balance de coyuntura política ante el cce

Pablo Iglesias fía el futuro de Podemos a la "crisis del régimen" y de la socialdemocracia

El líder de Podemos señala a los suyos un contexto de "descomposición" sistémica -del bipartidismo, del modelo territorial y del acuerdo social-, con la mirada puesta ya en las elecciones de 2020

Foto:  Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias (c), Pablo Echenique e Irene Montero, durante la reunión esta mañana del Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)
Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias (c), Pablo Echenique e Irene Montero, durante la reunión esta mañana del Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)

Un "fin de época" que abre un nuevo campo político, en clave constituyente, para el cambio. Pablo Iglesias vuelve a rescatar la 'ventana de oportunidad' ante una situación de excepcionalidad que, asegura, está marcada por una "profunda crisis de régimen". El balance sobre la coyuntura política realizado por el secretario general en el arranque del consejo ciudadano estatal (CEE) que se reúne este sábado, por segunda vez desde la asamblea de Vistalegre II, ha servido para señalar a los suyos el papel hegemónico que debe asumir la formación, junto al "bloque histórico", en un contexto de "descomposición" sistémica -tanto por del bipartidismo como del modelo territorial y del acuerdo social-, con la mirada puesta ya en las elecciones de 2020.

Iván GilIván Gil

La moción de censura, que reconoce no está hecha para salir adelante en el Congreso sino en la calle, se enmarca así dentro de luna estrategia para ensanchar el campo político. "Forma parte de una transición que nos llevará en el 2019 a gobernar más ayuntamientos y comunidades autónomas y construir un bloque histórico imprescindible para ganar las elecciones en 2020", además de que "otros actores políticos asuman como inevitable que el cambio se tiene que producir e implica una línea constituyente". El primer paso, pues, no es otro que disputar la hegemonía de la izquierda y marcar la agenda con un tono destituyente, de excepcionalidad permanente y de distanciamiento entre calles e instituciones.

La "crisis de a socialdemocracia" ha sido otra de las patas fundamentales del análisis realizado por Pablo Iglesias en aras de disputar la hegemonía de la izquierda. Sin proyecto de país, ha recalcado, y con unas diferencias sociológicas e ideológicas con el PP de simple "matiz", atisba una pulsión "entre restauración y cambio" que señala "que en España se sigue produciendo una transición". Esta tendría que ver "con dos polos en los que se simplifica nuestra realidad: los que dicen que se deben dar pasos en clave constituyente y los que pretenden resistir a toda costa", en referencia no solo a la denominada triple alianza sino también a los nacionalistas conservadores (principalmente PNV), "sin saber a donde vamos".

"Sabemos que la moción de censura no va a prosperar, que no seré presidente y que implica enormes riesgos, pero es nuestra responsabilidad"

De ahí, ha concluido, una moción de censura que nace muerta pero que toma como referente la presentada por Felipe González hace 37 contra Adolfo Suárez, con una mayoría en la Cámara que la hizo fracasar, pero que supuso el impulso necesario para marcar la agenda, presentarse como alternativa, y alcanzar el gobierno dos años después arrasando en las urnas. "Por eso la moción de censura va más allá de la matemática parlamentaria" y tiene como finalidad "señalar un futuro distinto", pues supondría "una manera de decir que España es mejor que su Parlamento".

Todo ello en un marco de "fraude democrático". Esto es, por la financiación ilegal del PP, que "han hecho trampas, poniendo en cuestión los resultados electorales", al mismo tiempo que tres de los partidos que "lo sostienen" mintieron a sus electorales por haber negado que no investirían a Mariano Rajoy. Sin negar los "enormes riesgos" que implica presentarse como candidato a la presidencia mediante una moción de censura que ya nació muerta por la falta de respaldo de los socialistas, Iglesias defiende que "nuestra obligación es tratar de representar la dignidad de las mayorías sociales con una iniciativa que tiene que ir más allá de nosotros". "Sabemos que no va a prosperar que no seré candidato presidente del Gobierno pero es nuestra responsabilidad" porque "nos han votado para que el cambio sea posible", ha reconocido.

El paso hacia adelante busca enmarcar al PP, cercado por los numerosos casos de corrupción dentro de sus filas, como una 'mafia' a la que deben combatir y el que no siga sus pasos será tachado de cómplice. "A nosotros no nos intimida el PP ni sus aparatos de poder y les haremos frente mediante una moción de censura". La victoria, ha adelantado, se producirá donde realmente cuenta: "En la sociedad".

La moción de censura también tiene como finalidad "señalar un futuro distinto" y es "una manera de decir que España es mejor que su Parlamento"

La crisis transversal descrita por Pablo Iglesias -incluida la guerra entre los medios de comunicación privados- pondría fin a la sostenibilidad política del 'régimen del 78'. El reparto simbólico de posiciones del "sistema de turno" entre "el centro-izquierda y el centro-derecha", complementado con el PNV y CIU, habría llegado a su fin y de ahí la nueva ventana de oportunidad por la que Pablo Iglesias pretende colarse.

"La geografía del poder ha cambiado por completo", y el propio hecho de que un partido como Podemos pueda presentar una moción de censura, ostentando el doble del número de diputados necesarios para ello, así como poder llevar a referéndum una reforma constitucional, ha afirmado Iglesias, reforzarían esta hipótesis y visualizaría "hasta qué punto los niveles de descomposición señalan algo que a mi juicio es un fin de época".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios