El último escrito del magistrado de púnica

El juez pide al Supremo que impute a la senadora popular Pilar Barreiro

La exposición razonada destinada al alto tribunal ya está firmada y se remitirá en las próximas horas. Se elevará al TS una vez se incluyan los testimonios incriminatorios detectados en la instrucción

Foto: Pilar Barreiro (c). (EFE)
Pilar Barreiro (c). (EFE)

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco dejó un último escrito preparado antes de abandonar el juzgado encargado de Púnica y Lezo para incorporarse a un nuevo destino. El magistrado redactó una exposición razonada destinada al Supremo en la que pide al alto tribunal que investigue a la senadora popular Pilar Barreiro por su vinculación con la trama Púnica.

El escrito, que sigue al que ya remitió el magistrado contra el que fuera presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez —en este caso, dirigido al Tribunal Superior de Justicia de la región a principios de abril— y que le costó el cargo, ya está firmado por el magistrado. Se elevará al TS en las próximas horas una vez se incluyan los testimonios incriminatorios detectados durante la instrucción, informan a El Confidencial fuentes jurídicas. El magistrado ha vinculado a la senadora durante la instrucción con la comisión de nada menos que cinco delitos: fraude, malversación de caudales públicos, cohecho, prevaricación continuada y revelación de información reservada. El motivo, sus lazos con el empresario Alejandro de Pedro y la trama de lavado de reputación 'online'.

El ya extitular del Central 6 defiende en su exposición razonada que Barreiro amañó, junto a De Pedro, futuras adjudicaciones en contratos públicos de formación de la Consejería de Educación. También sufragó con dinero público reservado para campañas de publicidad de turismo en Cartagena trabajos privados y personales, como la creación de un diario digital en esa ciudad destinado a dar informaciones favorables sobre ella, incluyendo los honorarios de un periodista.

Los argumentos que ofrece para reclamar una imputación de la representante de la Cámara Alta están estrechamente ligados al expresidente murciano Pedro Antonio Sánchez. De hecho, Barreiro consiguió que la Púnica se ocupara de adecentar su reputación sin pagar un euro. El 'concierto' entre De Pedro y el entonces consejero de Murcia se destinaba a trabajos de lavado de cara que “serían facturados bajo conceptos relacionados con la formación y que incluirían también la retribución por los trabajos de reputación” realizados para la senadora, entonces alcaldesa de Cartagena.

"A Pilar se lo hacemos gratis"

Alejandro de Pedro y su socio, José Antonio Alonso Conesa, iban a hacer “idénticos trabajos” de mejora de imagen para Barreiro pero sin cargo alguno. “A Pilar se lo hacemos gratis”, comentaron en una conversación telefónica entre ambos, con fecha de 22 de septiembre de 2014. En otra que se produjo el 17 de octubre del mismo año, se refieren a las gestiones que estaban haciendo con el entonces consejero de Educación, Sánchez, y De Pedro comentó: “Oye, si hablas con Pilar, dile que le he mandado tres mensajes al Pedro Antonio este, tanta prisa y tanta hostia”.

El facilitador y socio de De Pedro, según el juez, fue Conesa, otro antiguo primer edil cartagenero unido a Barreiro por una relación "tan estrecha" que se le intervino en el momento de su detención una tarjeta de crédito Visa a nombre de esta del Congreso de los Diputados. La preocupación de Barreiro era la de minimizar el impacto de su implicación en el caso Novo Carthago.

Se la vincula con cinco delitos: malversación de caudales públicos, cohecho, fraude, prevaricación continuada y revelación de información reservada

Precisamente el Supremo archivó el pasado mes de diciembre las actuaciones abiertas contra la senadora por esta otra causa de corrupción, en la que investiga si el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Cartagena se modificó con el único fin de favorecer a una empresa que propuso una importante operación urbanística en terreno especialmente protegido. Se recalificó parte de unos terrenos próximos al mar en los que se pretendía construir 10.000 viviendas, hoteles de lujo y dos campos de golf.

El magistrado ya apuntó los argumentos que ahora remite al Supremo en el auto en el que creó la pieza de Púnica relativa a Murcia. En él detallaba que la exalcaldesa instrumentalizó una secuencia continuada de resoluciones ejecutivas, decisorias y arbitrarias, por las que pagó casi 5.000 euros a Madiva Editorial a lo largo de varios meses. El acuerdo exigía que las informaciones que se difundieran en el periódico digital creado para este fin debían ir "con foto y, por supuesto, en positivo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios