DE SYRIZA A LA 'INTERNACIONAL DEMOCRÁTICA'

Podemos también se divide en sus alianzas en Francia: tú con Mélenchon, yo con Poutou

Como ya ocurrió en los comicios griegos, en los que Iglesias apoyó a Syriza y los 'anticapis' a Unidad Popular, no hay consenso sobre el partido de referencia en las elecciones galas

Foto: Alexis Tsipras y Pablo Iglesias, durante el mitin de cierre de la campaña griega en septiembre de 2015. (Reuters)
Alexis Tsipras y Pablo Iglesias, durante el mitin de cierre de la campaña griega en septiembre de 2015. (Reuters)

El candidato respaldado por la dirección de Podemos en las elecciones francesas es Jean-Luc Mélenchon, de Francia Insumisa, pero el sector anticapitalista, liderado por el portavoz del partido en el Parlamento Europeo, Miguel Urbán, ha dado su apoyo el líder del NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), el “candidato obrero” Philippe Poutou. Como ya ocurrió en los comicios griegos, en los que Iglesias apoyó a Syriza y Urbán a Unidad Popular, la escisión que respaldó el exministro griego de Economía Yanis Varoufakis, no hay consenso respecto a la política de alianzas internacionales.

A Iglesias lo une con Mélenchon una amistad personal, fraguada durante su etapa como eurodiputado, con quien compartió grupo parlamentario. El candidato francés lo respaldó en Madrid durante su nombramiento como secretario general y estuvo presente en las grandes efemérides de la formación, como la 'marcha del cambio'. El giro estratégico de Mélenchon en las últimas semanas de campaña, asentándose en un populismo de izquierdas en clave patriótica ('La Marsellesa' ha reemplazado a 'La Internacional' en sus mítines), ha reforzado también el apoyo del sector errejonista. Sin embargo, los orígenes de los 'anticapis', que nacieron precisamente al calor del NPA de Olivier Besancenot, y sus lazos históricos los unen con la corriente francesa del trotskismo representada en estos comicios por Poutou.

En un comunicado de apoyo público, el sector anticapitalista resaltaba el hecho de que “Poutou sea el único obrero que se presenta a estas presidenciales, frente a una colección de políticos profesionales”, un gesto, añadían, “positivo y de enorme valor simbólico”. No sin lamentar el fracaso de una candidatura amplia “agrupando a sectores del reformismo antineoliberal hasta fuerzas anticapitalistas y revolucionarias como el NPA”, como “alternativa creíble a Le Pen”, el comunicado del sector revolucionario de Podemos concluye deseando los mejores resultados a Poutou y “ayudando a que el anticapitalismo sea una pieza fundamental en las batallas que vienen”.

Jean-Luc Mélenchon, en la 'marcha del cambio' de Podemos. (Daniel Muñoz)
Jean-Luc Mélenchon, en la 'marcha del cambio' de Podemos. (Daniel Muñoz)


Por el momento, ni la dirección de Podemos ha confirmado actos de apoyo o presencia en mítines de Melènchon, ni tampoco los anticapitalistas han cerrado agenda con el NPA. Eso sí, ambos indican que probablemente acudirán a dar su respaldo en la recta final de campaña. Una circunstancia por la que podrían volver a repetirse las imágenes de la campaña electoral griega, cuando Iglesias se subió al escenario con Alexis Tsipras, mientras que dos diputados andaluces pertenecientes a la corriente anticapitalista participaron durante la última campaña helena en el acto central de Unidad Popular.

La política de alianzas europeas sí goza de consenso interno en los casos de Italia, donde el partido de referencia es el recientemente fundado Sinistra Italiana, en Alemania (Die Linke), Portugal (Bloco de Esquerda), Suecia (Vänsterpartiet), Irlanda (Sinn Féin) y Dinamarca (Alternativet). Las diferencias son mayores con Izquierda Unida, formación integrada en el grupo parlamentario Unidos Podemos, y que forma parte del Partido de la Izquierda Europea, junto a otros partidos comunistas y socialistas. En Bruselas, todas estas formaciones comparten escaño dentro del grupo GUE/NGL.

Internacional democrática

En lo que no existen diferencias es respecto a la necesidad de liderar un bloque europeo, amplio, para combatir el auge de la extrema derecha en el continente. El próximo 22 de abril, Podemos organiza en Madrid la conferencia internacional 'Puentes no muros', el día antes de la primera vuelta de las elecciones francesas, para generar un “espacio de encuentro” y de diálogo entre actores sociales y políticos de diversos países de cara a comenzar a construir alternativas internacionales contra la xenofobia y la austeridad.

Como explicaba el responsable de internacional de Podemos, el diputado Pablo Bustinduy, frente a la “internacional reaccionaria, que no para de crecer, queremos generar su exacto reverso: una internacional democrática que plantee un proyecto diferente para Europa basado en los intereses de las mayorías sociales, en la tolerancia y en la mejor herencia de nuestro pasado". El objetivo es salir de este primer encuentro con una agenda a corto y medio plazo, marcar objetivos comunes y poner en valor el proyecto europeo.

Para secundar la convocatoria de la conferencia, un centenar de personalidades del mundo político, el activismo social y la academia de todo el mundo han suscrito un manifiesto que apuesta por una Europa "que se oponga por igual al neoliberalismo, el autoritarismo, la xenofobia y el patriarcado". "Es la hora de que las y los de abajo pasemos a la acción y construyamos puentes donde otros quieren levantar muros", concluye el documento suscrito por numerosos dirigentes de Podemos y personalidades como el exministro griego Yanis Varoufakis, el filósofo estadounidense Noam Chomsky, la presidenta del Transnational Institute de Ámsterdam, Susan George, o la politóloga belga Chantal Mouffe.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios