en génova temen que el caso reactive a rivera

Cierre de filas en el PP: Rajoy, Santamaría y Cospedal se baten en defensa de Cifuentes

El presidente del Gobierno y Cospedal llamaron a Cifuentes en cuanto saltó la primera noticia del informe de la UCO para expresarle su apoyo además de comprometerse a ayudarla

Foto: Fotografía de archivo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
Fotografía de archivo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

La dirección del Partido Popular ha reaccionado con una inusitada celeridad y contundencia a los informes de la UCO sobre Cristina Cifuentes. La movilización y el cierre de filas de la organización y del Ejecutivo con la presidenta de la Comunidad de Madrid fue inminente y corrió a cargo de Mariano Rajoy, en declaraciones públicas en el Congreso, de la secretaria general, María Dolores de Cospedal (lo que incluye directamente al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido), y sus gestiones más discretas, y de Soraya Sáenz de Santamaría en su faceta de coordinadora del Ejecutivo.

El presidente del Gobierno y Cospedal llamaron a Cifuentes en cuanto saltó la primera noticia para expresarle su apoyo y solidaridad, además de comprometerse a hacer lo que esté en su mano para corregir o paliar el desgaste que le supone aparecer relacionada con los casos de corrupción del PP de Madrid. La presidenta autonómica se proclamó después "absolutamente" respaldada, tanto en el orden interno como a la hora de acusar a los investigadores de la Guardia Civil de hacer "juicios de valor" impropios de su labor.

La aparición del nombre de Cifuentes en el caso Púnica, aunque la acusación carezca de fundamento, rompe todo el discurso de defensa del PP nacional ante los últimos datos de la corrupción del caso Lezo. Además de la táctica de aguantar el chaparrón hasta que escampe, el argumentario oficial de los populares consiste en reconocer los escándalos, achacarlos a la evidencia de que corresponden a la etapa y el equipo de Esperanza Aguirre y destacar que fue Cifuentes quien tomó medidas y levantó el caso que afecta al Canal de Isabel II.

Cierre de filas en el PP: Rajoy, Santamaría y Cospedal se baten en defensa de Cifuentes

Además, entre el episodio de la dimisión de Pedro Antonio Sánchez en Murcia y el caso Lezo, en la sede de Génova han visto cómo se reactivaban las expectativas del proyecto político de Albert Rivera como cuña entre el centro derecha y un PSOE en descomposición gracias precisamente al fenómeno que más votos costó al PP en las elecciones autonómicas de 2015 y las generales de 2016: los casos de corrupción.

Ante ese panorama, Rajoy no pudo disimular su disgusto por el asunto de Cifuentes al someterse en el Congreso a la sesión de control al Gobierno, casi monotemática a costa de las andanzas de Ignacio González. El presidente del Gobierno torció el gesto al escuchar que el portavoz socialista, Antonio Hernando, daba por hecho la implicación de Cifuentes en el "amaño de contratos" y le replicó con la acusación de establecer "la presunción de culpabilidad". Rajoy aprovechó después la salida de la Cámara para pararse y proclamar que confiaba "absolutamente" en la presidenta de la Comunidad de Madrid.

En fuentes gubernamentales se aplicaron además a demostrar su comprensión con el enfado de Cifuentes por la "falta de rigor" del informe de la UCO y su posterior utilización. Daban la razón a la dirigente autonómica en que un informe policial sobre una investigación se tiene que atener a los hechos o indicios encontrados y no entrar en opiniones, incluso judiciales, cuestión sobre la que solo debe pronunciarse el juez.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, interviene en la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, interviene en la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, no quiso por su parte defender la actuación de la UCO en el caso y se limitó a comentar que cree por encima de todo en la división de poderes. El día anterior había elogiado a Cifuentes como "una firme luchadora contra la corrupción".

De puertas adentro, el mayor enfado de los dirigentes del Partido Popular va dirigido hacia Rivera y los portavoces de Ciudadanos por su intento de sacar partido del citado informe contra la presidenta autonómica por si su desgaste en Madrid les puede dar réditos electorales. La propia Cifuentes habla de que a los riveristas les gusta el "juego embarrado" contra su persona.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios