el gobierno: "sin negociación no hay legislatura"

El PP apalabra el apoyo del PDeCAT al decreto de la estiba ante la crisis del PSOE

El Gobierno, ante la imposibilidad de apoyarse en un PSOE al borde de la descomposición, intenta ampliar el plantel de socios eventuales para las urgencias parlamentarias

Foto: Comité de Dirección del Partido Popular. (EFE)
Comité de Dirección del Partido Popular. (EFE)

El Gobierno, ante la imposibilidad de apoyarse en un PSOE al borde de la descomposición, recurre a los nacionalistas vascos y a los regionalistas canarios para salvar los primeros obstáculos de la legislatura, e intenta ahora ampliar el plantel de socios eventuales a la antigua Convergencia. Después de superar el primer trámite de los Presupuestos Generales del Estado gracias a los votos del PNV y de Ana Oramas, el Grupo Popular tiene apalabrado el apoyo de los ocho diputados del PDeCAT al decreto de liberalización de la estiba que aprobará el próximo Consejo de Ministros.

[El Congreso descongela la reforma de la estiba y prende la mecha de las huelgas]

Las primarias de los socialistas, de resultado final incierto pero traumático en cualquier caso para su grupo parlamentario, obligan al Ejecutivo de Mariano Rajoy a afrontar las urgencias parlamentarias de las próximas semanas sin esperar más a la llegada de Susana Díaz a la sede de Ferraz o a la vuelta de Pedro Sánchez con la consiguiente reedición de la parálisis política del año pasado.

El primer mensaje del portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, después del empate en el primer pleno sobre los Presupuestos y vistos los avances del exsecretario general del PSOE, fue muy claro: "sin diálogo ni negociación la legislatura no puede tener continuidad".

El asunto más urgente que tiene el Ejecutivo pendiente de mayoría en el Congreso es el cumplimiento de la sentencia de la UE para la liberalización del sector de la estiba. El decreto aprobado por el Gobierno en febrero para aplicar el fallo fue derogado en el Congreso el pasado 16 de marzo por la mayoría formada por socialistas, podemitas e independentistas frente a los votos a favor de la convalidación del PP y del PNV. Ciudadanos dio la espantada a última hora y se abstuvo para no desgastarse en la derrota.

El Ministerio de Fomento intenta desde entonces buscar un acuerdo entre empresarios y el sindicato corporativo del sector sobre un nuevo decreto. El veto del PSOE al decreto incluía orden directa de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien considera imprescindible el acuerdo pleno de los estibadores del puerto que más le toca, el de Algeciras.

El paso definitivo para el decreto ley quedó pendiente para el próximo viernes cuando ya esté consultado con Bruselas

Ahora la segunda multa para el Reino de España por el incumplimiento de la sentencia es inminente y asciende a 23 millones de euros de entrada más 134.000 euros diarios. Para evitarlo, el Consejo de Ministros tenía previsto aprobar ayer mismo un nuevo decreto para que fuera convalidado por el Congreso antes de que acabe este mes. En el Ejecutivo insisten en que urge acabar con el ridículo internacional que supone la negativa a aplicar una sentencia de la UE que conlleva además poner freno a la pérdida de competitividad de los puertos españoles frente a los de los países vecinos, incluidos los marroquíes.

El Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, informó en la reunión del Consejo, pero el paso definitivo para el decreto ley quedó pendiente para el próximo viernes cuando ya esté consultado con Bruselas. En el Congreso, el Grupo Popular tiene apalabrado el respaldo para el mismo de los ocho diputados de la antigua Convergencia, con quienes ya abordó la cuestión en marzo. Al frente de los parlamentarios del PDeCAT estaba todavía Francesc Homs. Los independentistas catalanes admitían la liberalización del sector, pero no querían ser decisivos en la votación para que no pareciera que salvaban al Gobierno de una derrota sonada. Prefirieron no significarse al ver que los demás grupos, salvo el PNV, se lavaron las manos.

Francesc Homs durante una rueda de prensa en la que anuncia su inhabilitación. (EFE)
Francesc Homs durante una rueda de prensa en la que anuncia su inhabilitación. (EFE)

Ahora, con Homs fuera de la Cámara por quedar inhabilitado al desobedecer al Tribunal Constitucional, los exconvergentes han participado activamente en las negociaciones y son más sensibles a los intereses de los puertos de Barcelona y Tarragona, también amenazados en su competitividad por el mantenimiento del régimen corporativo de la estiba.

Con los 5 votos del PNV, más los 9 del PDeCAT y los 32 de Ciudadanos, que esta vez no tendría margen para el desmarque de última hora, el Grupo Popular puede contar con una amplia mayoría de 182 diputados para convalidar el decreto ley en tres semanas una vez que lo apruebe el Consejo de Ministros. Y pase lo que pase en las primarias del PSOE el próximo día 21.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios