Podemos censa sus tropas para la batalla de las municipales: un militante, un candidato
  1. España
PLAN DE IMPLANTACIÓN TERRITORIAL

Podemos censa sus tropas para la batalla de las municipales: un militante, un candidato

El plano electoral vuelve a centrar los esfuerzos de la formación, con el objetivo puesto en multiplicar el número de candidaturas y de concejales electos en los comicios de 2019

Foto: Podemos censa sus tropas para la batalla de las municipales: un militante, un candidato
Podemos censa sus tropas para la batalla de las municipales: un militante, un candidato

Podemos engrasa ya su maquinaria electoral para la batalla de los comicios municipales, en los que pretenden “redoblar la apuesta” conquistando el mayor número de territorios posible y coger así el imprescindible impulso de cara a las generales de 2020. En las grandes ciudades donde gobiernan, llevan produciéndose movimientos desde hace varias semanas, buscando un papel protagonista dentro de las candidaturas de unidad popular, como es el caso de Ahora Madrid, pero la apuesta va más allá: multiplicar el número de candidaturas y de concejales. Para ello, el secretario de Organización, Pablo Echenique, ha lanzado la primera fase de un plan de implantación territorial a nivel municipal en paralelo a un censo de militantes dispuestos a concurrir en las listas.

El reglamento, acordado junto a las secretarías de Organización autonómicas, justifica la creación de la nueva figura del 'militante' —la formación solo contaba con el perfil de inscrito, independientemente de su nivel de implicación— para “mapear” a las personas con mayor compromiso. Es decir, según recoge el documento, aquellas “que luego se necesitan para componer los órganos de dirección o las papeletas electorales”. De este modo, según se añade, “el mencionado mapa nos servirá para decidir dónde [en qué municipios] existe la potencia suficiente como para hacer un trabajo político con impacto tanto en la calle como en las instituciones”.

Para la elaboración del nuevo censo, se llevará a cabo una campaña inicial con el objetivo de “intentar detectar e inscribir la mayor parte de militantes en un corto espacio de tiempo”. A los seis meses de la elaboración, se volverá a confirmar la implicación de los militantes, coincidiendo con la segunda fase de la hoja de ruta para el ciclo electoral 2019-2020. Una base de datos única a nivel estatal, aun con acceso a los datos territoriales por parte de los responsables de Organización autonómicos.

Echenique mide las fuerzas del partido mapeando el nivel de implicación y la disposición para concurrir a procesos internos y electorales de la militancia

En el registro, además de los datos personales, se incluirán otros detalles relativos a la profesión y las competencias, además del nivel de implicación o disposición para concurrir a procesos internos y electorales. Dentro de este perfil, se incluye a miembros de círculos (que aporten un aval o actas que den cuenta de su participación regular), cargos orgánicos, públicos, voluntarios y apoderados, inscritos en el banco de talentos, participantes en grupos de trabajo, activistas y contratados por la organización.

El reglamento permite a las ejecutivas autonómicas consignar otras formas de implicación militante, pero siempre que “impliquen la posibilidad de que la persona pueda querer integrarse en órganos, grupos de trabajo o papeletas electorales de Podemos”. La formación, que con sus escasos tres años de vida adolece de estructura en los municipios pequeños —y el mundo rural sigue siendo su talón de Aquiles— camina hacia el principio de 'un militante, un candidato' allí donde cuenta con una menor implantación.

Desde la secretaría de Organización no manejan una estimación sobre el número de militantes con que podrían contar. Los inscritos rondan los 450.000, de los cuales se consideran activos —que hayan participado durante el último año en algún proceso interno— a algo más de la mitad. La participación en la asamblea de Vistalegre II fue de 150.000 personas, mientras que se calcula que participan regularmente en los círculos alrededor del 10% de los inscritos, según una encuesta interna de la formación realizada en el ámbito madrileño.

Apuesta estratégica

La formación comenzó a centrarse en el ciclo electoral 2019-2020 en la primera reunión del consejo ciudadano salido de Vistalegre II. Tras el encuentro, Pablo Iglesias insistió en la idea de “redoblar la apuesta estratégica” para los comicios de 2019, como paso previo y ensayo de las elecciones generales, previstas para el año siguiente. En aquel momento, fuentes de la secretaría general confesaban que en las próximas semanas comenzarían ya a focalizar todos sus esfuerzos en el plano electoral. La única premisa pasa por “ganar las elecciones al PP”.

Un reto que también condicionó el primer encuentro del denominado gobierno en la sombra, una suerte de consejo de sabios o “gabinete paralelo” del partido, con sus correspondientes carteras, para impulsar el segundo 'asalto a los cielos' de La Moncloa. La máquina de guerra electoral se retoma y vuelve a funcionar a pleno rendimiento. Podemos vuelve a la rueda.

Noticias de Podemos Unidas Podemos Pablo Echenique Pablo Iglesias Unidad popular Campañas electorales
El redactor recomienda