TIEMPO DE TRANSICIÓN EN LOS SOCIALISTAS

Sánchez 'perdona' a Hernando y le pide que siga interinamente en la cúpula del grupo

El líder mantiene su primera reunión con la cúpula socialista en el Congreso. Hernando permanecerá en la dirección estas semanas. Abalos apunta a la abstención en la moción contra Rajoy

Foto: El portavoz provisional socialista, José Luis Ábalos, y la diputada Adriana Lastra, a su llegada este viernes a la reunión con Pedro Sánchez y la dirección del grupo. (EFE)
El portavoz provisional socialista, José Luis Ábalos, y la diputada Adriana Lastra, a su llegada este viernes a la reunión con Pedro Sánchez y la dirección del grupo. (EFE)

"Vengo a trabajar". Hacía casi siete meses que Pedro Sánchez no pisaba el Congreso de los Diputados. La última vez fue el 29 de octubre, cuando renunció a su escaño entre lágrimas como única salida para no tener que pasar el trago de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy y preservar su capital político de cara a la militancia. Este viernes regresaba. Como exdiputado, sí, pero de nuevo como secretario general del PSOE. Y lo hacía para mantener su primera reunión con la dirección del Grupo Parlamentario Socialista, al final de la cual se apuntaba hacia la abstención en la moción de censura contra el presidente del Gobierno registrada por Podemos.

No era más que un encuentro de trabajo pero en el que ya se visualizaba esta etapa de transición. Unos minutos antes que Sánchez entraban en el edificio del número 40 de la Carrera de San Jerónimo el portavoz provisional, el valenciano José Luis Ábalos, que dentro de apenas tres semanas podría asumir la estratégica secretaría de Organización, y también la diputada asturiana Adriana Lastra, dirigente de la máxima confianza del líder. "Es lo que toca, es una reunión ordinaria", previa a la semana en la que se debaten en el pleno los Presupuestos de 2017, señalaba el hombre fuerte del ya proclamado jefe de Ferraz.

A la cita acudió Hernando. Sánchez le convocó ayer jueves en Ferraz para repasar la actividad parlamentaria y para pedirle que siga en la dirección del grupo hasta el 39º Congreso Federal, que se celebrará en Madrid del 16 al 18 de junio. Hernando aceptó para ayudar al portavoz interino, Ábalos, y para hacer "un traspaso de información eficaz", y además se comprometió a "colaborar con el secretario general" y con la ejecutiva que salga del cónclave.

Hernando acepta la oferta para garantizar un "traspaso eficaz" y se compromete a seguir colaborando con Sánchez y su nueva dirección

El gesto de ambos tiene importancia política. Sánchez se sintió muy decepcionado cuando comprobó que quien había sido uno de sus dirigentes de máxima confianza, un amigo personal desde hacía muchos años, y a quien eligió en 2014 para llevar las riendas del Congreso y, después, para asumir un protagonismo crucial en las negociaciones de investdura, aceptó continuar en su puesto de portavoz tras su salida de Ferraz. Hernando había defendido con ahínco el 'no es no' a Rajoy y, al continuar en el cargo a petición de la gestora de Javier Fernández, tuvo que reinventarse a sí mismo y defender en la tribuna la abstención de su partido, un viraje histórico. Sánchez además le había puesto en el disparadero en los últimos días de la campaña, cuando adelantó que, si vencía en las primarias, de ningún modo le mantendría como portavoz.

Sánchez 'perdona' a Hernando y le pide que siga interinamente en la cúpula del grupo

Sin tocar a Heredia

El Grupo Socialista comunica a la Mesa del Congreso que su nuevo portavoz interino es José Luis Ábalos y que Antonio Hernando permanece por ahora en la dirección parlamentaria. (EC)
El Grupo Socialista comunica a la Mesa del Congreso que su nuevo portavoz interino es José Luis Ábalos y que Antonio Hernando permanece por ahora en la dirección parlamentaria. (EC)

El diputado —número tres en las listas por Madrid tanto en las generales de 2015 como en las de 2016— captó el mensaje y antes siquiera de que el escrutinio estuviera muy avanzado, presentó a Fernández su dimisión inmediata. Sánchez tuvo que cubrir la vacante rápidamente y, para no tener que desarmar la dirección parlamentaria, optó por una solución conservadora pero interina: nombrar al diputado valenciano como jefe de los socialistas en el Congreso en este tiempo de transición y no tocar al resto de la cúpula. Ni siquiera al cuestionado Miguel Ángel Heredia, secretario provincial de Málaga y del que los sanchistas habían pedido su dimisión por los audios que le pillaron en un encuentro que mantuvo con Juventudes y en el que se despachaba a gusto contra Sánchez y otros compañeros afines y aducía que habían tenido que forzar su caída porque el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, les previno de que pretendía llegar al Gobierno con Podemos y las formaciones nacionalistas. Algo que desmintió el propio Toxo. Heredia tuvo que pedir perdón y Susana Díaz no tuvo más remedio que desautorizarle.

Este viernes el grupo comunicó a la Mesa de la Cámara Baja, presidida por la popular Ana Pastor, la designación de Ábalos como portavoz provisional, y también que Hernando se mantendrá como miembro de la cúpula parlamentaria, pero sin responsabilidad concreta "y cobrando como diputado raso", según apuntaban fuentes próximas al diputado. Acompañará incluso a Ábalos en la Junta de Portavoces que habitualmente se convoca todos los martes.

Sánchez pudo mantener la reunión en el Congreso con todos los miembros de la dirección del grupo: además de Ábalos y Hernando, con el secretario general, Miguel Ángel Heredia, y los portavoces adjuntos Isabel Rodríguez (diputada por Ciudad Real), Meritxell Batet (Barcelona), Marisol Pérez (Badajoz) y Pedro Muñoz (Ávila). Tras más de dos horas, el jefe salió en coche de la Cámara Baja y no hubo declaraciones posteriores.

La cúpula parlamentaria se mantendrá intacta en estas tres semanas, con un único cambio: el relevo de Hernando por Ábalos y de forma temporal

Ábalos contó, al final del encuentro, que había sido una reunión "cordial" —incluso entre Sánchez y Hernando—, en la que el jefe de los socialistas se encontró con "disposición para colaborar" por parte de todos. "Hemos hecho un repaso de la agenda legislativa, cómo están las comisiones, cómo está el trabajo... Para que esté informado. Y nosotros preparamos el debate presupuestario de la semana que viene". Sánchez pidió a sus compañeros "que sigan ayudando" hasta el congreso. El estilo de oposición, según Ábalos, no cambiará mucho: "Seguirá siendo tan sensata como siempre. Estamos en un momento de transición. Todas las decisiones se toman en la línea de lo que ya estaba previsto", recordó.

Ni diputado ni senador

El líder no tiene previsto verse con sus parlamentarios hasta después del 39º Congreso, cuando tenga ya elegida a su nueva ejecutiva. Este segundo mandato suyo tiene una particularidad importante: no es ni diputado ni quiere ser senador autonómico —solo accedería a serlo por Madrid, pero el Estatuto regional impone que únicamente puedan tener acta en la Cámara Alta aquellos que son a la vez diputados en la Asamblea—, así que dirigirá la estrategia de oposición desde Ferraz.

La reunión en la Cámara Baja, en el despacho del portavoz, comenzó sobre las diez de la mañana. A las once, y mientras seguía la cita, arrancaba otro encuentro: el del portavoz de la gestora, Mario Jiménez, y su mano derecha, la gallega Laura Seara, con el equipo de Sánchez —el navarro Santos Cerdán y los andaluces Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Paco Salazar— para avanzar en los preparativos del 39º Congreso Federal. La entrevista, "muy cordial", sirvió para encarrilar los trabajos pendientes hasta el cónclave, tanto en la parte operativa, de la que se encargará Cerdán, como de la parte ideológica (la recepción y tratamiento de las enmiendas a la ponencia marco), que asumirá Gómez de Celis, ambos en coordinación con el comité organizador que dirige Jiménez.

El equipo de Sánchez se coordina con la gestora para preparar el 39º Congreso. El líder designará a los relatores de las tres partes de la ponencia

Este fin de semana se elige, en los 'congresillos' provinciales e insulares, al millar de delegados que acudirán al 39º Congreso y se discutirán las aportaciones al documento marco que impulsó la gestora, y que pilotaron Eduardo Madina y José Carlos Díez. Una vez que se elabore la memoria de todas las enmiendas que lleguen a Ferraz, el equipo de Sánchez designará a los relatores de las tres comisiones en las que se dividirá la ponencia —la política, la socioeconómica y la de organización y estatutos—, porque la gestora no hizo los nombramientos por cortesía con quien ganara las primarias. Gómez de Celis agradeció el gesto y también el buen desarrollo del proceso congresual hasta ahora. "Vamos a trabajar mirando hacia delante, al futuro, y no para fiscalizar lo hecho hasta ahora", completó Cerdán en declaraciones a los medios, eludiendo así confrontar con la cúpula interina con quien los sanchistas tanto se han enfrentado.

Sánchez 'perdona' a Hernando y le pide que siga interinamente en la cúpula del grupo

Reunión el lunes con Fernández

El secretario general sabe que tiene una tarea crucial por delante, la "definición del cuerpo político del PSOE, tanto hacia fuera como hacia dentro" (en palabras de Gómez de Celis): lo que plantea es prácticamente una enmienda a la totalidad al texto coordinado por Madina y Díez, sobre todo en aspectos controvertidos como la concepción de España (el líder apuesta por una visión "plurinacional" del Estado) y el sistema organizativo del partido, que quiere cambiar profundamente para blindarse en el poder.

Antonio Hernando charla por teléfono en el pleno del Congreso del pasado 18 de mayo. (EFE)
Antonio Hernando charla por teléfono en el pleno del Congreso del pasado 18 de mayo. (EFE)


El lunes, a las 11 horas, el secretario general se reunirá por primera vez desde su victoria con el asturiano Javier Fernández, que este mismo viernes anunció que no repetirá al cargo de líder de la federación asturiana. En la carpeta de asuntos urgentes, ambos tienen fijar la posición del grupo respecto a la moción de censura contra Rajoy presentada por Podemos.

Ábalos insistió a los periodistas en que el sentido del voto está por decidir, aunque "la posición política está clara", no secundarla. Pero el nuevo portavoz apuntó claramente a la abstención: "No será muy difícil decidirlo, porque si uno no está de acuerdo con la alternativa pero está absolutamente de acuerdo con la censura a Rajoy...". Si esa es la opción de Sánchez chocará con la visión de Fernández. En rueda de prensa esta tarde en Oviedo, tras oficializar su futura marcha al frente de la FSA, el presidente de la gestora se comprometió a "escuchar" al nuevo líder, pero le recordó que dejó "bien claro" su rechazo a la iniciativa de la formación emergente. "Por mi parte todo está claro, le envié una carta a don Pablo Iglesias y, si quiere, se la remito otra vez con las comas bien puestas", apuntó, tras reiterar su no a la moción de Podemos.

El presidente de la gestora insiste en su rechazo frontal a la moción de Podemos y recuerda que el consenso de Granada de 2013 "no debe tocarse"

Y sobre las enmiendas de Sánchez a la ponencia marco relativas al modelo de Estado, Fernández afirmó que el consenso alcanzado por los socialistas en 2013 y materializado en la 'Declaración de Granada' "no debe tocarse" y advirtió de que modificar esa postura corresponde al congreso federal. "Esa idea del Estado plurinacional ya se planteaba por parte del PSC y entonces no se aceptó cambiar el artículo 2 de la Constitución. Es una posición que está fuera ahora mismo de la 'Declaración de Granada' y mi posición como socialista y como secretario general sigue siendo esa", aseguró el jefe del Principado, que recordó que ese documento se redactó cuando él presidía el consejo territorial (hoy consejo de política federal), el órgano del PSOE que reúne a todos los barones territoriales y al secretario general.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios