SENTENCIA DE LA AUDIENCIA DE MADRID

Condenado por la lista Falciani un bróker clave del blanqueo del HSBC en España

Joel David Alar, pieza clave en la causa contra el banco, recibe tres años de prisión. Invertía en bolsa desde cuentas opacas de Ginebra. Era socio del marido de la jefa de la ONIF

Foto: Hervé Falciani. (EFE)
Hervé Falciani. (EFE)

El bróker David Alar Joel, pieza clave en la investigación contra el HSBC por blanqueo a ráiz de la lista Falciani, ha sido condenado a tres años de cárcel y a pagar 2,4 millones por fraude fiscal. Alar y su esposa, Beatriz Pérez Minayo, eran clientes del HSBC en Ginebra y sus cuentas fueron reveladas a Hacienda por la lista Falciani. Pero no son clientes normales. La Audiencia Nacional investiga en secreto el blanqueo del HSBC y han registrado las sedes del banco Mirabaud y de Javier Botín, donde trabajó Alar esos años. Fuentes jurídicas lo señalan como un bróker clave para el HSBC en España y pieza relevante en la investigación contra el banco.

Joel David Alar abrió cuenta en el HSBC el 19 de febrero de 2004. Tenía 15,1 millones de euros entre 2006 y 2007, según los datos recabados por El Confidencial en colaboración con el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ). Pérez-Minayo, que se presentó en el banco como ama de casa de profesión, nació en Sevilla en 1971. Abrió cuenta el mismo día que Joel y tuvo 1,04 millones entre 2006 y 2007.

Un juzgado de Madrid le investiga por los delitos fiscales de los ejercicios entre 2005 y 2007, donde Hacienda le pide 12 años de cárcel. Posteriormente, Hacienda envió a la fiscalía una nueva denuncia, esta por el ejercicio 2008. Paradójicamente esta segunda causa ha concluido antes que la primera -cosas de los tribunales de Plaza de Castilla-. Otros clientes del HSBC han sido condenados por delito fiscal y uno ya ha ingresado en prisión -otro, Jacob Benzaquen, está prófugo-. Eran en su mayoría empresarios que ocultaban en Suiza dinero a Hacienda. Pero este caso es distinto.

Invertía en bolsa desde 11 cuentas en Suiza. El volumen de negocio superó los nueve millones

Alar es un bróker de altísimo nivel. De origen estonio aunque con nacionalidad de EEUU, tenía 11 cuentas en Suiza. No estaban a nombre del matrimonio sino de sociedades en Montevideo (Uruguay) y Panamá, una forma clásica usada por el HSBC para eludir la directiva europea que desde 2005 obligaba a la banca de ese país a informar a otros países europeos.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condena a Joel David Alar señala que "de los saldos existentes en las cuentas corrientes antes reseñadas, cuya completa procedencia se ignora, y que no se corresponden con los ingresos declarados ni aparecen justificados por los acusados, resulta probado que a través de ellas se negociaron por estos adquisiciones y ventas de grandes remesas de acciones en el primer trimestre del año 2008, principalmente de las siguientes entidades mercantiles: Avanzit S.A., Iberdrola S.A. Bando Español de Crédito, Fluidra S.A., Repsol YPF, Sacyr Vallermoso, BBVA, Inmobiliaria Colonial, Sol Meliá S.A., Banco de Santander, Bankinter S.A., NH Hoteles, Fortis, Mapfre S.A., Campofrío, Grupo Ferrovial, Ebro Puleva S.A., Fomento de Construcciones y Contratas, Vocento S.A., Grupo Prisa, Zeltia S.A., Solaria energía, La Seda Barcelona, Royal Bank Of Scotland, Capitol Credit Card Statement, Amex Statemet Platinum". El volumen de negocio superó los nueve millones de euros.

Según el fallo, del que ha sido ponente Celso Rodríguez Padrón, David Alar Joel "obtuvo en el primer trimestre del año 2008 unas ganancias por importe de 1.399.073,66 euros, que debería haber producido un ingreso en concepto de IRPF, de 604.209,25 euros". Durante el juicio, el acusado admitió que las cuentas eran suyas, que no las declaró, que lo hizo mal y que estaba dispuesto "a pagar". Según su versión, el HSBC le prestaba dinero para jugar en bolsa y lo hacía sin ninguna garantía a cambio.

El fallo cita la sentencia del Supremo de febrero pasado que declaraba válida la lista Falciani como prueba para condenar a alguien y señala que la versión de la defensa no cuela. En instrucción no declaró y solo en el juicio admitió ser el titular de las cuentas, "aunque pretende desligarse de las mismas invocando ignorancia o incluso un cierto desacuerdo". "Intenta el acusado David transmitir una impresión próxima a la posición de un extraño, ajeno a todo cuanto ocurría con su dinero, y además sin el menor poder para obtener información del banco donde guardaba cuantiosa fortuna", según la sentencia. Tiene pendiente otra causa por tres ejercicios más. Su defensa no devolvió ayer la llamada de este diario.

Según fuentes jurídicas la sentencia es relevante porque Alar no era un simple cliente del HSBC. La prueba, apuntan, es que en la causa secreta que se sigue en la Audiencia Nacional contra el HSBC han sido registradas dos de las agencias en las que trabajó, incluida la de Jaime Botín. En la primera lista Falciani, la justicia española pasó de perseguir el blanqueo del HSBC y de otros bancos que facilitaban la apertura de cuentas opacas en Suiza. Fue en 2013, cuando Falciani entregó nuevos datos, cuando comenzó una nueva causa esta vez sí contra las entidades. La mayoría de las denuncias por delito fiscal que derivaron de esa entrega están prescritas por un día, como adelantó este diario.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios