El expresidente mandó dos sms a un móvil de la ministra

González y Zaplana intentaron sin éxito llegar a Cospedal: "Hay que esperar que aterrice"

Ignacio González y Eduardo Zaplana maniobraron para intentar que la ministra de Defensa favoreciera los intereses de un empresario de Tenerife que mantiene un litigio con el Ejército

Foto: Imagen de archivo de 2013 de María Dolores de Cospedal e Ignacio González. (EFE)
Imagen de archivo de 2013 de María Dolores de Cospedal e Ignacio González. (EFE)

El sumario de la operación Lezo recoge numerosas conversaciones de Ignacio González y Eduardo Zaplana sobre negocios para lavar presuntamente “capitales de origen ilícito” y generar nuevos ingresos. Uno de los más destacados se quedó a mitad de camino, pero la Guardia Civil describe cómo intentaron mover sus hilos para dar un pelotazo. Según ha podido saber El Confidencial, los exdirigentes del PP de Madrid se ofrecieron a un empresario inmobiliario de Tenerife, Conrado Rodríguez López-Braun, para ayudarle en un litigio que mantiene con el Ministerio de Defensa por el uso de una parcela. A cambio, esperaban conseguir “una contraprestación económica”.

La primera comunicación sobre este asunto se produjo el 22 de julio de 2016. González llamó a Rodríguez para hablar sobre los terrenos y cerrar un encuentro en Madrid, que finalmente se produjo el 1 de agosto en el Hotel Eurobuilding. Al día siguiente de la reunión, González y Zaplana hablan por teléfono. “Tiene muy buena pinta, este es… debe ser uno de esos cacicotes canarios...”, contó el expresidente de la Comunidad de Madrid a su socio. Zaplana añadió información: “Él [Rodríguez] lo que quiere es, si somos capaces de… con toda la base jurídica que el tío tiene y la sentencia y tal, coño, y como es razonable buscar un acuerdo, el que sea...”.

David FernándezDavid Fernández

Se refieren a una sentencia que reconoció la propiedad de la familia Rodríguez sobre una terrenos utilizados por Defensa en el paraje de Hoya Fría, al sur de Santa Cruz de Tenerife. Para poder seguir ocupándolos, el Ministerio accedió a pagar al empresario un alquiler anual de 200.000 euros, pero el acuerdo expiraba en octubre de 2016. El empresario quería sellar con Defensa un pacto definitivo para que sus herederos no tuvieran que volver a preocuparse de este asunto.

El presunto cabecilla de Lezo plantea una posible estrategia para intermediar en la operación: “...ahora, pues nosotros podemos hacer una gestión, pero esto ahora mismo está muerto, está todo parao y no interesa, yo creo que es quemar una nave pa nada ¿sabes? Porque si realmente hubiera una posibilidad pues… bueno, oye, si surge lo podemos hacer, yo creo que hay que esperar que éste [Mariano Rajoy] forma o no Gobierno...”. El expresidente de la Comunidad de Madrid se refiere a la incertidumbre política que existía en ese momento. Pedro Morenés estaba en funciones al frente de Defensa y el PSOE negociaba un acuerdo de legislatura.

Imagen de archivo de 2010 de Eduardo Zaplana (i), José Manuel Soria (d) y María Dolores de Cospedal. (EFE)
Imagen de archivo de 2010 de Eduardo Zaplana (i), José Manuel Soria (d) y María Dolores de Cospedal. (EFE)

Sin embargo, las dudas se despejaron en octubre cuando el PSOE aceptó abstenerse para facilitar un nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy. El 3 de noviembre, se conoció que Morenés abandonaba el gabinete y asumía la cartera de Defensa la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. Es en ese momento cuando González y Zaplana retoman el asunto de Hoya Fría y diseñan un nuevo plan para tratar de favorecer los intereses del dueño del suelo.

El 8 de noviembre, en otra conversación entre ambos captada en el despacho que el expresidente madrileño abrió en el número 89 de la calle de Alcalá de Madrid, Zaplana propone: “Hay dos vías ahora para hacer lo de los terrenos, uno eres tú, que llevas bien con María Dolores [de Cospedal] y la otra, que no he hecho nada todavía, es José Antonio Sánchez, que es íntimo amigo del marido de María Dolores (…) ¿Qué vía tomamos?”. El José Antonio Sánchez al que se refiere Zaplana es el actual presidente de RTVE, nombrado por el PP en octubre de 2014. A ambos les une una amistad que se remonta a la época de Zaplana como alcalde de Benidorm. En cuanto al marido de Cospedal, se trata de Ignacio López del Hierro. Están casados desde 2009.

[División en RTVE por la polémica de la periodista de González]

González responde a Zaplana que sería mejor dejar pasar unos días antes de entablar contacto: “No, vamos a ver, yo creo que, yo creo que hay que dejarle a María Dolores que aterrice”. “Que aterrice, eso sí”, asiente el exportavoz del Gobierno de José María Aznar. “Se agobia y, segundo”, añade luego el presunto cerebro de la operación Lezo, “porque yo creo que, por lo que me llega a mí, que lógicamente va a limpiar, y lo que me dicen a mí...”.

Segundos después, González explica a Zaplana que el asunto de Hoya Fría lo ha llevado hasta ahora un general. “Ahí, el tío que lo lleva es el general ese que conoce el Conrado, este me que estuvo comentando a mí y tal… si ese tío sigue, pues lo único que hay que hacer es en el momento que tengamos la confirmación de que ese tío sigue es ya llamar a esta tía [Cospedal] y con la que hayan puesto ahí, que no sé quién se llevará a la Secretaría de Estado [de Defensa], pero no creo que deje al otro que tenía [su antecesor, Pedro Morenés]”.

Imagen de archivo de 2013 de María Dolores de Cospedal (2d), Carlos Floriano (d), Ignacio González (2i) e Iñaki Oyarzábal (i). (EFE)
Imagen de archivo de 2013 de María Dolores de Cospedal (2d), Carlos Floriano (d), Ignacio González (2i) e Iñaki Oyarzábal (i). (EFE)

La Guardia Civil concluye que no hay ninguna evidencia de que las gestiones de González y Zaplana llegaran a generar algún tipo de resultado pero, a juicio de los investigadores, estas conversaciones son relevantes porque confirman que los dos exdirigentes del PP se habían concertado para tratar de “procurarse un beneficio económico” utilizando su relación o influencia sobre otros cargos políticos.

Un portavoz oficial del Ministerio de Defensa ha asegurado a El Confidencial que ni González ni Zaplana se han puesto en ningún momento en contacto con Cospedal, ni con el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, ni con ningún otro miembro de su equipo. Fuentes del entorno de Ignacio López del Hierro también niegan a este a diario que el empresario hablara con alguno de ellos. “Nada de nada de nada. Ni lo más mínimo. Ni sobre ese asunto ni sobre ningún otro”, afirman estas fuentes.

Los investigadores también detectaron que González envió tres SMS a Cospedal. El primero lo escribió el expresidente autonómico el 3 de noviembre, el mismo día que se conoció que la expresidenta de Castilla-La Mancha iba a asumir la cartera de Defensa. González lo remitió a un móvil de trabajo de la Secretaría General del PP. Según ha podido saber El Confidencial, fue un mensaje de felicitación por su nuevo cargo. El 15 de noviembre se produjo un nuevo mensaje. Fue un SMS de respuesta desde el móvil de la Secretaría General del PP al teléfono de González. Las mismas fuentes aseguran que su contenido se limitaba a agradecer la felicitación por el nombramiento. Y finalmente, González mandó un tercer SMS al mismo móvil el día 17 del mismo mes. Ya no se registraron más comunicaciones. En todo caso, estos mensajes no han sido analizados por la Guardia Civil por carecer de trascendencia para la investigación.

No son las únicas gestiones que realizó González para conseguir ayuda de miembros del Gobierno de Mariano Rajoy. Como reconoció este martes el Ministerio de Justicia, el cabecilla de la trama Lezo remitió un mensaje al titular de la cartera, Rafael Catalá, para felicitarle por su continuidad al frente de ese departamento. Catalá respondió con un mensaje de agradecimiento y aliento: “Gracias Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se terminen pronto los líos”.

El ConfidencialEl Confidencial

El hermano de González, Pablo, también imputado en el caso por el desvío de fondos de la empresa pública Mercasa, hizo otro movimiento para reunirse con el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. Según ha reconocido Interior, la reunión se produjo finalmente el 8 de marzo. Duró unos 15 minutos y, según el Ministerio, en ningún momento se habló de la investigación secreta de la que estaban siendo objeto los miembros de la familia González. Con todo, según ha podido saber El Confidencial, tras salir de esa cita con Nieto, Pablo telefoneó a su mujer y dejó un mensaje enigmático: “Acabo de salir de ver al secretario de Estado de… ya te contaré”. La Guardia Civil ha confirmado que, cuando se produjo esa conversación, el móvil de Pablo González estaba posicionado cerca de la plaza Alonso Martínez y la calle Zurbano, en las proximidades de la Secretaría de Estado de Seguridad.

El propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, admitió este martes en el Senado que también recibió una llamada de Ignacio González en noviembre para felicitarle por su nombramiento. Zoido aseguró que González le propuso tomarse un café pero, después de ese contacto, nunca llegó a reunirse con él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios