la reducción de los controles realizando únicamente inspecciones visuales de documentación sobre algunos ciudadanos europeos. Es decir, en el citado periodo horario, llevarían a cabo controles mecánicos aleatorios sobre los viajeros comunitarios mayores de edad. Los menores, por su parte, seguirían siendo verificados vía telemática en su totalidad.

El 'email' fue remitido cinco días después de que la cúpula del Ministerio del Interior —que ha preferido no hacer declaraciones en relación al mencionado 'mail'— celebrara una reunión de urgencia en el aeropuerto de Barcelona con los responsables de AENA. En concreto, el 17 de mayo a las 13:15, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, se desplazó hasta la ciudad condal junto al director general de la Policía, Germán López, y el comisario general de Extranjería y Fronteras, Juan Carlos Ortiz, para llevar a cabo la mencionada cita en compañía del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, el jefe superior de Policía de Cataluña, Sebastián Trapote, con el director de AENA, Javier Marín, y la directora del aeródromo, Sonia Corrochano.

El departamento dirigido por Juan Ignacio Zoido no hizo públicas las conclusiones de esa reunión y se limitó a señalar, tras la polémica de las colas, que la entrada en vigor de la nueva normativa comunitaria el pasado 7 de abril provocó un incremento de los controles fronterizos para vigilar más exhaustivamente la posible entrada de terroristas, que reforzó el dispositivo de El Prat el 1 de mayo con 20 agentes adicionales para agilizar los trámites y que tiene intención de incorporar 350 equipos de verificadores de pasaportes en los 20 aeropuertos con frontera, de los que medio centenar irá a Madrid y otro medio, a Barcelona.

Días después, tras la reunión de coordinación del aeropuerto —que incluye a las administraciones del Estado, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, el aeródromo y las fuerzas de seguridad— del pasado 25 de mayo, Millo elevó a 144 el número de agentes de la Policía Nacional que se incorporarían al control de fronteras de El Prat para reforzar la vigilancia.

La medida de levantar la mano con los ciudadanos europeos no convence a algunas fuentes policiales consultadas, dado que los autores de los últimos atentados terroristas cometidos en el continente tienen detrás precisamente a personas con pasaporte comunitario. Hashem Abedi, uno de los terroristas que los investigadores consideran que participaron en la masacre de Mánchester, por ejemplo, nació en esta última ciudad en 1997, con lo que podría haber sido sometido a controles más relajados en el caso de haber aterrizado en El Prat.

El inspector de la Policía Nacional que ejercía como jefe del Puesto Fronterizo del Aeropuerto de Barcelona el pasado 22 de mayo remitió un correo electrónico al servicio de guardia de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para informar de las medidas que sus subordinados estaban aplicando en el control de pasaportes, que las últimas semanas ha sufrido largas colas en momentos puntuales.

Policía Nacional Ministerio del Interior
El redactor recomienda