se lavaron 15 millones de euros

Sandro Rosell, a prisión por liderar una organización criminal para el blanqueo

El expresidente del FC Barcelona fue detenido este martes por lavar 15 millones de euros de la venta de derechos del fútbol brasileño

Foto: El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell. (Reuters)
El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell. (Reuters)

El expresidente del Barça Sandro Rosell duerme en la prisión de Soto del Real. La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado este jueves su ingreso en la cárcel sin fianza al considerar que lideraba una organización criminal destinada al blanqueo de capitales a través de la que lavó al menos 15 millones de euros. La magistrada considera que su "facilidad para viajar y vivir temporalmente en distintos lugares de todo el mundo" y su "gran fortuna", a la que hay que sumar sus bienes y negocios fuera de España, podrían facilitarle la huida si quedara libre.

Sandro Rosell, a prisión por liderar una organización criminal para el blanqueo

También argumenta la jueza que el expresidente del Barça ha reconocido que tiene relaciones fuera de España y está tratando de cerrar un acuerdo en China para formación y búsqueda de talentos en el país asiático y África. Tiene, además, un inmueble en Senegal y un hotel de ocho de habitaciones con un restaurante. Estos motivos parecen suficientes para decretar su ingreso en prisión incondicional y evitar que "haga del delito su modo de vida o fuente principal de ingresos", presentando "un total desapego por las reglas esenciales de la convivencia", destaca Lamela.

Marcos Lamelas. BarcelonaMarcos Lamelas. Barcelona

Lamela ha decretado también prisión para uno de los presuntos testaferros de Rosell, el abogado andorrano Joan Besolí. La mujer del exdirectivo culé, Marta Pineda, ha quedado libre sin medidas cautelares. En cuanto a los otros dos arrestados en la bautizada como operación Rimet, Andreu Ramos y el libanés Shahe Ohannessian, deberán comparecer de forma mensual y han tenido que entregar sus pasaportes.

La magistrada acusa en varios autos a Rosell de haber urdido una compleja trama de sociedades instrumentales, testaferros y cuentas en paraísos fiscales para blanquear comisiones irregulares. Parte de los fondos pertenecería al expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) Ricardo Teixeira (1989-2012), inmerso en numerosos casos de corrupción e implicado también en los hechos de este procedimiento, detalla.

La magistrada acusa a Rosell de haber urdido una compleja trama de sociedades instrumentales, testaferros y cuentas en paraísos fiscales

El dinero procedía de la venta de derechos televisivos de partidos de la selección nacional de fútbol de Brasil. El dispositivo tuvo su origen en una comisión rogatoria enviada a Madrid por la Fiscalía de Nueva York, que destapó en 2015 una macrotrama de comisiones ilegales y sobornos en el seno de la FIFA, el organismo que dirige el fútbol mundial.

Los citados derechos se vendieron a la empresa catarí ISE, dirigida por el billonario saudí Saleh Kamel. No obstante, parte de las cantidades abonadas eran desviadas a partir de ese punto y acababan ingresadas en cuentas bancarias de Andorra. No solo iban a los bolsillos de Rosell y sus empresas instrumentales sino también —apunta la jueza— a los del expresidente de la Confederación de Fútbol de Brasil, que reside en Estados Unidos.

Venta de derechos de partidos amistosos

La magistrada apunta, en concreto, a la venta de los derechos de 24 partidos amistosos de la selección brasileña de fútbol que se jugaron entre 2006 y 2012, cuando ya era presidente del FC Barcelona (2010-2014). Según un contrato firmado en 2006, International Sports Events (ISE), una mercantil de Islas Caimán controlada por el gigante saudí Dallah Al-Baraka Group, llegó a un acuerdo con la CBF para adquirir los derechos de organización de 24 amistosos que la pentacampeona del mundo debía disputar en los seis años siguientes.

El organismo brasileño cobraría de ISE un total de 1,1 millones de dólares (entonces, 796.000 euros) por cada uno de los encuentros. A cambio, la empresa de Islas Caimán podía decidir los rivales de Brasil y el lugar en el que se disputarían los encuentros, y se quedaría con todos los ingresos de televisión, patrocinios, entradas y 'merchandising' que consiguiera generar.

José María OlmoJosé María Olmo

La clave radica en un segundo contrato firmado por ISE. En paralelo a su acuerdo con la CBF, la empresa de Islas Caimán firmó otro contrato con una mercantil de Nueva Jersey, Uptrends Developments LLC, tras la que se escondía Rosell y que obligaba al grupo saudí a abonar a esta sociedad 8,3 millones de euros (10,9 millones de dólares) por su supuesta mediación en las negociaciones con la federación brasileña. La comisión suponía el 41% del importe total del contrato de los 24 amistosos, cifrado en 26,4 millones de dólares (19,1 millones de euros de la época). El documento sellado por ambas empresas, al que ha tenido acceso El Confidencial, revela que Uptrends Developments LLC era un vehículo mercantil de Sandro Rosell. El propio exdirigente del Barça estampó su rúbrica en el contrato, en el que aparecía identificado como Alexandre R. Feliu, su nombre oficial.

Rosell y su esposa recibieron cinco transferencias de 6,5 millones, que intentaron tapar como la venta ficticia de una de sus empresas

Para dar apariencia de legalidad a este contrato, entró en juego una sociedad panameña, Fundación Regata, que se constituyó días antes de la firma del acuerdo. Los cobros se abonaron en cuentas de Andorra desde las que el dinero fluía con destino a Teixeira y personas de su entorno que actuaban como testaferros. "Unas veces de forma directa y otras de forma indirecta, a través de empresas intermedias", dice la magistrada. Tanto Teixeira como su mujer llegaron a disponer de visas 'platinum' de una cuenta alimentada exclusivamente con dinero de Uptrends.

Rosell, expresidente del Barça, detenido por blanqueo de capitales

Lamela también apunta a otras personas vinculadas al entramado, como los hermanos brasileños Abrahao o José Colomer, y detalla que Rosell y su esposa recibieron cinco transferencias por un importe total de 6,5 millones, que intentaron tapar como ingresos por la venta ficticia de una de sus empresas. Ese dinero, sumado a los 8,3 millones recibidos por Uptrend en Andorra, formaba parte del mismo acuerdo, dice la jueza, que cifra la cantidad exacta blanqueada en 14.973.328 euros.

El acuerdo de la confederación brasileña con la empresa de Islas Caimán provocó que, durante al menos seis años, la selección más laureada de la historia tuviera que disputar partidos contra Egipto en Qatar, contra Japón en Polonia, contra Suecia a las afueras de Estocolmo y contra Irak en la ciudad también sueca de Malmoe. La dueña de los derechos, ISE, se limitó a buscar los mayores ingresos que tenía a su alcance para lograr beneficios después de pagar los presuntos sobornos, aunque los encuentros no tuvieran ningún interés deportivo ni sirvieran para la preparación de la 'canarinha'. La mayoría de esos encuentros se disputaron cuando Rosell era presidente del FC Barcelona.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios