el confidencial accede a la información del sumario

Así fueron los seis días de la "chivada" en Lezo: "Acabo de ver al secretario de Estado..."

El sumario de Lezo detalla con precisión los acontecimientos que rodearon a la polémica reunión del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, con el hermano del principal investigado

Foto: El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, momentos antes de su comparecencia en la comisión de Interior del Congreso. (EFE)
El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, momentos antes de su comparecencia en la comisión de Interior del Congreso. (EFE)

La reunión del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, con el hermano de Ignacio González y también implicado en la operación Lezo, Pablo González, solo 40 días antes de que la Guardia Civil los detuviera y el juez Eloy Velasco los enviara a prisión provisional ha provocado un cruce de acusaciones entre el Ministerio del Interior y la Fiscalía Anticorrupción y ha elevado la tensión que ya se vivía en el seno del Ministerio Público. Las dudas sobre el contenido de esa reunión y un último escrito de los fiscales del procedimiento en el que, además de considerar la “gravedad” de la cita, se da por hecho que Nieto proporcionó a Pablo González datos sobre la investigación, han centrado de nuevo el foco sobre este episodio.

Siete páginas del sumario a las que ha tenido acceso El Confidencial arrojan luz sobre lo que realmente ocurrió. Condensan los movimientos de los hermanos González durante seis días decisivos del pasado mes de marzo que supuestamente concluyeron con la reunión entre el alto cargo de Interior y Pablo González en un despacho oficial del ministerio, situado en el número 2 de la calle Amador de los Ríos, a escasos 250 metros de la Audiencia Nacional.

Los hechos comienzan, según el relato de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, el día 3 de marzo cuando el diario 'La Gaceta' publica un artículo titulado “El expresidente Ignacio González, próximo protagonista de la actualidad”. En el texto, la noticia afirmaba que “habrá novedades judiciales que afecten muy directamente al político popular en los próximos días”. La información provocó que la hermana de Ignacio González, Isabel Gema González, actual diputada del PP en la Asamblea de Madrid, llamara al día siguiente al tercer hermano, Pablo González, para comentar la noticia y expresarle su preocupación por lo que podía encerrar esa enigmática frase.

Un día después, el 5 de marzo, a las 21:09, Isabel llamó otra vez a Pablo y volvieron a hablar sobre la noticia de 'La Gaceta'. El exdirector de Estrategia y Operaciones de la empresa pública Mercasa contó a su hermana que Ignacio le había confesado días antes que “alguien” le había dicho que podía tener las comunicaciones intervenidas y eso le inquietaba. “Que cree que es algo de… de que le habían avisado de que tenía pinchados los teléfonos (…) Vamos, vamos, se quedó un poco preocupado”, comentó Pablo por teléfono. Esa supuesta nueva investigación sobre la que Ignacio González ya tenía algún dato no tenía que ver con el caso de su ático en Estepona, que se instruye en un juzgado de esa localidad, sino que estaba relacionada con “lo de Colombia”, es decir, con el vídeo que le grabaron en un viaje a Cartagena de Indias en el verano de 2008, un episodio investigado en la operación Lezo, que en ese momento seguía avanzando en secreto.

David FernándezDavid Fernández

Pablo concluyó esa conversación del 5 de marzo pidiéndole a su hermana que tome precauciones. “Vamos [a] tener cuidado, ten cuidado si le llamas por teléfono porque…”. La diputada en la Asamblea de Madrid respondió confesando que ya tomaba medidas: “Yo es que nunca le llamo… ¿sabes? Cuando quiero algo le llamo a casa, por eso”.

El 6 de marzo, Pablo e Isabel se cruzaron nuevas llamadas a primera hora de la tarde en las que, según los expertos de la UCO, queda claro que ya están actuando con cuidado para utilizar únicamente teléfonos fijos, ante la convicción de que son más seguros que los móviles. Pero el momento más relevante de esa jornada tuvo lugar horas después. En concreto, a partir de las 19:37. En ese momento, los tres hermanos comenzaron una reunión en el despacho profesional que Ignacio González tenía en el número 89 de la calle Alcalá de Madrid. Un micrófono ambiental colocado por la Guardia Civil por orden judicial captó la reunión, que se prolongó hasta las 20:03. Durante esos 26 minutos, los tres conspiraron para tratar de averiguar quién estaba investigando a Ignacio y por qué motivo.

En un momento de la conversación, Isabel pregunta: “¿Quién está en la poli ahora, Nacho?”. La pregunta la responde Pablo: “Nieto. El alcalde de Córdoba”. Efectivamente, antes de aterrizar en el Ministerio del Interior, José Antonio Nieto fue alcalde de la ciudad andaluza (2011-2015). La cartera que dirige Juan Ignacio Zoido ha reconocido que durante esa etapa, Nieto y Pablo González se conocieron por cuestiones relacionadas con el mercado de abastos de Córdoba, Mercacórdoba, gestionado por Mercasa. “¿Y ahora qué es?”, pregunta Isabel refiriéndose a Nieto. “Secretario de Estado”, responde Pablo. A continuación, Ignacio expresa de nuevo inquietud: “No sé, macho, la verdad, esto es un sin vivir…, en fin…”.

Isabel Morillo. SevillaIsabel Morillo. Sevilla

El diálogo se centra posteriormente en la información publicada días antes por 'La Gaceta'. Los hermanos tratan de averiguar quién ha podido proporcionar a ese diario los datos necesarios para sostener en un artículo que “habrá novedades judiciales en los próximos días” que afecten a Ignacio. Tras concluir que la fuente puede haber sido un supuesto trabajador del grupo parlamentario del PP, el expresidente autonómico vuelve a confesar en voz alta sus temores sobre el motivo por el que puede estar siendo sometido en esos momentos a una investigación. “Yo creo que eso, la única cuestión que se me ocurre, es el tema de Brasil y alguna conversación con… no sé qué tienen, los teléfonos apagados que los activan ¡eh! Eso es lo que más me acojona a mí. Lo que va a salir por teléfono”, admite Ignacio González. “No creo que haya sido tan gilipollas, pero…”.

La operación de Brasil a la que se refiere es la decisión del Canal de Isabel II de comprar la empresa brasileña Emissao por 21 millones de euros, cuatro veces más de lo que costó, como adelantó El Confidencial en mayo de 2016. Esa compra fue denunciada por la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a la Fiscalía Anticorrupción y, efectivamente, es uno de los episodios investigados en la operación Lezo.

David FernándezDavid Fernández

La cita de los tres hermanos en la oficina de Alcalá 89 concluyó con Ignacio González reconociendo que empezaba a ponerse “en lo peor”. Pero la secuencia de los hechos recogida en la parte del sumario a la que ha tenido acceso este diario recoge otra novedad 38 horas después de esa reunión: la prueba de que González llegó a reunirse con el secretario de Estado de Seguridad, el hombre al que ubicaban en la cúspide de la Policía Nacional.

Los agentes de la UCO reflejan en un informe incorporado a la causa que el día 8 de marzo, a las 10:14, Pablo llama por teléfono a su mujer desde un punto que las antenas de telefonía móvil sitúan en una zona cercana a la plaza de Alonso Martínez y la calle Zurbano, cerca de las dependencias del Ministerio del Interior. En esa conversación, Pablo le dice a su mujer: “[Acabo] de salir yo de ver al secretario de Estado de…, ya te contaré”.

Fuentes de Interior han precisado a este diario que, entre el 6 y 7 de marzo, Pablo pidió efectivamente una reunión con José Antonio Nieto. Este le buscó un hueco en su agenda a primera hora del 8 de marzo. Según estas mismas fuentes oficiales, el alto cargo del ministerio accedió porque lo conocía de su etapa en la alcaldía de Córdoba y porque el hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid aseguró que quería tratar con él un asunto relacionado con la seguridad en instalaciones de Mercasa. Interior insiste en que en la reunión solo se trató ese asunto. En principio, el encuentro iba a producirse a las 9:30, pero no comenzó hasta las 9:45, aproximadamente. Concluyó unos 20 minutos después. Luego, a las 10:14, se produjo la llamada interceptada por la Guardia Civil.

El sumario no aporta ningún otro dato sobre el contenido de ese encuentro. El propio secretario de Estado aseguró este miércoles en sede parlamentaria que le hubiera gustado que la cita hubiera sido grabada y volvió a negar que facilitara ningún dato a Pablo González sobre la operación secreta de la que estaba siendo objeto junto a su hermano Ignacio. Pero la carencia de datos sobre esos 20 minutos que pasó el exconsejero de Mercasa en el despacho de Nieto y la llamada interceptada después por la UCO llevaron a la Fiscalía Anticorrupción a dar por hecho este martes que, en esa reunión, se produjo una “chivada” del caso Lezo de “gravedad”. Interior pidió a la Fiscalía General del Estado una aclaración por las acusaciones que se desprenden de ese escrito, pero solo consiguió que el Ministerio Público emitiera un breve comunicado que se limita a asegurar que, “en este momento”, no está imputado por ningún delito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios